Sería transitorio

Anticipan un "veranito" para las tasas de interés en pesos

Los analistas estiman que el Gobierno mantendrá los rendimientos actuales en los próximos meses, pese a que llevan meses en terreno negativo en términos reales. Sin embargo, prevén que en el corto plazo podrían empezar a ser positivos.

El Indec dio a conocer el jueves el Índice de Precio al Consumidor (IPC) de junio, el cual arrojó un avance promedio de 3,2%, con una leve desaceleración frente al mes previo (3,3%). Así, la inflación acumuló 25,3% en el primer semestre y 50,2% interanual, a pesar de la baja actividad y de los controles que el Gobierno ha implementado para contenerla.

A la vez, en los últimos días se cumplieron ocho meses de la última modificación que el Banco Central (BCRA) hizo sobre las tasas de interés. En noviembre de 2020, con el ascenso del índice de los precios, la entidad ajustó al alza dos puntos la tasa de las Leliq, que desde entonces se mantiene en 38%, y estableció 37% para los plazos fijos minoristas y 34% para los mayoristas.

Ante este contexto, desde hace meses, varios economistas vienen señalando la necesidad de que las autoridades del Central ajusten hacia arriba las tasas de interés de referencia para que dejen de ser negativas en términos reales. Esto, coinciden, generaría un mayor incentivo a quedarse en pesos y podría reducir el apetito dolarizador.

No obstante, por ahora, la expectativa del mercado de que el BCRA vaya a convalidar una suba de las tasas es muy baja. A pesar de que se mantiene en niveles muy elevados, los economistas prevén que hacia los próximos meses seguirá observándose una desaceleración del índice de los precios.

"¿Qué tendría que hacer el Central? Subirla. Hoy la tasa real es negativa y el nivel de incertidumbre respecto al futuro de la inflación es tan alto que hay que pagar una prima para que tenga impacto. El ministro Martín Guzmán dice que busca alcanzar el equilibrio macroeconómico, pero éste no existe en un contexto de tasas profundamente negativas", afirmó Federico Moll, director de Ecolatina.

Pese a ello, el economista prevé que no habrá cambios al respecto, sobre todo porque si el BCRA no subió la tasa cuando la inflación "se aceleraba sin mediar un salto cambiario" (en marzo, trepó a 4,8% mensual), tampoco lo haría en este momento, cuando el índice del costo de vida muestra algo de desaceleración, aunque desde niveles muy elevados. 

"Además, en este momento, el stock de los pasivos remunerados del Central está en niveles demasiado altos, por lo cual incrementar más las tasas de interés podría condicionar aún más los márgenes de maniobra", agregó Moll, que además consideró que, si el objetivo es controlar el mercado cambiario en la previa electoral, tampoco tiene espacio para bajarlas.

Sin embargo, no descarta la posibilidad de que en algún momento la autoridad monetaria termine cediendo ante las eventuales presiones de algunos sectores del Gobierno que desde hace tiempo están pidiendo bajar más las tasas de interés, porque "creen que la demanda de pesos la tienen controlada gracias a todas las regulaciones que impusieron". 

"Respecto a competir contra el dólar, por ahora no habría tanto problema porque el Gobierno está dando la señal de que el oficial se moverá lento, al 1% mensual. Si se compara con esta evolución esperada, las tasas de interés no son tan bajas. Pero cuando vemos a los paralelos subiendo, las tasas se ven un poco flojas", señaló Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores.

El especialista comentó que todo conduce al objetivo del Gobierno de mantener las tasas lo más bajas posibles para tratar de reactivar la economía. A la vez, sostiene que al Ejecutivo se le complica este asunto, porque debería tener tasas más altas si quiere tener más tranquilidad cambiaria y, además, financiarse más en el mercado y así emitir menos.

"Como no quiere convalidar tasas más altas y no consigue financiamiento genuino, si en el segundo semestre del año el déficit fiscal aumenta, va a tener que emitir más, y esto presiona más en los dólares y en los precios", destacó Tiscornia, aunque destacó que el Gobierno está mostrando que prefiere tasas bajas para tratar que la economía arranque.

"Veranito"


Más allá de la decisión que tome el Central respecto a las tasas, que en el caso de los plazos fijos mayoristas (Badlar) acumulan once meses en terreno negativo real, hacia adelante "la batalla de la tasa contra la inflación experimentaría un punto de inflexión", proyectó GMA Capital en un informe, señalando el sendero levemente decreciente del avance de los precios. 

"El primer impacto ya se observa en la tasa real ex ante, es decir, la que considera expectativas de corto plazo. Este indicador hoy registra un retorno de 0,6% real anual. Así, no solo volvió a terreno positivo por primera vez en 17 meses, sino que también alcanzó su nivel más alto desde el inicio de la pandemia. El contraste contra la tasa de -15% real anual de noviembre pasado es abismal", indicó. 

GMA destacó que este "endurecimiento de facto" de la política monetaria proviene de la desaceleración de expectativas. En ese sentido, indicó que entre los facilitadores de este proceso están los controles de precios, la reducción del ritmo de devaluación diario, el desajuste de las tarifas y el hecho de que la actividad económica no se está recuperando tan rápido como se esperaba.

"Hilando más fino, una segunda derivación de esta mejora en la tasa real es que otros instrumentos en pesos prometen superar la marcha de los precios por mayor margen durante los próximos meses. Las LEDES se destacan en este rubro, especialmente las que vencen en septiembre, octubre y noviembre, los meses en los cuales la inflación mensual alcanzaría los mínimos del año", estimó.

En ese sentido, prevé para los próximos meses un "veranito" para las tasas de interés en pesos en estos instrumentos, teniendo en cuenta las expectativas de inflación mensual proyectadas por el mercado, que señalan 2,9% para julio, 2,8% para agosto y 2,7% entre septiembre y noviembre. Sin embargo, estos "vientos de cambio" para las tasas positivas serían transitorios.

Por otra parte, respecto a si estos rendimientos reales versus expectativas son suficientes para garantizar también un retorno en dólares, GMA indicó que no hay una respuesta clara al respecto, debido a los constantes cambios que el Gobierno va realizando para mantener a raya las distintas cotizaciones de la divisa norteamericana, tal como se observó en los últimos días.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • JMP

    Juan Manuel Pedrosa

    18/07/21

    cualquier cosa menos mover el piso "mayorista" no? El piso mayorista esta clavado en 1 millon de pesos desde la convertibilidad, por que no suben el piso el 5 millones? Sabes el que alivio sobre el dolar no?...chaaaaantassss

    4
    0
    Responder
  • PLP

    Pablo Luis Pernas

    18/07/21

    Veranito? comparado con que? con el infierno?

    3
    0
    Responder