Entrevista

Roberto Arias, hombre clave para los impuestos: "Hay que mantener y mejorar la presión tributaria"

El secretario de Política Tributaria dialogó con El Cronista sobre el acuerdo con el FMI, la posibilidad de una reforma tributaria, los impuestos con perspectiva de género y cuál será el impacto local de la tasa a las multinacionales que analiza el G20. ¿Puede haber un nuevo aporte extraordinario a las grandes fortunas?

 En el Ministerio de Economía, el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias, viene de integrar la delegación Argentina que en paralelo durante la reunión del G20 en Venecia cerró unos de los puntos de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre cómo administrar los impuestos y recaudar más

La mano derecha en materia tributaria de Martín Guzmán nació en San Luis, estudió economía en Córdoba y, como el ministro, siguió su carrera académica en la Universidad de La Plata y Columbia. En diálogo con El Cronista, Arias analizó el acuerdo con el FMI, la posibilidad de una reforma tributaria, los impuestos con perspectiva de género y cuál será el impacto local de la tasa a las multinacionales que analiza el G20. ¿Puede haber un nuevo aporte extraordinario a las grandes fortunas?

-En las negociaciones con el FMI, uno de los puntos sobre los que ya se dio vuelta la página es la "administración tributaria". ¿En qué consiste el plan para recaudar más?

-Mejorar la administración tributaria es un tema clave, es la diferencia entre los que se podría recaudar y lo que efectivamente se recauda, que tiene que ver con la famosa brecha tributaria. Está vinculado a la evasión, la elusión pero también a problemas de complejidad del sistema, que hace falta que sea más simple para las empresas. Lo que estamos trabajando en política tributaria son beneficios e incentivos vinculados a los sectores transables para aumentar la torta. 

Ganancias: vuelven a subir el mínimo no imponible, ¿qué cifras estudian para el piso?

En lugar de beneficios genéricos como eran los de 2017, que decían ‘vamos a bajar impuestos para que haya más inversión', vamos a hacer algo un poco más quirúrgico en determinados sectores para proyectos donde se puede medir que lo que se está beneficiando es la inversión incremental. Trabajamos en cuatro sectores para los que se preparan los proyectos que son hidrocarburos, agroindustria, automotriz y movilidad sustentable. En Economía de conocimiento y minería también se trabajan temas específicos para destrabar obstáculos. El objetivo es trabajar en la administración tributaria y en los incentivos.

Guzmán y Arias siguen de cerca la agenda impositiva en el Congreso

-¿Se plantea una reforma tributaria?

-El sistema tributario sufrió una modificación bastante grande con la ley de solidaridad. Hubo cambios en Bienes Personales y contribuciones a la seguridad social, el impuesto PAIS está recaudando bastante y Ganancias, con la suspensión de las reducciones de alícuota de la reforma tributaria de 2017. Se hicieron otras modificaciones como el monotributo, que más allá de las idas y vueltas tuvo un cambio bastante grande en el régimen y la ley de Ganancias de personas humanas y sociedades. Mucho de esto fue para retrotraer la reducción que se había hecho en 2017 para volver a un esquema más parecido al de 2015, que había estado durante muchos años vigente.

Los impuestos no se pueden cambiar todos los meses y ni siquiera todos los años. Hay que tratar de que exista una estabilidad. 

Lo que hicimos no se planteó como una gran reforma tributaria integral pero fue un poco eso. Hoy no hay mucho margen para nuevos cambios: no hay mucho para hacer con el IVA o las contribuciones patronales. Las modificaciones que podían hacerse, se hicieron. Quedaron algunas cuestiones puntuales.

Saldos a favor en AFIP por el monotributo: cómo usarlos para pagar otros impuestos y deudas

Se recuperó la progresividad del sistema. Bienes personales estaba destinado a desaparecer y lo recuperamos fuertemente: se multiplicó por cinco su aporte a la recaudación, se recuperó la ganancia de las grandes empresas, que volvió al 35% y se mantiene un porcentaje fijo de las personas que van a pagar Ganancias. Hay un mayor nivel de consenso. Es un impuesto progresivo si se aplica a las personas de altos ingresos pero es importante que se mantenga, que no pase que por la inflación vaya bajando la escala y aumenten los que tienen que pagar.

-Las empresas aseguran que la carga impositiva es alta en la Argentina...

-El problema de la brecha tributaria es que la recaudación en la Argentina no es más alta que en otros países del mismo nivel de desarrollo. Es más baja que en países vecinos y europeos. No tenemos una presión tributaria muy alta, pero como hay una diferencia grande entre lo que está legislado y lo que efectivamente se paga, el que está 100% en blanco, está al nivel europeo.

Te Sumo: el Gobierno anunció plan de empleo para 50.000 jóvenes que cubre hasta el 70% del salario

Necesitamos mantener y mejorar la presión tributaria -los países que tienen el mismo PBI que el nuestro tienen mayor presión tributaria pero no tenemos margen para aumentar más los impuestos. Tenemos que reducir la brecha contra la evasión tributaria, la elusión, y la simplificación para las empresas. Ahí hay una agenda fuerte que estamos trabajando, que es la agenda federal.

-¿Se avanzó en evitar la superposición de impuestos por jurisdicciones?

-Hoy el que vende zapatos por internet puede vender en 10 provincias y se convierte en un contribuyente multi jurisdicción. Estamos trabajando para armar sistemas armonizados, sin que se tenga que inscribir en 15 lugares distintos. Todos le pueden comprar al que vende, pero que cobren todos por el mismo sistema, y que no le cobre más de uno sobre la misma venta.

Arias destacó en diálogo con El Cronista los avances con las provincias para simplificar tributos

Logramos avanzar bastante en medio de la pandemia en el registro único. Si bien todos tienen CUIT, no se tomaba de la base central. En mayo de 2020 comenzó el RUT, registro único tributario. Adhirieron casi todas las provincias y avanzamos con el sistema de retención unificado de tarjetas de crédito y débito. Y el monotributo unificado: que el pago nacional de monotributo incluye ya el impuesto provincial y en algunos casos el municipio también, en un solo pago. Son muchos sistemas en los que hay conseguir uno por uno la adhesión.

-Las provincias resignan ingresos, ¿están todas alineadas?

-Si, resignan ingresos pero para ellas también es importante. La única que no colabora es la Ciudad de Buenos Aires. Incluso en provincias que no son oficialistas como Mendoza, Córdoba, Jujuy, hemos avanzado muy bien. A las provincias por lo general esto no les gusta mucho porque sienten que pierden ingresos pero estamos trabajando muy bien.

-¿La resistencia es política o por ingresos en la Ciudad?

-Son las dos cosas. Perderían algo de recursos probablemente pero también están con una postura poco colaborativa. Tampoco les va a generar mayores recursos en el corto plazo. Son políticas más estratégicas. Muchos comerciantes que están en la Ciudad de Buenos Aires venden por internet a todo el país. El criterio debe ser que hay que pagar donde está el comprador, no donde está el vendedor.

Ciudad dice "eso es mío" pero Córdoba, por ejemplo, contesta que si el comprador está allá, tiene que tributar ahí. Hoy lo que pasa es que les cobran a los dos. Y si la provincia de Buenos Aires no les cobra, el que está vendiendo en Ciudad se va a mudar a Avellaneda (PBA) y la Ciudad va a terminar perdiendo.

-Se pusieron en marcha diferenciales de género en sistemas como aportes patronales. ¿Se prevé avanzar más en políticas de género impositivas, como desgravar el IVA para productos menstruales?

-Tenemos un equipo que trabaja los temas en conjunto con la Dirección de Economía y Género (que dirige la economista Mercedes D'Alessandro) y los equipos de AFIP. Es un clima de época. Cuando nos juntamos con el Consejo de Ciencias Profesionales de la Ciudad, la presidenta (Gabriela Russo) nos recibió con una lista de temas para tratar con perspectiva de géneros

No a todos los impuestos se les puede dar un componente de género, pero cuando podemos, se lo damos. A las retenciones a la soja, por ejemplo, no se le puede dar. Pero los impuestos vinculados a las personas sí, como las contribuciones patronales, la ley de economía del conocimiento. Tomamos las experiencias internacionales y las propuestas de todos los sectores.

El problema de las brechas de género no se resuelve solamente con lo fiscal pero hemos dado un avance, con una visión de género autopercibido. Eso implica no sólo pensar cómo se escribe sino cómo se va a reglamentar y cómo van a ser los formularios y el sistema. Esas cuestiones se fueron resolviendo, trabajamos con el ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.

-¿Cómo puede impactar en la Argentina la tasa del 15% a las multinacionales que avanza en el G20?

-Las empresas que son multinacionales y que operan en la Argentina pero que no tienen un establecimiento permanente, van a empezar a pagar ganancias en la Argentina. El criterio de hace 100 años es que las empresas pagan donde operan o tienen una sucursal. El cambio más grande, que es histórico, es que ahora se habla de una jurisdicción de mercado: si hay una presencia significativa en ese mercado, hay que pagar ganancias. Las empresas basadas en internet pueden operar en todo el mundo pero se registran en Irlanda y otros países de baja tributación. Netflix, Google, Amazon... Ocho de las 10 empresas más grandes del mundo son tecnológicas.

Lo que va a pasar es que en Argentina van a pagar Ganancias. En 2017, se empezó a cobrar el IVA. Esas empresas no están inscriptas en AFIP y es difícil cobrar impuestos, pero compiten con empresas argentinas que tienen que pagar cargas, Ganancias. El acuerdo en el G20 lo que hizo también fue poner un piso: una tasa del 15%, que evita que haya tanta diferencia con las alícuotas de otros países. Nosotros tenemos 35%. Argentina y varios países queríamos que fuese más alta, se va a resolver en octubre. Debería ser del 21%.

El G20 analizó en Venecia la tasa del 15% a las multinacionales

-¿Aplicaría para casos como Paraguay, que tiene un 10% de Ganancias para las empresas y favorece la radicación allá

-Por eso para nosotros es importante que sea más del 15%. Uruguay también tenía tasas muy bajas y después se fue corrigiendo. Hasta hace poco Uruguay era considerado un país de baja o nula tributación. Ahora el G20 habla de baja tributación porque a los países no les gustaba que les dijeran paraísos fiscales o guaridas fiscales.

-En la OCDE se aprobó la tasa del 15%. ¿Hay margen para ampliarlo?

-Se llegó a un acuerdo muy amplio de 132 países donde se estableció como mínimo el 15%. Posiblemente sea un 15% por uno o dos años y después se revise. Lo que planteó el ministro Guzmán es que el riesgo del 15% es que los países bajen la alícuota y se convierta en un techo. Si todos empiezan a bajar, habrá que aumentarlo. La gran mayoría de los países tienen alícuotas superiores al 20%

-El debate por un impuesto a los más ricos está instalado a nivel global, lo propone el FMI y países como Estados Unidos. ¿Están analizando un aporte como el que fue el impuesto a las grandes fortunas pero permanente?

-Argentina es uno de los pocos países que tienen un impuesto a la riqueza, que es Bienes Personales. El Fondo está pregonando junto a otros países pero fueron pocos los que tomaron la decisión. La recaudación de Bienes Personales se duplicó por cinco con respecto al PBI. Era el 0,25% y hoy es el 0,75% y lo que queremos es que no pierda relevancia. El aporte extraordinario fue vinculado a la pandemia y las condiciones de emergencia que generó. 

El aporte extraordinario también se pudo aplicar porque la Argentina tenía ya Bienes Personales. En muchas reuniones internacionales nos preguntaron y la dificultad de aplicar esos impuestos es que hay que tener identificados a quienes lo pueden pagar. La identificación de los contribuyentes fue muy precisa. La mayoría de los amparos que se presentaron fueron rechazados y tuvo un nivel de voluntario muy alto. Creo que fue muy exitoso.

Tags relacionados

Comentarios

  • NT

    Natalia Tapia

    09/08/21

    No lo puedo creer. Realmente este señor cree que aplicando más presión tributaria va a lograr mejorar algo ?. El resto de los países no se van a alinear con Argentina para que nosotros le cobremos impuesto a las ganancias a las multinacionales, solo lograrán cerrar más nuestras fronteras. Y todos sabemos, porque así lo ha determinado la historia de la humanidad, que solo se genera riqueza en una economía abierta, donde se deje libre a la oferta y demanda. El gobierno debería redefinir sus roles de Estado y achicar el gasto público, porque quienes transitoriamente lo administran no son sus dueños, son unos meros representantes de la sociedad. A no olvidar los roles por favor.

    2
    1
    Responder
  • SB

    Santiago Bardelli

    09/08/21

    No creo que las empresas dejen la ciudad por el impuesto a los ingresos brutos. Las alícuotas son siempre más bajas acá que en cualquier otra jurisdicción. Por ejemplo, en Ciudad de Buenos Aires los profesionales están excentos y en provincia no...
    Por otro lado, es cada vez más frecuente ver qué a las empresas se les hace imposible seguir operando con esta presión impositiva. Es un problema histórico que se fue agravando durante el kirchnerismo.
    Este señor demuestra claramente que no le importa la problemática que genera la presión tributaria que crearon. Piensa en términos de recaudar para las provincias del interior que viven de la coparticipacion..

    3
    1
    Responder
  • SB

    Santiago Bardelli

    09/08/21

    Todo lo que dijo es bien representativo del pensamiento populista.
    No me sorprende que sea de San Luis, es bien representativa de una provincia de altísima dependencia de la coparticipacion federal en donde más se la mitad de la población vive del estado. Son provincias que viven exclusivamente de la coparticipacion.
    No menciono nada sobre las deducciones personales de ganancias que hace que hasta un jubilado pague ganancias...
    Respecto de lo que dice del impuesto a Ingresos Brutos que recauda Ciudad, eso ya está legislado vía convenio multilateral, es decir lo que plantea este señor es que la ciudad deje de cobrar ingresos brutos por las ventas y que el impuesto lo cobre la jurisdicción compradora...

    3
    1
    Responder
  • FC

    Fernando Cale

    09/08/21

    Porque hay -menos Pymes -menos Empresas- menos empleadores . Mas planes sociales-mas pobreza.

    4
    1
    Responder
  • D

    denisyuktype .

    09/08/21

    Idiota caro

    5
    1
    Responder