El cambiante problema de la inflación, el nuevo desafío de los bancos centrales

Los banqueros centrales tendrán que mantener sus planes de reducción del gasto a medida que las presiones sobre los precios se desvanecen.

El Banco de Inglaterra prevé que la inflación alcance un máximo del 5% en abril. Isabel Schnabel, del Banco Central Europeo, dijo en noviembre que la inflación ya había alcanzado su pico, probablemente. Janet Yellen, la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, ha sido menos precisa: se limitó a decir que empezaría a caer en algún momento del primer trimestre. La Reserva Federal no ha tratado de predecir el momento del punto de inflexión, pero los responsables de la política monetaria prevén que la inflación para todo el año será de aproximadamente el 2,6%, frente al 7% de 2021. 

Si estos banqueros centrales están en lo cierto, entonces durante gran parte de 2022 la inflación -el malestar económico del año pasado- se desvanecerá.

Esto supone un reto diferente. El año pasado, los banqueros centrales pudieron justificar la inacción sobre la base de que algunas presiones inflacionarias serían temporales y que la economía mundial aún se estaba recuperando de su recesión inducida por la pandemia. Hasta cierto punto, es probable que las cifras de este año les den la razón, incluso si sus previsiones sobre el pico están fuera de lugar por unos meses, o posiblemente por puntos porcentuales. 

Financial Times: las 10 tendencias económicas que podrían marcar a fuego a 2022

En parte, los banqueros centrales tendrán que agradecer una peculiaridad estadística. La mayor inflación general del año pasado reflejó las comparaciones con lo peor de la pandemia en 2020. Las cifras anuales de 2022 se compararán, de forma más halagadora, con los picos de precios de 2021.

Hay otros efectos puntuales. Entre ellos, en la eurozona, la anulación de un recorte del impuesto al valor agregado alemán inducido por la pandemia. Aunque los precios de los autos usados y de la nafta se mantengan altos, es poco probable que repitan su extraordinario aumento: en Estados Unidos las dos categorías aumentaron un 31,4% y un 57,5% respectivamente en los 12 meses hasta diciembre de 2021. 

Hay indicios de que los retrasos en los puertos están disminuyendo, mientras que las empresas manufactureras informan de que los plazos de entrega de los componentes clave están mejorando.

Cuáles son las tendencias, riesgos y sorpresas a tener en cuenta este 2022

La escasez de bienes duraderos podría incluso dar paso a un exceso de oferta en 2022. El Banco de Pagos Internacionales ha advertido de la existencia de un "efecto látigo", ya que la escasez temporal de componentes lleva a las empresas a realizar pedidos excesivos y a acumular inventarios en previsión de futuros problemas. Al principio, esta demanda adicional -de los consumidores que cambian su gasto de servicios a bienes- aumenta la tensión en las cadenas de suministro. Sin embargo, con el tiempo se produce un superávit, ya que las empresas se dan cuenta de que tienen más stock del que podrían utilizar o del que podrían querer sus clientes.

Pero al igual que en 2021 fue un error que los banqueros centrales reaccionaran de forma exagerada a los factores temporales que impulsaban la tasa de inflación, tampoco deberían dejarse engañar en 2022 por las tendencias a corto plazo que la mantienen baja. 

Los banqueros centrales, en lugar de explicar su inacción ante el aumento de la inflación, deberán atenerse a los planes de endurecimiento de la política incluso cuando la inflación disminuya. Deben hacer lo que instaron a otros a hacer, y concentrarse en los detalles de las cifras más que en los titulares, ciñéndose al guión que han establecido sobre cómo "reducir" las compras de activos y aumentar las tasas de interés.

2021: el año de la recuperación desequilibrada

Mientras que los denominados factores transitorios de la inflación irán desapareciendo, es probable que las expectativas del público sobre la suba de precios alcancen la inflación vista en los últimos 12 meses. Esto podría convertirse en una profecía autocumplida, sobre todo a medida que el mercado de trabajo se endurezca aún más a medida que se desvanezca el efecto de la pandemia, salvo que se produzcan nuevas variantes

Estos factores, más que las vicisitudes del mercado mundial del petróleo o los problemas idiosincráticos de los fabricantes de chips, son competencia de los bancos centrales. Irónicamente, el mayor desafío inflacionario para los responsables de la política monetaria comenzará incluso cuando desaparezcan las mayores presiones sobre los precios.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios