FINANCIAL TIMES

Reserva Federal: los economistas apuestan que las tasas subirán en marzo

El aumento de los salarios y la reducción del desempleo apuntan a que el banco central de los Estados Unidos ignorará las cifras de empleo ante el repunte de la suba de precios.

Los economistas creen que la Reserva Federal de Estados Unidos avanza rumbo a subir las tasas de interés en marzo, ya que el fuerte crecimiento de los salarios y la caída del desempleo están reduciendo el foco de los analistas en la creación mensual de empleo.

Cambia el ciclo de tasas de interés en Estados Unidos: por qué ya nada será igual

Las cifras publicadas el viernes mostraron una fuerte ralentización en la creación de nuevos puestos de trabajo en diciembre. Sólo se crearon 199.000 empleos, menos de la mitad de lo esperado por los analistas y muy por debajo del promedio mensual de 537.000 en 2021.

Pese a ello, algunos economistas adelantaron sus apuestas sobre la fecha de la suba de las tasas de interés, centrándose en su lugar en el incremento de los salarios y en el descenso de la tasa de desempleo, que cayó al 3,9% en diciembre, cerca del nivel previo a la pandemia del 3,5%. El sueldo promedio por hora aumentó un 0,6% con respecto al mes anterior, lo que se traduce en un incremento anual del 4,7%.

El viernes, economistas de JPMorgan Chase fijaron la primera suba de tasas para marzo, frente a su previsión previa para el mes de junio.

Economistas de Barclays explican que los datos del viernes aumentaron su convicción de que la Fed subirá las tasas en marzo, y añaden que el Banco Central podría incluso anunciar súbitamente el fin de su programa de compras de bonos en su reunión de este mes.

Andrew Patterson, economista internacional jefe de Vanguard, indica que su equipo está discutiendo la posibilidad de adelantar su previsión para la primera suba de las tasas a marzo. "Las subas salariales y la inflación están pesando en su mentalidad", afirma en relación a los reguladores de la Fed.

Las expectativas de que se produzca un rápido endurecimiento de la política monetaria se apoyan en un cambio de enfoque de la Fed, que ha optado por controlar la creciente inflación, frente a la recuperación de la salud del mercado laboral previa a la pandemia.

Los reguladores esperaban aplazar la suba de las tasas hasta que la participación en la fuerza laboral -que mide el porcentaje de estadounidenses empleados o en busca de empleo- volviera al nivel del 63% registrado al inicio de la pandemia. Actualmente se sitúa en el 61,9% y todavía hay 3,6 millones de personas menos empleadas que cuando empezó a propagarse el virus.

Hace apenas un año, el presidente de la Fed, Jay Powell, advertía que la tasa de desempleo subestimaba la debilidad del mercado laboral e instaba a los inversores a centrarse en la participación.

"Las tasas de desempleo publicadas durante el Covid han subestimado drásticamente el deterioro del mercado laboral", aseguraba Powell en un discurso en febrero pasado. Pero desde entonces ha cambiado su tono, reconociendo que el riesgo de una inflación persistentemente alta implica que la Fed tiene que endurecer la política más deprisa, aunque el número de personas que han vuelto a trabajar no sea tan grande como el banco central desearía.

"La realidad es que aún no se ha producido una fuerte recuperación de la participación en la fuerza laboral y puede que no lo haga durante algún tiempo", aseguró Powell tras la reunión sobre política monetaria de diciembre. "Al mismo tiempo, tenemos que hacer política ahora. Y la inflación está muy por encima del objetivo".

Los economistas afirman que la Fed está dispuesta a pasar por alto la debilidad de la tasa de participación, no sólo porque la inflación está aumentando ahora al ritmo más rápido en 40 años, también porque otros indicadores como el desempleo y la evolución de los salarios apuntan a uno de los mercados laborales más activos de la historia.

Dos altas autoridades del banco central, Christopher Waller y James Bullard, ya respaldaron un movimiento en marzo.

"La Fed no hace nada manteniendo [las tasas] en cero y comprando... bonos", señala Jurrien Timmer, de Fidelity Investments. "Esa era la estrategia adecuada hace dos años y quizá hace un año. No cabe duda de que no es la adecuada ahora, y la Fed sería la primera en estar de acuerdo en ello".

Steven Blitz, economista jefe para EE.UU. de TS Lombard, señala: "No hay nada en los datos que indique que la Fed deba seguir conteniéndose. Ciertamente, alcanzamos un nivel de empleo suficiente como para que no haya motivos para seguir manteniendo el nivel actual de relajación monetaria".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios