Relaciones bilaterales

Tensión con EE.UU. por un duro informe sobre DD.HH: la tajante respuesta del Gobierno

En el Ejecutivo rechazaron las acusaciones vertidas en un documento del Departamento de Estado que mencionan casos de corrupción y una politización de la Justicia en la Argentina. La reacción presidencial

En esta noticia

El gobierno de Alberto Fernández volvió a tensar las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.  Un día después de que se conoció el informe del Departamento de Estado sobre la situación de derechos humanos en la Argentina, la Casa Rosada dejó entrever que ese documento responde a "diagnósticos unilaterales", carece de valor porque no proviene de foros internacionales como Naciones Unidas y "mezcla muchos datos" de otros años.

No sólo esto. El mismo día en que se difundió el reporte de Washington el Presidente Alberto Fernández objetó elípticamente a Estados Unidos por haber avalado los diferentes golpes militares que hubo en América latina en una clara respuesta a las críticas por la situación de derechos humanos en el país.

¿Sin vuelta atrás? Crecen los rencores y la desconfianza entre Alberto, Cristina y Massa

Los millonarios negocios que Nicolás Maduro cerró con la Argentina y los que están por venir

La Cancillería no saldrá a responder públicamente al gobierno de Joe Biden por la publicación del informe de Derechos Humanos 2022 que ayer se dio a conocer en Washington donde se expuso una dura crítica a la corrupción en la Argentina y la situación de "politización del Poder Judicial".

No obstante, la respuesta de Buenos Aires al Departamento de Estado no se hizo esperar. 


Respuestas y acciones

Funcionarios de la Casa Rosada evaluaron ante El Cronista que "el informe de Estados Unidos carece de sustento porque lo arman las ONG o grupos de organizaciones de periodistas que después son los mismos que replican ese informe". 

Además, en el Gobierno dijeron que el documento crítico de Washington "es parecido al de otros años, con aspectos positivos y negativos de distintos países" e intentaron minimizar el impacto del documento al sostener sin vueltas: "Este tipo de informes son diagnósticos unilaterales, que algunos países realizan hace tiempo".

Por otra parte, desde el Gobierno dieron a entender que la Argentina elije a la hora de analizar la situación de los derechos humanos de los otros países "información que surge de los mecanismos multilaterales de protección de Derechos Humanos establecidos por la comunidad internacional, como es el Consejo de Derechos Humanos de la ONU".

Claramente el documento que dio a conocer el Departamento de Estado norteamericano cayó muy mal en la Casa Rosada. Dijeron que "no es estrictamente de 2022 ya que mezcla con datos de 2021". Pero no habrá comunicado oficial de la Cancillería. 

El embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, que ayer llegó a Estados Unidos después de pasar una semana en Buenos Aires, no tenía instrucciones para enviar un mensaje de malestar al Departamento de Estado.

La Cancillería no saldrá a responder públicamente al gobierno de Joe Biden por la publicación del informe de Derechos Humanos 2022 que ayer se dio a conocer en Washington donde se expuso una dura crítica a la corrupción en la Argentina y la situación de "politización del Poder Judicial".

"Este tipo de informes son diagnósticos unilaterales, que algunos países realizan hace tiempo", sostienen desde el Gobierno, minimizando su valor político


Acusaciones elípticas

No obstante, para que no quedaran dudas de la posición crítica de Argentina al informe de Estados Unidos, el presidente Alberto Fernández inauguró el III Foro Mundial de Derechos Humanos, organizado por el Centro Internacional para la Promoción de los Derechos Humanos (CIPDH Unesco), en el Centro Cultural Kirchner (CCK)

Allí destacó la política de derechos humanos de su gobierno y apuntar contra los sectores que aún justifican los golpes de Estado: "Son los mismos que después justifican políticas de ajuste y la mano dura contra el pueblo trabajador".

También pidió "recordar a miles y miles de compatriotas latinoamericanos y argentinos que fueron víctimas de dictaduras militares, por un país que llevo adelante una doctrina. Sabemos que venían a instalar un modelo económico y una persecución contra trabajadores organizados", dijo en un mensaje elíptico contra Estados Unidos sin mencionar directamente a ese país. 

Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada a Evo Morales, Ernesto Samper y Rafael Correa

El Presidente lanzó este mensaje acompañado de los exmandatarios de izquierda latinoamericana poco amigos de Estados Unidos como Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador) y Ernesto Samper (Colombia), entre otros.

Ante una consulta de El Cronista, la embajada de Estados Unidos destacó que no hará comentario alguno ante las frases de Alberto Fernández o los comentarios críticos del gobierno al informe del Departamento de Estado. 


El documento en debate

El informe del Departamento de Estados Unidos sobre la situación de derechos humanos en la Argentina contempla seis secciones. Alertó sobre los graves casos de corrupción en el gobierno de Alberto Fernández y remarcó la embestida del kirchnerismo contra el Poder Judicial.

Desde Washington destacan en el documento que ayer se hizo público que si bien "el gobierno tomó medidas limitadas para identificar, investigar, enjuiciar y castigar a los funcionarios que cometieron abusos contra los derechos humanos o participaron en actos de corrupción", no fueron las suficientes para lograr que los acusados fueran condenados.

La vicepresidenta Cristina Kirchner está apuntada en el informe del Departamento de Estado

También alerta sobre la existencia de "un sistema judicial politizado" en la Argentina que "socavó los intentos sistemáticos de frenar la corrupción".

Desde este punto de vista el documento menciona que hasta septiembre de 2022 en que se concluyó el informe había varias investigaciones en curso contra figuras políticas de alto rango, como la Vicepresidenta Cristina Kirchner, y ex personalidades políticas. 

Así, menciona la condena de 6 años de prisión que recibió por la causa Vialidad, en diciembre del año pasado y dice que la Vicepresidenta junto con otros 9 imputados principales fueron acusados de recibir sobornos, pagar sobornos, o ambos, en contratos de obras públicas entre 2008 y 2015 cuando Fernández de Kirchner era la Jefa de Estado.

Alerta AFIP: últimos días para presentar deducciones del Impuesto a las Ganancias

¿Sin vuelta atrás? Crecen los rencores y la desconfianza entre Alberto, Cristina y Massa

"Los fiscales estimaron el valor total del esquema de soborno en u$s 160 millones", dice el documento en el que también se destaca que en la Argentina "hubo corrupción y la complicidad oficial en algunas fuerzas de seguridad" y menciona la situación de "abusos más frecuentes incluyeron la extorsión y la protección de las personas involucradas en el tráfico de drogas, la trata de personas, el lavado de dinero y la prostitución. Las denuncias de corrupción en los tribunales provinciales y federales fueron frecuentes".

Además, advirtió sobre "las demoras prolongadas, los atascos procesales, las largas lagunas en el nombramiento de los jueces permanentes, el apoyo administrativo inadecuado y la ineficiencia obstaculizaron el sistema judicial" argentino.

Evaluaciones positivas

Desde el Gobierno destacaron también los "comentarios positivos" del informe de Estados Unidos al señalar que hace un detalle de los procesos de memoria, verdad y justicia en el enjuiciamiento por crímenes de la dictadura.

Y se puntualiza que el reporte no menciona desapariciones a mano de fuerzas de seguridad en 2022 a la vez que destaca la postura de Washington en cuanto a que no hay "informes creíbles" sobre detenidos políticos en la Argentina.

De todas maneras, la tensión diplomática volvió a surgir entre Argentina y Estados Unidos a menos de dos semanas de que el gobierno de Alberto Fernández rechazara las acusaciones de un supuesto "pacto con el diablo" de Beijing por eventuales vínculos militares y minimizó una dura advertencia que llegó desde el Congreso norteamericano.

La senadora republicana María Elvira Salazar denunció un "pacto con el diablo" por los supuestos acuerdos militares entre la Argentina y China. Ante ello, el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, envió una carta a la legisladora norteamericana en donde calificó de "agraviantes" e "inexactas" las acusaciones lanzadas.

Temas relacionados
Más noticias de Argentina

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • FMP

    FABIÁN MARCELO POLETTO

    23/03/23

    Ni crucificando literalmente a Henry Kissinger se redimen estos mal autodenominados yanquis (Grupo Étnico Originario al cual borraron del mapa)

    0
    0
    Responder