Reservas

Pese a liquidación récord, el BCRA no suma reservas y crece la presión devaluatoria

Los altos precios de las materias primas ayudan para que las exportaciones sigan elevadas, pero eso no se traduce en una mejora en las compras de dólares del BCRA para fortalecer sus reservas. El mercado comienza a ver chances de una devaluación para ganar competitividad.

La liquidación del agro sigue siendo no solo elevada sino histórica. Después de un 2021 con una liquidación récord, los altos precios de las materias primas está permitiendo ver una continuidad en esa tendencia en lo que va del 2022. Sin embargo, estos números no parecen alcanzar para que el Banco Central (BCRA) alcance su objetivo de acumular reservas.

Esto comienza a complicar al BCRA con el FMI y podría terminar impactando en el tipo de cambio, para que Argentina gane competitividad y potencie aún más el ingreso de divisas.

Los ingresos de divisas provenientes del agro siguen siendo históricamente altos y en niveles récord. Según datos publicados por CIARA-CEC, la liquidación de las exportaciones sumó u$s 2984 millones en marzo.

De esta manera, se superó el récord del mismo mes del año anterior, que había sido u$s 2774 millones y así se acumularon, en el primer trimestre, un total de u$s 7926 millones.

Con estos números, el agro logró superar las liquidaciones del primer trimestre del 2021 que habían sumado u$s 6724 millones y que también habían sido récord.

Este volumen de liquidaciones del agro se debe gracias al rally en el precio de las materias primas, las cuales siguieron altas en los últimos meses y se dispararon aún más a partir de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Pese a estos registros, la entidad que preside Miguel Pesce parece no hacer piso en cuanto a la acumulación de reservas enmarcadas en el acuerdo con el FMI.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, advierte que a pesar de este contexto excepcional en materia de oferta de divisas del agro, por ahora la autoridad monetaria no está logrando comprar divisas en el MULC.

"Tomando estimaciones de traders para la rueda del 31 de marzo, calculamos que en el primer trimestre del 2022, el BCRA habría vendido unos u$s 45 millones, cifra que representa un deterioro importante en contraste con las compras por u$s 2266 millones registradas durante el primer trimestre de 2021", comentó.

Lo mismo alerta José Echague, estratega jefe de Consultatio, quien advierte la dificultad que está teniendo este año el Central a la hora de acumular reservas.

"El primer trimestre en materia cambiaria se viene mostrando bastante peor que el del 2021. En donde más se deja en evidencia esto es en el MULC, en donde el BCRA no logra hacer pie. En lo que va del año, el resultado acumulado es negativo y contrasta con las compras por más de u$s 2000 millones en 2021. La peor señal de alerta es que estos flojos números se dieron al margen de un formidable primer trimestre para el campo", alertó.

Fuentes del Banco Central explican que la liquidación de divisas viene dentro de lo esperable y adelantaron que se mantiene la expectativa de un abril con compras que ronden los u$s 800 millones.

No obstante, recordaron que "no hay una tablita ni un número fijo comprometido" en lo que respecta al ritmo de crawling peg. "El ritmo de devaluación tiene en cuenta mantener la competitividad del peso, en un contexto de revaluación de monedas de socios comerciales e inflación del dólar, y evitando que provoque una aceleración de los precios internos", explicaron. 

Y en ese sentido, recordaron que "es la política que anunció el BCRA en enero de 2020 y la línea de acción que recuperó a fin de 2021, cuando quedó atrás lo peor de la pandemia".

¿Más devaluación para ganar competitividad?

Si bien hay cierta expectativa de que el Central pueda acumular reservas, en el caso en el que la entidad monetaria no pueda acelerar sus compras de divisas es esperable que esto termine repercutiendo en el tipo de cambio.

Es decir, llegado el caso en el que el BCRA no logre ver un aumento en las reservas de manera sustancial, existe el riesgo de que la presión se traslade al tipo de cambio para que el peso gane competitividad y así poder potenciar aún más las liquidaciones del agro y las exportaciones.

Así de esta manera, el Central lograría darle un plus adicional a la acumulación de reservas con el objetivo de fondo de poder acumular las reservas que le exige el FMI. Todavía quedan varios meses de un flujo alto en la liquidación del agro, llegando a su mejor momento en los meses de mayo y junio, comenzado a declinar a partir de julio.

Por ello, mover el tipo de cambio para acumular reservas será una decisión de fondo de las próximas semanas.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, considera que si bien el rally en las materias primas ayuda a alentar mayores exportaciones, si el BCRA no logra acumular reservas es esperable que la presión se traslade al tipo de cambio.

"De momento, el incremento de los precios de los commodities agrícolas más que compensa esas necesidades adicionales de dólares para afrontar importaciones energéticas. Creemos que la meta de acumulación anual de reservas podrá ser cumplida en 2022. No obstante, consideramos que pese a una inflación global y un real que ayudan, el tipo de cambio debería correr a un ritmo algo mayor que el de marzo para motivar mayores liquidaciones", dijo.

Con una visión similar, Adrián Yarde Buller advierte que de persistir esta dificultad por parte del Central de acumular reservas, probablemente termine repercutiendo en el tipo de cambio y en la aceleración de la devaluación.

"Estos números permiten explicar en buena medida que la meta de reservas netas del primer trimestre de 2022 se haya cumplido con escaso margen y será una dinámica que el BCRA deberá torcer a partir del segundo trimestre del año, ya que la meta trimestral de reservas netas requerirá acumular unos u$s 2,700 millones entre marzo y junio. En este marco, si no vemos fuertes compras de divisas en las próximas semanas es probable que el BCRA deba acelerar el ritmo del crawling peg como vimos en las primeras ruedas del mes", alertó.

¿Arrancó la devalución?

En las últimas jornadas se percibe una mayor devaluación por parte del BCRA. La entidad que preside Miguel Pesce parece haber dado un marcado giro en su estrategia cambiaria desde que comenzó abril, acelerando fuertemente el crawling peg (el ritmo al que se mueve el tipo de cambio oficial). 

La autoridad monetaria permitió el lunes un deslizamiento de la divisa de 43 centavos luego del fin de semana, equivalente a una TNA de 47,4%, luego de haberla movido a un ritmo de 48,2% el viernes pasado. 

Este crawling peg, que es el más alto desde el 23 de febrero (48,8%), implica tasas efectivas anualizadas (TEA) de 62% y 60,6%, equivalente a tasas mensuales de 4,1% y 4%

Desde Portfolio Personal Inversion (PPI) creen que el BCRA demuestra así que comienza a preocuparse por su mal desempeño en el mercado de cambios

A ello hay que sumar que la autoridad monetaria también se comprometió a no retrasar el tipo de cambio, y la inflación de marzo, que se anticipa en torno al 6%, lo está forzando a acelerar el ritmo de devaluación.

"El boom de liquidación del agro no está alcanzando para contener la fuerte demanda de dólares al tipo de cambio oficial. Este exceso de demanda de dólares no es otra cosa que un exceso de oferta de pesos a este dólar oficial. La estrategia del BCRA tiene el doble propósito de evitar que el tipo de cambio real siga bajando y en paralelo ir cerrando la brecha cambiaria (al menos mientras el CCL siga en baja)", dijeron desde PPI.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios