El BCRA volvió a aspirar pesos y el stock de Leliq alcanzó un nuevo récord

La cantidad de Leliq en manos de los bancos superó por primera vez la barrera de $ 5 billones. Aun así, la deuda total del Central se contrae en términos reales, aunque ello no le significará un alivio en materia de intereses.

El Banco Central (BCRA) volvió a aspirar pesos y el stock de Leliq superará la barrera de los $ 5 billones. La entidad que preside Miguel Pesce adjudicó ayer $ 653.918 millones frente a vencimientos por $ 553.720 millones, por lo que la cantidad de Letras de Liquidez en manos de los bancos, que la semana última había trepado a $ 4,92 billones, se expandió en otros $ 100.000 millones.

La licitación de este martes volvió a reflejar la aversión de los bancos a posicionarse en deuda a seis meses. De los $ 653.918 millones adjudicados, un 95% ($ 623.668 millones) fueron a buscar las Leliq a 28 días. El 5% restante ($ 30.250 millones) se alocaron en Notaliq, mientras que por décima vez consecutiva, la autoridad monetaria debió declarar desierta la licitación por las Leliq a seis meses.

El BCRA subirá las tasas y apuesta a que el campo venda u$s 250 millones por día

Esta nueva expansión del stock de Leliq se da luego de que el Banco Central cerrara abril con un incremento de su deuda en términos reales por primera vez en el año. Los pasivos remunerados (Leliq y pases pasivos) iniciaron el año por encima de los $ 4,72 billones de pesos. En términos nominales, dicho stock cedió 0,14% en enero y luego creció 1,15% en febrero y 1,84% en marzo -siempre por debajo de la inflación- antes de trepar 10,9% en abril. En el acumulado del año, por lo tanto, la deuda del BCRA se contrae en términos reales.

Si bien la deuda del BCRA se viene licuando al calor de la inflación, esta contracción en términos reales no alivianará el peso de sus intereses. Esto ocurre no solo porque la entidad elevó su tasa de política monetaria en cuatro oportunidades para llevarla al 47% de TNA -900 puntos básicos más que al cierre de 2021-, sino porque forzó también una migración de los pesos alocados en pases hacia las Leliq, que pagan más tasa, como parte de la estrategia para extender los vencimientos de su deuda.

Desde que comenzó el año, los intereses acumulados por la deuda del BCRA ya se ubican apenas por debajo de los $ 550.000 millones y dentro del mercado prevén un piso de $ 2,3 billones para 2022. Dicha cifra equivaldría a 3 puntos del PBI.

En 2021, los intereses generados por la deuda del BCRA ascendieron a $ 1,34 billones, un 2,9% del PBI. Esto implica que, si esta proyección se convalida, los intereses de las Leliq y pases estarían creciendo un 77% interanual, por encima de la inflación estimada, pero 0,1 punto porcentual más en términos de PBI.

Esto, no obstante, podría cambiar en caso de que, si como se especula, el Central vuelva a elevar mañana la tasa de las Leliq. Es que según estimaciones privadas, cada 100 puntos básicos que la entidad sube el rendimiento de las Leliq, el peso de su deuda se encarece en 0,1 puntos porcentuales adicionales.

Esto cobra especial relevancia ya que en el acuerdo entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) figura un apartado en el que se hace referencia a la necesidad de mejorar la hoja de balance del BCRA. Allí se plantea el objetivo de que el costo cuasifiscal cierre este año en niveles similares al de 2021 en términos de producto, antes de iniciar un camino descendente a partir de 2023.  

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios