Tensión social

Se recalienta el clima entre el Gobierno y los piqueteros: línea de denuncias, habeas corpus y un alerta

El vocero presidencial Manuel Adorni dijo que se exigirá la libre circulación en la marcha de mañana y preparan el protocolo antipiquete. Los manifestantes ya lanzaron una advertencia en la Justicia.

Lejos de alcanzar un diálogo o una instancia de negociación, el clima beligerante entre los movimientos sociales y el gobierno de Javier Milei se recalentó en las últimas horas y mañana el presidente Javier Milei pondrá a prueba el protocolo antipiquetes que anunció la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

En medio de la tensión social desatada por el gobierno con los piqueteros desde la Casa Rosada ya pusieron en marcha el dispositivo de protocolo antipiquete que contempla la disposición de la línea telefónica 134 para denunciar eventuales amenazas de piqueteros, hubo contactos de la Policía Federal con las fuerzas de seguridad porteña y se pondrá en marcha un esquema de identificación facial con cámaras de seguridad ante los manifestantes que corten las calles.

"Todo está listo para que haya una coordinación entre la Nación y la ciudad. Para que no haya cortes y se cambie una cultura en la Argentina", dijo a El Cronista un allegado a la ministra Bullrich.

Habeas corpus y amenazas

En paralelo a todo esto, desde los movimientos piqueteros presentaron en la justicia un habeas corpus y amparo colectivo para todos los manifestantes del 20 de diciembre. La movida en los Tribunales fue encabezada por el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Perez Ezquivel entre otros dirigentes sociales, políticos y de organismos de derechos humanos.

Eduardo Belliboni, el líder piquetero del Polo Obrero y uno de los actores centrales de la protesta piquetera dijo que la "intención de la presentación de un habeas corpus es para garantizar la protección de los manifestantes y lograr que haya libertad de expresión sin limitación en la protesta".

La arenga de Belliboni contempla la amenaza de llevar a la justicia la decisión del gobierno de reprimir la protesta en las calles.

A la vez, desde la provincia de Buenos Aires el gobernador Axel Kicillof desafió al presidente Milei y dijo que su provincia y la policía bonaerense no adherirá al protocolo antipiquete que instaló Bullrich.

Como respuesta a Kicillof el portavoz la Casa Rosada, Manuel Adorni, expresó sin vueltas: "Cada gobernador será responsable por el acatamiento o no del protocolo, nuestra prioridad es que el que quiera circular, circule, si no es la prioridad del gobierno provincial, dará las explicaciones a cada uno de los bonaerenses, para nosotros primero está el cumplimiento de la ley y la libertad de circular", afirmó. 

A la vez, Adorni, detalló cómo se implementará el protocolo antipiquetes que confeccionó el Gobierno para impedir los cortes de calles durante la marcha que se realizará este 20 de diciembre. En este sentido, dijo que no se les pedirán los requisitos de los intermediarios a los beneficiarios del plan Potenciar Trabajo y estará habilitado el número 134 para todo aquel que se sienta amenazado por algún intermediario o puntero.

También desde el Gobierno dijeron a El Cronista que las fuerzas federales ya están en coordinación con la policía de la ciudad que lidera el jefe de gobierno Jorge Macri y se pondrá en marcha un dispositivo de reconocimientos faciales con las cámaras de seguridad. Esto, junto con eventuales detenciones a quienes corten las calles, serán los elementos que usará el gobierno para eventualmente eliminar los planes sociales de aquellos que interrumpan el tránsito.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.