La escalada de Ómicron aumenta la preocupación por los casos de reinfección de Covid

Con el aumento de los casos recurrentes de coronavirus, los científicos temen que la variante Ómicron, de alta transmisión, pueda volver a infectar a las personas.

Con Ómicron expandiéndose por todo el mundo con mayor rapidez que cualquier variante anterior, están aumentando los casos de reinfección entre personas que se contagiaron de Covid-19 en etapas anteriores de la pandemia.

Neil Ferguson, epidemiólogo del Imperial College de Londres, estimó la semana pasada que entre el 10% y el 15% de los casos de Ómicron se daban entre personas que ya se habían infectado con otra variante. Otros científicos han calificado esta estimación de plausible.

Casi todas las reinfecciones hasta ahora habrán sido de personas que originalmente contrajeron otra cepa del virus Sars-Cov-2. Todavía no se han encontrado pruebas de que alguien se haya infectado dos veces por el propio Ómicron, ni siquiera en Sudáfrica, donde esta última variante lleva más tiempo circulando, al menos dos meses.

Ómicron: cómo es la vida después de la variante según lo que pasó en Sudáfrica 

Pero a las autoridades sanitarias les preocupa que la mayor transmisibilidad de Ómicron y su capacidad para eludir la protección inmunitaria den lugar a casos de reinfección con la misma variante. También les preocupa la coinfección -infección simultánea con Ómicron y otra variante- en esta fase de la pandemia.

Kingston Mills, profesor de inmunología experimental en el Trinity College de Dublin, dijo que era "demasiado pronto" para que las personas infectadas con Ómicron hayan eliminado el virus y vuelvan a contraerlo.

"La prueba llegará dentro de seis meses, cuando sepamos si las personas que han tenido Ómicron se vuelven a infectar con él", dijo. "Mi opinión es que si se han vacunado no lo harán, pero si no se han vacunado existe la posibilidad de que lo hagan".

Coronavirus: por qué muchas personas siguen teniendo síntomas meses después de la enfermedad

Todas las pruebas actuales de reinfección con Sars-Cov-2 vienen de personas que habían sido infectadas con Delta y otras variantes - pero aquí los datos son incompletos.

Algunas de las mejores evidencias del mundo provienen de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido [UKHSA, por sus siglas en inglés], que dijo el jueves que sus últimos datos disponibles habían identificado 268.517 "posibles reinfecciones" en Inglaterra -definidas como un test Covid-19 positivo al menos 90 días después de un positivo anterior- en comparación con los 11,1 millones de infecciones primarias desde el comienzo de la pandemia.

Durante la semana hasta el 2 de enero, en la que Inglaterra tuvo cerca de un millón de casos de Covid, la UKHSA identificó 59.783 posibles reinfecciones. Pero sólo un análisis genómico completo puede demostrar que un caso es una verdadera reinfección, en la que alguien ha eliminado completamente el virus y se ha infectado de nuevo.

Variante Ómicron: el mundo tendrá que aprender a vivir con el Covid-19 este 2022

Los estudios basados en la población probablemente subestiman la prevalencia de la reinfección porque muchas segundas infecciones son leves y transitorias, sin producir síntomas. Diversos estudios han demostrado que una primera infección por Sars-Cov-2 proporciona una buena protección inmunitaria contra la enfermedad si se reinfecta con otra cepa del virus, como Ómicron. De hecho, pruebas como un estudio del Imperial College publicado el lunes muestran que otros coronavirus, que causan resfriados comunes, ofrecen cierta protección.

"La infección natural puede proporcionar una mejor inmunidad cruzada que las actuales vacunas Covid contra otras variantes, porque produce Linfocitos T que reconocen las proteínas internas del virus, además de las proteínas spike", afirma Charles Bangham, profesor de inmunología del Imperial College de Londres.

Aunque las reinfecciones suelen ser menos graves que las primeras, pueden ser mortales, especialmente para las personas no vacunadas. La primera muerte de la que se tiene constancia en Estados Unidos fue la de un hombre de unos 50 años que se había infectado previamente con Covid-19 pero no se había vacunado.

Ómicron: el resfrío común puede proteger contra el Covid-19 según un estudio británico

Bangham advirtió del peligro de confiar únicamente en la inmunidad natural para defenderse del Covid-19. "Uno debe tomar las vacunas que se le ofrecen porque aumentarán en gran medida su protección inmunitaria", dijo.

La reinfección parece ser más común entre los niños que entre los adultos. "Los niños de primaria tienen una inmunidad mucho más baja o nula por la vacunación en la mayoría de los países", dijo Mills. "Así que los más vulnerables a la infección son los niños de 4 a 11 años, y luego los grupos de adolescentes que no han sido reforzados son los siguientes más vulnerables".

Mucho menos común que la reinfección es la coinfección, es decir, la infección con dos cepas al mismo tiempo. Christopher Coleman, profesor adjunto de inmunología de la infección en la Universidad de Nottingham, dijo: "Los virus tienden a evitar la competencia porque cuando un virus infecta una célula no quiere que otro virus le quite todos sus recursos. Hace cambios en la célula que la hacen menos tentadora para que otro virus se adhiera a nuestras células".

Variante Ómicron: tiene menos riesgo de necesitar atención en hospital, qué dicen los últimos estudios

La respuesta inflamatoria humana a la infección también puede bloquear la entrada de otros virus. "A nivel biológico, aunque tengas síntomas muy leves, tu sistema inmunitario se pone en marcha y toma muchas medidas de protección, lo que hace realmente difícil que otro virus entre y te infecte mientras tienes alguna infección", dijo Coleman.

Sin embargo, la perspectiva de la coinfección preocupa a algunos virólogos, porque las dos cepas pueden intercambiar genes a través de un proceso de recombinación genética, lo que aumenta el riesgo de que evolucionen nuevas variantes peligrosas. Los científicos esperan, por lo tanto, que la más transmsible Ómicron tenga suficiente ventaja selectiva sobre Delta y otras variantes para sustituirlas en lugar de coexistir con ellas.

Un reciente estudio inédito realizado en Sudáfrica sugiere que es probable que esto ocurra. Se descubrió que el plasma sanguíneo extraído de los pacientes de Ómicron no sólo neutralizaba el propio Ómicron, reduciendo la posibilidad de reinfección con la misma variante, sino que también mostraba un aumento sustancial de la neutralización de Delta, haciendo menos probable la reinfección con esa variante.

"Estos resultados son coherentes con el hecho de que Ómicron desplaza a la variante Delta", afirman los investigadores.

A largo plazo, la mayoría de los virólogos e inmunólogos esperan que el Sars-Cov-2 se convierta en un virus endémico que reinfecte a las personas periódicamente en un futuro indefinido, ya que muta y la protección inmunitaria se debilita lentamente con el tiempo, al igual que otros patógenos respiratorios, incluidos los otros cuatro coronavirus humanos que causan resfriados y mocos leves. La reinfección sólo causaría una enfermedad grave en muy pocas personas.

"Hay buenas razones para creer que el virus nos reinfectará cada dos años aproximadamente, pero nuestro sistema inmunitario, en particular los Linfocitos T, seguirá proporcionando una buena protección contra la enfermedad grave", afirma Bangham.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios