Financial Times

Bitcoin está de vuelta y promete 'volar' en 2024

El argumento a favor de comprar y mantener criptomonedas sigue siendo en gran medida una ficción.

Los bulls de las criptomonedas han vuelto. Bitcoin subió a u$s 42.000 el lunes, su nivel más alto en casi 20 meses, marcando un dramático aumento del 150% en lo que va del año. Después de perder más del 60% de su valor en 2022, su recuperación ha provocado otra ola de predicciones eufóricas: los veteranos de la industria ahora proyectan que el token superará u$s 100.000 para fines de 2024, y al menos u$s 750.000 para 2026. Sus competidores incluyendo ethereum, dogecoin, solana y cardano también aumentaron en porcentajes de dos dígitos.

Como ocurre con cualquier instrumento, el argumento de inversión a favor de las criptomonedas depende de encontrar una narrativa convincente. Pero a diferencia de otros activos, bitcoin no tiene valor intrínseco ni está respaldado por nada. Algunos podrían argumentar que el oro no es muy diferente. Sin embargo, durante milenios se ha confiado en el metal brillante como un depósito eficaz de riqueza y se ha demostrado que ofrece cierta protección en mercados bajos y tiempos de gran incertidumbre, haciendo honor a su condición de cobertura.

No se puede decir lo mismo de Bitcoin. Su faceta más consistente es su inconsistencia. Entonces, lo que en última instancia ofrece la criptomoneda es la oportunidad de especular sobre el sentimiento del mercado hacia sí mismo. Y actual argumento de venta a favor de Bitcoin profesado por sus evangelistas parece ser triple.

La Fed mantendría las tasas altas hasta julio de 2024, según los economistas

En primer lugar, argumentan, ha regresado a los mercados financieros una percepción generalizada de riesgo bajo, o un sentimiento de risk-on. En las últimas semanas, los inversores se han convencido cada vez más de que la Reserva Federal de Estados Unidos ha llegado al final de su ciclo de subas de tasas de interés y de que los recortes se producirán antes de lo que indica. Con amplia liquidez y expectativas de tasas más bajas, parece atractivo apostar por algo más especulativo. Y el aumento de los precios de Bitcoin tiende a generar un frenesí de compras, que se refuerza a sí mismo... Hasta que inevitablemente estalla. 

 Sin embargo, los bulls también afirman que esta vez se trata de algo más que publicidad promocional. La segunda parte de su discurso es que el cierre de los casos criminales más destacados que se han cernido sobre el mercado cripto durante el año pasado es similar a un momento de limpieza. El mes pasado, EE.UU. procesó a Sam Bankman-Fried, exCEO de FTX, por fraude, mientras que Binance, el mayor exchange de criptomonedas del mundo, se declaró culpable de cargos relacionados con lavado de dinero e incumplimiento de sanciones.

En tercer lugar, los cripto-optimistas esperan señales de una posible aprobación regulatoria estadounidense para los fondos cotizados en Bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) de Bitcoin al contado de BlackRock, entre otros, para impulsar una ola de productos de fondos cripto respaldados por los principales gestores de activos. Afirman que una adopción institucional más amplia por parte de actores serios les otorga credibilidad a las criptomonedas.

Pero el argumento de comprar y mantener está lleno de agujeros. Los roces de las criptomonedas con la ley están lejos de terminar. En la naciente industria, las autoridades todavía están calibrando cautelosamente las regulaciones y escuchando casos legales. Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) de EE.UU., dijo recientemente que el sector estaba plagado de "fraudes, estafas, quiebras y lavado de dinero".

Sam Bankman-Fried: el 'rey caído' de las criptomonedas condenado por fraude en FTX

Las solicitudes de ETF de Bitcoin al contado, si se aprueban, pueden atraer a más inversores que buscan exposición a las criptomonedas pero que temen el robo y la pérdida de criptomonedas en carteras e intercambios digitales. Pero no protegen a los inversores de la volatilidad de las criptomonedas. Tal como están las cosas, los fideicomisos privados de Grayscale que rastrean las criptomonedas se negocian a múltiplos absurdos de su valor subyacente. Para los principales administradores de activos, los ETF también son sólo otra forma de cobrarles tarifas a los inversores que buscan exposición a las criptomonedas, no necesariamente un respaldo de la clase de activos en sí.

Lo que queda del argumento alcista, entonces, es el endeble argumento de que parece haber cierto apetito por la especulación y que Bitcoin es un activo especulativo. Es un razonamiento del manual de la 'teoría del gran tonto': todo lo que se necesita para obtener ganancias de una inversión es encontrar a alguien lo suficientemente tonto como para comprar el activo a un precio aún mayor. Eso durará hasta que deje de ser así. Bitcoin ya ha colapsado antes; seguramente lo volverá a hacer.

Temas relacionados
Más noticias de bitcoin

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.