Lunes negro

Efecto PASO: dos años atrás, el Merval protagonizó el segundo mayor desplome bursátil de la historia

Un día después de las primarias de 2019, el índice se hundió un 48% en dólares, los ADR argentinos bajaron hasta 58,9% y los bonos soberanos perdieron alrededor de u$s 20 a lo largo de toda la curva. El único lugar donde se vio una destrucción peor en una bolsa fue Sri Lanka, en 1989, cuando el país asiático atravesaba una guerra civil.

El lunes 12 de agosto de 2019 será recordado por siempre por los operadores bursátiles de Argentina. De hecho, esa fecha ya ocupa un lugar en la historia universal del capitalismo financiero, por tratarse de la segunda mayor caída bursátil de un país en un solo día. 

En aquella jornada, el Merval sufrió una baja del 37,9%, pero como también hubo un salto en el tipo de cambio, el índice medido en dólares se desplomó un 48 por ciento

El triste récord es tan solo superado por Sri Lanka, cuya Bolsa sufrió una pérdida superior al 60% en 1989, cuando el país asiático estaba inmerso en una guerra civil. 

Curiosamente, Argentina no solo tiene medalla de plata sino también de bronce en ese podio, ya que la tercera peor caída registrada en una Bolsa se vio en Buenos Aires, en enero de 2002 (45,2 por ciento).

Qué pasó el 12 de agosto de 2019

Un día antes del crack bursátil, se habían llevado a cabo las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en las que Alberto Fernández se impuso a Mauricio Macri por 16 puntos

La decepción del mercado fue doble: por un lado, la suerte de su candidato ya estaba echada, y nada menos que a manos de una fórmula que contenía a Cristina Fernández de Kirchner, quien no tiene una buena relación con el sector financiero.

Para colmo, el viernes anterior a las PASO habían circulado por la City porteña sondeos que indicaban que el resultado electoral iba a ser positivo para Cambiemos y que iba a dejar en carrera a Macri para las elecciones de octubre. 

A raíz de ello, el Merval había pegado un salto de de 7,94%, por lo que la caída fue aún desde más arriba. 

El S&P Merval se desplomó casi 38%, su peor caída en 70 años

De esta forma, el Merval que había arrancado el lunes 12 en torno a los 44.355,09 puntos (con un dólar mayorista a  $ 45,25) cerró en 27.530,80 unidades, con la divisa a 55,39 pesos.

Durante aquel lunes la acción de Transener lideró las pérdidas con un retroceso de 49,37%, seguida por Edenor (48,94%), Supervielle (47,81%), Central Puerto (47,22%) y Galicia (47,06 por ciento). La empresa que la sacó más barata fue YPF, que "tan solo" cayó 16,91% en primera instancia.

Aquel día en el Merval se operó un volumen récord de $ 4.306 millones, aunque no por buenos motivos.

Y la onda expansiva llegó hasta New York, donde los ADR de empresas argentinas sufrieron también una paliza fenomenal. Edenor se desplomó 58,9%; Supervielle, 58,7%; Galicia, 56,1%; mientras que Central Puerto y BBVA perdieron 55,9 por ciento. Loma Negra había llegado a retroceder más del 67%, pero recortó pérdidas y cerró con una baja de 56,1 por ciento. 

Como era de esperarse, los instrumentos soberanos tampoco la pasaron bien. Así lo reportó la ALyC Grupo SBS: "Los bonos en dólares se derrumbaron unos u$s 20 en promedio a lo largo de toda la curva. Con la misma tónica, los bonos en pesos se desplomaron 25% en promedio, quedando el tramo CER rindiendo más de 80% por sobre inflación". 

Obviamente, el riesgo país no podía quedar afuera de la volteada y pegó un salto de 40,8% en un sólo día, al saltar de 872 unidades a 1472. Y no se detuvo ahí: el martes 13 se disparó a 1741 puntos. 

Tan solo 16 días después de aquella caída, el Gobierno de Macri, que ya estaba en retirada, anunció unilateralmente el reperfilamiento de la deuda en pesos. 

Marca indeleble

Las heridas de aquella jornada aún no sanaron. El Merval en dólares, que había cerrado aquel viernes 9 de agosto en 980 puntos, hoy pulula por debajo de los u$s 390, medido al contado con liquidación. Para hacer más dramático el escenario, previo a la megadevaluación de 2018, el índice había superado los 1800 dólares.

El volumen tampoco mejora y para colmo en 2020 se le sumó una competencia en el plano doméstico: los Certificados de Depósito Argentino (Cedear), que permiten adquirir subyacentes de acciones del exterior. 

Los Cedear, que durante 20 años tuvieron un espacio mínimo y solo eran comprados por inversores sofisticados, fueron ganando lugar gracias a cambios normativos y hoy triplican en volumen a los papeles domésticos.

Hasta agosto de 2019 las acciones del Merval representaban un 2,7% de lo que se había operado en el año en Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA). En julio de 2021 tan solo ocuparon un 0,48% de la torta. 

"No recuerdo otra crisis de aquella magnitud, con esa virulencia en un sólo día: mucha gente perdió plata", destacó Maximiliano Suárez, economista de Grupo Bull Market. 

Y recordó: "La sociedad argentina y la Bolsa bailaban a dos compases distinto. Entre quienes trabajábamos en el ámbito bursátil se decía que Macri iba a ganar, nos pasaban estudios con encuestas y focus group que iban en ese sentido. Y los inversores de afuera creían lo mismo".

En esta misma línea, Suárez añadió: "Había un barco de inversiones que era muy pesimista respecto de las posibilidades de Cambiemos y todos lo señalaban con el dedo como aguafiestas". 

HACIA ADELANTE

¿Qué debería suceder para que el Merval recupere su promedio histórico, más cerca de los u$s 1000 dólares que de los u$s 380 y pico actuales? 

Para Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, "para cambiar este rumbo y generar un interés de los inversores que impulse las valuaciones de los activos argentinos hacia el futuro será fundamental explicitar un programa económico sólido y consistente en materia fiscal y monetaria que apunte a estabilizar la macroeconomía argentina".

Según Franco, dicho plan debería brindar incentivos para el crecimiento y desarrollo de la inversión en el sector privado, "especialmente de sectores clave como el agropecuario, principal fuente de divisas, en un marco en el que las reservas deberán fortalecerse para hacer frente a los vencimientos de deuda en dólares de los próximos años".

Asimismo, Joaquín Candia, analista de Banco CMF, afirmó: "El problema principalmente es la falta de confianza del mercado, que viene dado por la poca afinidad con el oficialismo, debido a determinadas políticas que se implementaron en gestiones anteriores y que se repitieron en el último tiempo". 

"Además, las variables macroeconómicas no muestran buenas perspectivas para el corto plazo, haciendo que la incertidumbre no se disipe y, por lo tanto, que la volatilidad de los activos locales aumente. Este último punto aleja a los inversores del mercado local, ya que no muchos inversores tienen el nivel de propensión al riesgo acorde al que tienen las acciones argentinas", agregó. 

Por último, Candia consignó: "Otro de los factores que alejó a los inversores del mercado es el riesgo tipo de cambio ya que una devaluación esta siempre cerca lo que puede licuar las ganancias que obtengan los inversores. Esto se refleja en el poco volumen operado de acciones locales y del buen volumen operado de Cedear. Invirtiendo en Cedear se esquiva el riesgo argentino y se cubre del riesgo tipo de cambio".

Derrumbe de depósitos

Independientemente del factor bursátil, las PASO de 2019 también marcaron una bisagra para los depósitos en dólares. Hasta el 9 de agosto las tenencias en divisas en bancos argentinos llegaban a u$s 32.492 millones y para el 13 de ese mismo mes ya habían caído a u$s 31.273 millones. 

El deterioro fue progresivo, al punto que el 2019 cerró con los depósitos en dólares en u$s 19.448 millones. Y el número siguió cayendo, aunque a menor velocidad. Al día de hoy, las cuentas bancarias en dólares cuentan con apenas u$s 16.425 millones. 

Tags relacionados

Comentarios

  • JG

    Juan García

    Hace 28 días

    Fue el efecto "vuelve la banda de ladrones, huyamos de este barco".

    0
    0
    Responder
  • CA

    Claudia Analía

    13/08/21

    Dos años atrás subía el dólar, se ponía el cepo, arrancaba la mentira permanente, se comenzaba a hundir el país... Gracias a los Kakos.

    1
    0
    Responder