Tras el colapso de FTX, otra empresa va a la quiebra mientras siguen las repercusiones en las criptomonedas

El grupo de criptocréditos tenía al menos 100.000 acreedores y un pasivo de hasta u$s 10.000 millones.

BlockFi se ha acogido al Capítulo 11 de la ley de quiebras, lo que convierte al grupo de criptocréditos respaldado por la empresa de capital riesgo de Peter Thiel en la última víctima del colapso de la plataforma FTX, de Sam Bankman-Fried.

La presentación de la solicitud marca el desenlace de un proceso que llevaba gestándose varios meses en BlockFi, una compañía con sede en Nueva Jersey y gestionada por el CEO Zac Prince, que fue valorada en u$s 4000 millones en una ronda de financiación el año pasado. En julio, sufrió pérdidas sobre los préstamos concedidos al colapsado hedge fund de criptoactivos Three Arrows Capital, lo que le llevó a ser rescatado este verano por Bankman-Fried. Pero el propio FTX se derrumbó a principios de este mes, obligando a BlockFi a suspender los préstamos y los reembolsos a clientes.

Ahora el grupo se ha convertido en la última empresa de criptomonedas en hundirse, debido a las repercusiones provocadas en toda la industria por el colapso del imperio cripto de Bankman-Fried.

Por qué las criptomonedas son una "estafa" y un "casino", según un experto en software

"Esta acción sigue a los impactantes eventos que rodean a FTX y a las entidades corporativas asociadas, y a la difícil pero necesaria decisión que tomamos como resultado de pausar la mayoría de las actividades en nuestra plataforma", declaró BlockFi este lunes.

Añadió que tenía una exposición "significativa" a FTX, y espera que cualquier recuperación de fondos de la plataforma se "retrase".

BlockFi tenía activos y pasivos por entre u$s 1000 millones y 10.000 millones, con más de 100.000 acreedores, según los documentos presentados el lunes en el tribunal federal de Nueva Jersey.

La entidad está respaldada por una lista de destacados inversores, entre los que se encuentran Bain Capital, Tiger Global, Coinbase, la empresa de venture capital de los gemelos Winklevoss, y Valar Ventures, de Peter Thiel, que tiene una participación del 19%, según los documentos presentados.

Varios de los inversores de BlockFi también habían respaldado a la ahora desaparecida FTX, entre ellos Galaxy Digital, del multimillonario Mike Novogratz, y la firma de capital de riesgo de criptoactivos Paradigm, con sede en San Francisco.

Después de sufrir pérdidas con la caída de las criptomonedas esta primavera, BlockFi llegó a un acuerdo con FTX que incluía una línea de crédito renovable de u$s 400 millones de FTX US y una opción para que la plataforma comprara BlockFi a un "precio variable... basado en indicadores de rendimiento".

CZ, el maquiavélico rey de las criptomonedas que empujó a FTX al colapso

Este mes, BlockFi declaró que tenía "una exposición significativa a FTX y a las entidades corporativas asociadas, que abarca las obligaciones que nos debe Alameda, los activos mantenidos en FTX.com y las cantidades no utilizadas de nuestra línea de crédito con FTX US".

BlockFi ha incluido a FTX US como su segundo mayor acreedor en los documentos de quiebra, con una deuda de u$s 275 millones con la división estadounidense de la empresa de Bankman-Fried.

Su mayor acreedor es Ankura Trust, un administrador de New Hampshire que representa a acreedores a los que se les adeudan u$s 729 millones. BlockFi también debe u$s 30 millones a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, como parte de un acuerdo de u$s 100 millones con el regulador en febrero por las acusaciones de que el grupo ofrecía cuentas remuneradas sin registrarlas como valores.

BlockFi informó de que tenía u$s 257 millones en efectivo, que utilizaría para continuar ciertas operaciones durante el proceso de quiebra.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.