Problemas de financiamiento

El BCRA acelera fuerte las compras de bonos en pesos y la cifra ya alarma al mercado

Los inversores revierten sus apuestas a la tasa en pesos y se pasan al dólar. El BCRA debió intervenir para sostener precio de deuda en pesos. El CER, menos atractivo tras último dato de inflación

Entre tantas señales provenientes desde el mercado financiero hay una que llama la atención: las fuertes compras que tiene que hacer el Banco Central de bonos en pesos para sostener su precio. 

La regla autoimpuesta por el presidente del Banco Central Miguel Pesce es que el rendimiento de esos papeles no puede ser mayor al de la última licitación realizada por el Tesoro, más dos puntos porcentuales.

El miércoles, las compras del BCRA sumaron $ 40.000 millones. La difusión del dato de inflación de octubre, 6,3 por ciento, restó atractivo a los papeles indexados por el CER dado que en la plaza se aguardaba un incremento de los precios minoristas de hasta el 7 por ciento. 

Pero la realidad es que tras tres meses en los cuales las apuestas en pesos dejaron rendimientos del 18% en dólares, no pocos jugadores decidieron dar vuelta sus posiciones.

Modo pausa global: Wall Street retrocede y la deuda argentina acompaña las debilidades 

Ayer la intervención del BCRA sumó $ 17.000 millones lo que lleva al total de compras de Pesce a $ 57.000 millones en apenas dos jornadas. 

Todo hace recordar a los inicios de la crisis financiera en junio cuando el Tesoro se quedó sin financiamiento doméstico y Martín Guzmán optó por presentar la renuncia un sábado por la tarde.

¿Se repetirá ahora la fuga de inversores de la deuda en pesos? Las últimas licitaciones efectuadas por el Tesoro volvieron a marcar el desinterés del sector privado en aumentar su exposición a papeles del Gobierno. 

Recuérdese que los bancos ya tienen una exposición al Tesoro y al BCRA que se acerca al 60% de sus depósitos.

Detrás de la compra de bonos en pesos, está la sospecha de que el BCRA está indirectamente financiando al Tesoro Nacional. 

Para lograr la aprobación de nuevos desembolsos del FMI, el Gobierno se comprometió a no financiarse con emisión del Banco Central. 

Pero los técnicos del organismo están siguiendo de cerca estas operaciones del BCRA porque intuyen que compran deuda a una entidad pública o "mano amiga" y luego con esos pesos, estas últimas participan de las licitaciones de deuda del Tesoro. Hecha la ley, hecha la trampa.

Las complicaciones del Tesoro para financiarse se esperaban para abril o mayo próximo, con el clima político en ebullición ante la proximidad de las elecciones primarias y luego las presidenciales de octubre. 

El mensaje del Gobierno en junio y julio fue claro: prefiere cumplir con el pago de los vencimientos de deuda antes que "reperfilar", aunque para ello deba digerir un salto en el dólar financiero y de los precios.

El BCRA logró comprar dólares, pero el rojo no baja de u$s 900 millones

El "contado con liquidación" subió en simultáneo a $ 334 ayer situando cerca de
los valores de la efímera gestión de Silvina Batakis.

Ese salto también está influido por el cierre de las importaciones dólar oficial con cada vez más empresas que para obtener y pagar insumos deben recurrir al dólar alternativo, es decir el "contado con liqui".

A seis semanas para cerrar el 2022, el mercado financiero vuelve a mostrar síntomas de "estres". Todo indica que esos síntomas permanecerán el año venidero habida cuenta de las vulnerabilidades existentes por doquier en Argentina.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.