El peso de las Leliq: crece el pago de intereses y prevén cifra récord

Estiman que los intereses acumulados por las Leliq y pases ascenderán a $ 2,3 billones este año, cifra que equivale a 3 puntos del PBI. Sería un 77% más que el año pasado. En el mercado comienza a diluirse la expectativa de nuevas subas de tasa del BCRA.

La bola de nieve de las Leliq empezó a derretirse al calor de la inflación. Aun así, los intereses que generan ya superaron los $ 500.000 millones desde que comenzó el año y en el mercado le fijan un piso de $ 2 billones para este 2022.

Si bien la deuda total del Banco Central (BCRA) se desinfla tanto medida contra la inflación como en porcentaje del PBI, se descuenta que los intereses que ésta genera representarán el principal factor de expansión monetaria este año. Al 28 de abril, último dato disponible, ascendían a $ 505.100 millones, lo que implica que en promedio el Central acumula intereses por más de $ 125.000 millones por mes.

Devaluación oficial: no esperan salto brusco del dólar

Día clave en Wall Street: la Fed convalidaría la mayor suba de tasas en 22 años

Desde que empezó el año y hasta fin de abril, el stock total de pasivos remunerados del BCRA creció 14,1%, por debajo de una inflación que solo en el primer trimestre fue superior al 16%. Además, pasaron de representar el 10,1% del producto al 9%.

Pero este desarme de la deuda del Central en términos reales, al menos de momento, no alivianará el peso de sus intereses en términos de producto. Esto al menos es lo que estiman desde la consultora Equilibra, en donde proyectan que los intereses acumulados por los pasivos remunerados ascenderán a $ 2,3 billones este año, cifra que equivale a 3 puntos del PBI.

"Este ratio a PBI está prácticamente en línea con el de 2021 (2,9%), pero con una tasa nominal más alta, tasas reales que siguen siendo negativas y una migración de encajes bancarios desde Leliq a letras del Tesoro en torno 1,3 puntos del producto", explicó Lorena Giorgio, economista jefe de Equlibra.

En 2021, los intereses generados por la deuda del BCRA ascendieron a $ 1,34 billones. Esto implica que, si esta proyección se convalida, los intereses de las Leliq y los pases estarían creciendo casi un 77% interanual, por encima de la inflación estimada y apenas 0,1 punto porcentual más en términos de PBI.

Esto ocurre porque, si bien el stock total de la deuda del BCRA está cayendo en términos reales, la entidad que preside Miguel Pesce ya elevó la tasa de política monetaria en cuatro oportunidades desde que empezó el año. En ellas, la TNA de la Leliq se incrementó en 900 puntos básicos, pasando del 38% al 47% actual.

Federico Furiase, director de Anker Latinoamérica, calculó que por cada 100 puntos básicos que se incrementa la tasa de referencia, el costo cuasifiscal de los pasivos remunerados se eleva en 0,1 puntos adicionales del PBI.

¿Se planta en 47%?

Si bien la tasa de política monetaria continúa sin otorgar rendimientos reales positivos, incumpliendo así uno de los compromisos pactados con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la expectativa de que el Central siga elevándola empieza a diluirse.

Si bien los analistas no descartan de lleno la posibilidad de que la entidad haga algún nuevo retoque, apuntan a que pueda haber una pausa. Es que el hecho de que el Tesoro haya cerrado abril con un ratio de rollover de la deuda del 90% encendió las alarmas ya que implica que el mercado empezó a mostrar signos de saturación.

Es ante esa perspectiva, y teniendo en cuenta que el Gobierno aún debe emitir deuda adicional a los vencimientos por otros $ 600.000 millones en lo que resta del año, que se empieza a pricear que un nuevo incremento de tasas del BCRA sería contraproducente para los intereses de la Secretaría de Finanzas.

"Es probable que la suba de tasas deba venir desde la Secretaria de Finanzas, para mejorar el rollover y no emitir. Si la inflación sigue alta y el ritmo de devaluación se mantiene en 4,5%, quizás algún retoque más pueda haber. Pero cuanto más se comprima el spread entre las Leliq y las Ledes, más incentivos tendrán los bancos para posicionarse en deuda del BCRA en lugar de la deuda del Tesoro", analizó Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria.

"Mantener el ritmo de crawling peg en 4% puede ser una señal de que no estén por ahora pensando en subir la tasa. En todo caso, si lo hacen sería una suba muy moderada si es que el dato de inflación resulta muy negativo. Lo que sí creo es que Finanzas va a tener que seguir subiendo la tasa para mejorar el spread contra el BCRA, que probablemente se tome una pausa", coincide Furiase.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios