Deuda en pesos en la mira

Moody´s advierte que la deuda del BCRA ya representa una "amenaza macroeconómica"

En el día de hoy se llevó a cabo la conferencia virtual de Moody's Inside LatAm: Argentina 2022, en el que el economista Gabriel Torres, Vice President de Moody's Investors Service expuso sobre los riesgos que enfrenta la macro argentina así como también la actualidad crediticia del país.

En el día de hoy se llevó a cabo la conferencia virtual de Moody's Inside LatAm: Argentina 2022, en el que el economista Gabriel Torres, Vice President, Senior Credit Officer, Sovereign Risk Group de Moody's Investors Service expuso sobre los riesgos que enfrenta la macro argentina así como también la actualidad crediticia del país.

Torres ve mayores riesgos en la deuda en pesos, a la vez que remarcó que la deuda del BCRA no enfrenta un riesgo crediticio en si misma, sino que, debido a la creación de pesos para pagarla, genera una amenaza a nivel macroeconómico.

Bonos en dólares subieron con fuerza y el riesgo país perforó otro nivel

Dólar y pesos: los bonos más buscados cubren los mayores riesgos económicos del país

Preocupa la deuda en pesos y del BCRA

Uno de los temas de mayor debate en el mercado es la actualidad del mercado de deuda en pesos. 

El Tesoro no logró tener un buen rolleo de su deuda en la última licitación, a la vez que, en el último canje, solo ingreso poco más del 60% del total, lo cual implicó que el sector privado se abstuvo de ingresar al canje.

La curva de bonos CER muestra una situación de estrés en el mercado de deuda en pesos a la vez que el tamaño de la deuda del BCRA también se ha multiplicado.

Todo esto genera una situación de inestabilidad en el mercado de deuda en pesos, lo cual es un tema de preocupación por parte del mercado.

En relación a la deuda del BCRA y los riesgos crediticios de la misma, Gabriel Torres señaló que la misma no tiene riesgos de default, sino que implica una amenaza a la estabilidad macroeconómica.

"Cuando se habla del riesgo crediticio del soberano, este tiene que ver con la preocupación de que la deuda que están comprando los inversores no se pueda repagar y allí hay un riesgo de financiamiento. Es decir, el mercado sospecha que no se va a pagar en tiempo. En cambio, la deuda del BCRA es distinta porque el Central tiene capacidad infinita para emitir y no hay riesgo de default. En ese caso, hay riesgo de impacto macroeconómico", advirtió Torrres.

A su vez, Torres dijo que el BCRA, al pagar su deuda lo hace creando pesos, que luego la entidad monetaria se ve obligada de esterilizar vía su propia deuda (Leliq y Pases), provocando una bola de nieve de deuda.

"Lo que estamos viendo es que esa cantidad de deuda del BCRA está creciendo. Hay un crecimiento de la deuda tanto si se lo mide contra la economía o si se lo mide contra la base monetaria. En ambos casos, ha pegado un salto importante. Contra la economía, a comienzo de 2020 era el 5% del PBI y hoy está por encima del 10% del PBI. Medida contra la base monetaria, la misma también pegó un salto de dos veces el tamaño de la base monetaria. Son valores similares como los de fines de los 80 con épocas de muy alta inflación", alertó.

Por otro lado, también señaló que, si bien el BCRA se ve obligado a pagar su deuda con cada vez más pesos, la demanda de pesos está cayendo.

"La gente apenas tiene pesos, hace algo con esos pesos porque se pierde poder adquisitivo. Por lo tanto, vemos que la deuda con el BCRA represente un riesgo macroeconómico más que un riesgo crediticio en su mismo. No hay peligro de que el BCRA se encuentre sin pesos para pagar, sino que se encuentre frente a una situación de incapacidad de pago por las consecuencias macroeconómicas que el mismo método de pago genere. Hoy esperamos una inflación al 100% y un shock monetaria adicional, podría llevar a que el BCRA tenga que tomar medidas" comentó Torres.

La calificación crediticia

Con relación a la calificación crediticia del soberano, Torres agregó que hoy la Argentina se encuentra en el escalón 20 de 21 calificaciones posibles dentro de la escala de Moodys.

En ese sentido, Torres detalló que podría pasar al escalón 21 o 19, y que los cambios no implican que aumente o disminuya la probabilidad de default, sino que implica que, ante un default, la perdida sea mayor para el inversor.

"Bajar al escalón 21 de nuestra calificación tiene que ver con que nosotros pensamos en que no solo va a haber un default sino que la perdida para los inversores va a aumentar. Hoy no vemos eso como una probabilidad muy alta. No tenemos tampoco una perspectiva para la calificación, la cual es estable", dijo.

Además explicó que la perspectiva señala de donde creemos que va a ir la calificación y para hablar un escenario de mejora para la Argentina, la misma va a estar relacionada con el acceso al financiamiento tanto en pesos como en dólares.

"Una mejora para la Argentina va a ser un resultado de una combinación de cosas, incluido ir bajando el déficit en forma progresiva, que va a reducir la demanda de finamiento y también aumentar la confianza de los mercados de que este Gobierno (y los que le sigan) van a pagar su deuda. Hoy no vemos cambios y creo que va a tardar un tiempo hasta que haya un cambio", comentó.

Torres consideró que para que sucedan las mejoras, tiene que haber un cambio de perspectiva del mercado y en su voluntad de refinanciar a la Argentina a la vez que ve mayores riesgos, fundamentalmente en el mercado de deuda en pesos.

"No solamente la percepción del mercado, sino la poca voluntad que tiene el mercado de financiar a la Argentina. El mercado cree que va a haber problemas y en función de eso los participantes del mercado toman decisiones. Vemos que en la deuda en pesos es donde está el desafío más grande que enfrenta el gobierno el año que viene", comentó Torres.

Finalmente, Gabriel Torres también advirtió durante su exposición que la Argentina va a tener que aplicar un ajuste y mantenerlo en el tiempo.

"Algún ajuste habrá que aplicar porque hoy la Argentina tiene un límite en su capacidad de financiamiento. El acuerdo con el FMI actúa como una forma de crear de una estructura que define de como la Argentina va a ir transitando el futuro. Sin embargo, el año que viene va a tener que mantenerse y también en 2024. La situación actual no es algo que se resuelva en pocos meses", dijo Torres.

Ronda de preguntas

Luego del webinario, Torres se dispuso a responder preguntas de periodistas. Una de ellas apuntaba sobre si creía que el Gobierno iba a poder pagar el vencimiento por cerca de u$s 1000 millones de la deuda en dólares, dado que el BCRA viene perdiendo reservas.

En ese sentido, Torres detalló que, la forma más simple de responder es por la calificación que tiene hoy la Argentina.

"La calificación de Argentina es tan baja, por lo que ya estamos diciendo es que hay un muy alto riesgo de impago. En principio Argentina no debería tener problemas para pagar dado que se patearon los pagos en dólares. Sin embargo, en este momento el BCRA se encuentra con una pérdida de reservas, por lo que, lo que no debería ser un problema, tranquilamente podría serlo", dijo.

Sin embargo, remarcó que, en donde ve mayores riesgos es en el mercado de deuda en pesos.

Por otro lado, cuando se lo consultó por si un eventual ascenso al Gobierno por parte de la oposición podría generar un cambio de calificación, Torres dijo que desde Moody´s no cambiarían la calificación crediticia de la Argentina solo porque ganó la oposición.

"La oposición por sí sola no cambia la calificación. Pero sí creemos que la oposición podrían tomar medida que podrían ser positivas para el crédito. En ese caso, se podría estar frente a una situación en el que los mercados crean que el pago de deuda es más probable", dijo.

Por otro lado, Torres dijo que si bien hoy la oposición tiene más chances de ganar en las próximas elecciones, aun el mercado no está reaccionando.

"En el caso de la transición de 2015, la percepción de cambio de Gobierno en los mercados se había iniciado en 2013 cuando el Gobierno pierde las legislativas de ese año. Allí empieza a bajar el riesgo país. Hoy en día, la probabilidad de que gane la oposición son más altas que lo que era en 2013 o 2014, pero el mercado aún no está reaccionando", advirtió.

A la hora de hablar de la deuda en pesos, Torres fue consultado por el hecho de que si, la gran cantidad de deuda indexada genera mayores riesgos sobre la misma.

"La cantidad de deuda indexada amplifica el riesgo crediticio. El mercado tiene tres etapas. O te prestan a baja tasa, te prestan a tasa alta o no te prestan. El riesgo es que nadie va a querer prestar a tasa fija con inflación alta. Por ello es que se va demandando cada vez más por deuda indexada. Si hay una inflación de shock, hay riesgo de que el Gobierno tenga que evaluar alguna decisión que nosotros podríamos considerar como un default", dijo Torres.

Finalmente, y en relación a las chances de ver una devaluación, Torres considera que el Gobierno no va a devaluar.

"Creo que lo que busca el gobierno es no devaluar. Hicieron lo mejor que se puede hacer dadas las limitadas opciones que tiene el Gobierno. Nuestro escenario base es que no va a haber un salto grande y que va a haber una devaluación a la altura de la inflación. Sin embargo, hay altos riesgos de equivocarnos.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.