PARALELO HISTÓRICO

Tras el atentado a Cristina, Storani cuestiona la "cloaca" de la dirigencia: "Necesitamos acuerdos o no salimos"

El histórico referente radical señala similitudes y diferencias en la reacción política unificada durante el alzamiento de Semana Santa con Alfonsín y la actual respuesta frente al intento de magnicidio

Hace 35 años, un levantamiento militar comandado por Aldo Rico puso a la democracia argentina en jaque. En la Semana Santa de 1987, Raúl Alfonsín era un presidente débil. Antonio Cafiero era el precandidato puesto del peronismo para 1989. Pero la sublevación militar generó una respuesta unificada del sistema político, con el PJ, la CGT y el movimiento estudiantil incluidos. Cafiero compartió el balcón con Alfonsín en gesto de respaldo blindado.

Las diferencias respecto al intento de magnicidio contra Cristina Kirchner están a la vista: en los ochenta el partido militar era un actor activo y poderoso. Y la memoria de la dictadura estaba todavía caliente.

En Semana Santa, el presidente Alfonsín compartió el balcón de la Casa Rosada con el peronista Antonio Cafiero

"Cuando la violencia llega a niveles extremos como este, se sabe cuando empieza pero no cuando termina. Es necesario que refundemos la democracia con algunos acuerdos en común, sino de esta no se sale", afirma Storani ante El Cronista.

¿Percibe similitudes entre el alzamiento carapintada de 1987 y el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner?

No, son situaciones muy distintas. Lo de Semana Santa fue una reivindicación de origen militar que buscaba impunidad de las fuerzas armadas. Es diferente.

¿Y ve paralelos entre la respuesta política actual y la que protagonizaron Alfonsín y Cafiero en 1987?

Debería replicarse ese modelo, pero no es lo que estoy viendo. Para afuera son todos políticamente correctos, pero a la vez hay reacciones horribles. Lo de Martín Tetaz fue horrible. Veo un clima distinto. En aquel momento, fuera de cierta especulación política que quiso instalar la versión de que Alfonsín fue a Campo de Mayo a negociar su entrega, hubo una reacción distinta.

Atentado a Cristina Kirchner: Estados Unidos condenó "enérgicamente" el intento de asesinato

¿Cómo fue la reacción del gobierno radical y el peronismo entonces?

La reacción en aquel momento fue más solidaria, más compacta y sincera. Ahora hay corrección para el afuera, pero después ves que las redes, los foros y grupos de whatsapp son una cloaca. Y no hablo de los ciudadanos comunes, sino de la dirigencia.

Aldo Rico, militar protagonista del alzamiento contra la democracia de 1987

¿Cómo describe ese clima preocupante que percibe?

Es una escalada de la violencia física y verbal. Un diputado macrista que pide pena de muerte para Cristina Kirchner. Máximo Kirchner diciendo que buscan un muerto peronista, sectorizando y poniéndole camiseta, cuando en realidad un muerto es un muerto, y es siempre lamentable. El pedido de juicio político contra Alberto Fernández también fue absurdo y desproporcionado. Algunos medios profundizan este clima. A algunos les falta decir que está bien que maten a 'la loca'. Eso favorece que un loco suelto o no, lo dirá la investigación, realice un atentado. La dirigencia tiene que bajar los decibeles y buscar niveles de acuerdo.

¿Cómo explica esa diferencia de reacción política, ante problemas diferentes pero igualmente graves para el sistema?

Hay un elemento nuevo: la disrupción de internet y las redes. La política se desplazó a formas de expresión individuales. Hay mucha endogamia. No hay docencia ni pedagogía. Si la bala salía, hoy estábamos ante un desastre total. Fue un milagro. De los dos lados de la grieta hay situaciones que en ese momento no existían. En los 80 y 90 había un clima de competencia. Pero los partidos políticos eran más institucionales y eso fortalecía la democracia.

Atentado a Cristina Kirchner: cómo afecta al viaje clave de Sergio Massa al FMI

¿Qué recuerda de aquel discurso de Alfonsín, con Cafiero en el balcón de Casa Rosada?

El punto culminante fue el discurso en el balcón. Pero lo central es cuando Alfonsín va a la Asamblea Legislativa en el Congreso. Fue un discurso épico, inmediatamente después de que se conociera el acuartelamiento. Previo a la vigilia en la Plaza de Mayo y la movilización, el Gobierno hizo una convocatoria al diálogo nacional. Y la oposición, la CGT, que había sido muy dura con nosotros, responden. También lo hacen los medios y los movimientos estudiantiles. Fue muy distinto.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.