Mercado cambiario

Dólar blue: cayó a la mitad el volumen negociado en las cuevas a causa de la cuarentena

Descendió de u$s 4 millones a u$s 2 millones diarios, lo que provoca mayor volatilidad en el tipo de cambio. Cualquier operación pequeña de compra ya lo puede hacer subir. Incidió el fin del rulo de la carne.

El volumen negociado en el blue cayó a la mitad desde el inicio de esta nueva cuarentena. Pasaron de negociarse unos u$s 4 millones diarios a u$s 2 millones, lo que podría imprimir una mayor dosis de volatilidad a la cotización de la divisa.

Al no entrar gente de la provincia a la Ciudad por las restricciones, el volumen de negocios se desplomó en los últimos días. Eso hace que unas pocas operaciones puedan hacer subir o bajar la cotización del blue con mayor facilidad.

No se trató, claro está, del único motivo que explicó los movimientos alcistas recientes. Otro, explican en el mercado, fue el fin del rulo de la carne, que redujo la oferta de dólares que venían por ese circuito ilegal. 

Por otra parte, continúa latente la expectativa de lo que pueda pasar con la investigación sobre el cambista tildado como la 'mano amiga' del Gobierno, que ha salido a vender dólares más baratos para hacerlo bajar. Ante las denuncias, hay quienes conjeturan con la posibilidad de que esa oferta de dólares no vuelva a presentarse al menos por un tiempo.

Lo cierto es que, tras el feriado largo, el miércoles se operó muy poco, ayer algo más y se espera que hoy haya algo más de movimiento, ante la previa del fin de semana.

Ante este escenario, muchas cuevas debieron achicarse. "Poco movimiento. Muchas cueva cerradas o trabajando con la mitad de personal", revela un mesadinerista, quien informa que mercado a mercado (como le dicen al mayorista) terminó $ 154 para la compra y $ 155 para la venta. 

Algunas cuevas toman $ 152 para la compra y $ 156 para la venta, ampliando el spread a $ 4, cuando antes de esta nueva cuarentena era de $ 2 o $ 3 a lo sumo.

"El microcentro está vacío, casi todas las financieras se mudaron, sólo las chiquitas quedan ahí", revela un cuevero que se mudó a Palermo.

"No hay laburo. Está todo parado con el confinamiento", se queja el dueño de una financiera que ya no atiende más en el microcentro y ahora lo hace en Recoleta. Al igual que ellos, otros cueveros se mudaron de la City. No son casos aislados. El cierre del microcentro lo que provocó fue una segmentación en el mercado de cambios.

Algunos migraron hacia Palermo o Recoleta, mientras la gran mayoría se fue hacia Zona Norte. Allí se originaron distintos microcentros con cambistas en San Isidro, Vicente López, Pilar y Tigre, que atienden al público que vive en los countries y barrios cerrados de esas localidades. Financistas que se fueron a vivir ahí se alquilaron una oficina cerca y se pusieron a hacer transacciones.

"Las cuevas de la City están con la soga al cuello: es tierra de nadie el microcentro. Las de Zona Norte ahora pagan casi igual que el centro, cambió mucho el mercado. Las cuevas del centro, hasta que no vuelva el turismo, tienen los días contados", dicen en el sector.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios