La inflación de EE.UU. cayó a su nivel más bajo desde enero: qué va a hacer la Fed ahora

El índice de precios al consumo se redujo al 7,7% en octubre, frente al 8,2% de septiembre.

La inflación en Estados Unidos ha caído a su nivel interanual más bajo desde enero, el dato hizo subir los futuros de los índices bursátiles estadounidenses y los bonos del Estado.

El ritmo anual del índice de precios al consumo (IPC) se redujo al 7,7% en octubre, frente al 8,2% de septiembre, según las cifras publicadas este jueves. En términos intermensuales, el índice aumentó un 0,4%, menos que la previsión del consenso de los economistas de un 0,6%.

Tras la publicación de los datos, los futuros del S&P 500 subieron casi un 3% ante la perspectiva de que la Reserva Federal de Estados Unidos suba más lentamente las tasas de interés. El rendimiento del bono del Tesoro a dos años, especialmente sensible a las expectativas de política monetaria, cayó a su nivel más bajo desde fines de octubre.

Fed: el ambiguo mensaje que confundió a los mercados, ¿hasta cuándo seguirá la suba de tasas?

Las operaciones en el mercado de futuros indicaron que los inversores pensaban ahora que un aumento de 0,75 puntos porcentuales en diciembre era menos probable que antes.

En una nueva señal de relajación de las presiones inflacionarias, el IPC subyacente [o core], que excluye alimentos y energía, aumentó un 0,3% respecto al mes anterior, muy por debajo del ritmo del 0,6% registrado en septiembre. En comparación con el mismo periodo del año pasado, la inflación subyacente ha aumentado un 6,3%.

Los datos de la inflación, publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales, se produjeron tras unas elecciones de medio término inesperadamente ajustadas que dejaron la batalla por el control del Congreso en el limbo.

Biden y los demócratas esquivan el 'tsunami' republicano

La alta inflación ha perseguido a la administración de Joe Biden durante la mayor parte de su mandato presidencial, encendiendo los temores de una pronunciada desaceleración económica en algún momento del próximo año, a medida que la Fed intensifica sus esfuerzos para controlar las presiones de los precios.

Jay Powell, presidente de la Fed, señaló la semana pasada que el banco central probablemente tendría que elevar las tasas a un nivel más alto de lo previsto inicialmente en este ciclo de endurecimiento, ya que tiene que lidiar con una economía que ha demostrado ser resistente frente a la rápida suba de las tasas.

La mayoría de los economistas prevén ahora que la llamada 'tasa final' supere el 5% el próximo año, muy por encima del nivel del 4,6% previsto por la mayoría de los funcionarios de la Reserva Federal hasta septiembre. Para llegar a ese nivel, los funcionarios han comenzado a sentar las bases para subas más pequeñas, habiendo aumentado las tasa en 0,75 puntos porcentuales en sus últimas cuatro reuniones.

Alerta mercados: la Fed advirtió que las subas de tasas podrían provocar fuertes problemas financieros

En la conferencia de prensa que siguió a la reunión de noviembre, en la que la Fed elevó su tasa de referencia a un rango objetivo de entre el 3,75% y el 4%, Powell dijo que el banco central podría reducir el ritmo de las subas en la reunión de diciembre o en la siguiente.

Si bien los funcionarios han dicho anteriormente que necesitaban ver una desaceleración en los datos de inflación antes de poder alterar el rumbo, ahora están teniendo en cuenta más directamente cuánto han subido las tasas este año y el hecho de que se necesita tiempo para que esos ajustes afecten a la economía. En consecuencia, cada vez se hace menos hincapié en los informes sobre el IPC.

"Necesitamos ver que la inflación desciende de forma decisiva y una buena prueba de ello sería una serie de lecturas mensuales a la baja", dijo Powell la semana pasada. "Pero nunca he pensado que eso sea la prueba adecuada para frenar el ritmo de las subas o para identificar el nivel apropiadamente restrictivo al que aspiramos".

Powell advirtió en repetidas ocasiones que cuanto más tengan que subir las tasas y cuanto más tiempo permanezcan en un nivel que esté limitando la actividad económica, mayores serán las probabilidades de que la economía entre en recesión. La mayoría de los economistas prevén ahora una contracción el año que viene, con un nivel de desempleo sustancialmente superior a su nivel actual del 3,7%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.