Tarifas

Aumenta la luz: ¿por qué los usuarios de bajos ingresos sufrirán una suba mayor?

El ENRE oficializó el aumento, exclusivo para el margen de distribución. También se aplicará en el interior de Buenos Aires. En mayo se había completado la quita de subsidios al 30% de hogares que tienen ingresos "altos".

En esta noticia

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) oficializó este miércoles una suba de tarifas de entre 11% y 36% -en las categorías de usuarios residenciales- para incrementar la remuneración a las distribuidoras Edenor y Edesur, que operan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). El aumento será efectivo desde este 1 de junio y podría ser el último del año, al menos hasta después de las elecciones.

Así, las empresas contarán con un Valor Agregado de la Distribución (VAD) que crece en un 74% respecto a los vigentes y acumula un 260% en lo que va de 2023, si se contabiliza también el 107% otorgado en abril.

La recomposición de las tarifas se realiza después de cuatro años en los que la inflación superó el 564% y el margen de la distribución -que sirve para pagar salarios, mantenimientos, impuestos y la energía mayorista- apenas se había incrementado un 31% después de marzo de 2019 y hasta marzo de 2023 (173% si se agrega el ajuste de abril).

Walter Martello, interventor del ENRE, firmó las resoluciones que habilitan los aumentos


Estos mismos porcentajes se replican para las distribuidoras Edelap, Edea, Eden y Edes del grupo Desarrolladora Energética (DESA) en el interior de la provincia de Buenos Aires, donde dependen de un organismo regulador provincial; para los usuarios también aplica el mismo aumento a partir de este jueves.

Segmentación de tarifas y quita de subsidios

A diferencia de la quita de subsidios, para la que se aplicó entre fines del año pasado y mayo de 2023 el método de la segmentación de tarifas en tres niveles de usuarios y fue para todo el país, este aumento de tarifas se centra solamente en Buenos Aires.

Los aumentos van del 11% al 36%, según la categoría de usuarios

De esta manera, los hogares de Nivel 1 de la segmentación (N1, ingresos altos, por encima de 3,5 Canastas Básicas Totales, que equivalen a más de $ 711.763 por grupo familiar) pagan una factura más alta, proporcionalmente con mayor peso de la generación y ya sin subsidios, por lo que el incremento llega al 11%.

En cambio, los hogares N3 (ingresos medios) en AMBA verán una suba de 24% y los N2 (ingresos bajos), de 36%, ya que proporcionalmente el peso de la distribución es mayor en esos niveles de usuarios que en el N1.

En tanto, usuarios como comercios, edificios, hospitales, hasta pymes y grandes industrias, los aumentos irán del 5% al 22%.

Cuánto cuesta la luz en Buenos Aires

Según un trabajo de la consultora Economía & Energía, que dirige Nicolás Arceo, los usuarios de altos ingresos pasarán a pagar unos $ 35.125 por cada 1000 kilovatio-hora (kWh, equivalente a 1 megavatio hora), mientras que en junio del año pasado abonaban $ 13.815 por cada MWh, medido en pesos constantes de marzo 2023.

El incremento llega a 154%, traccionado por un salto de 210% en la energía y la potencia (quita de subsidios), 66% en el VAD y 143% en los impuestos; el efecto combinado les arrojaría una factura de $ 9062,25 para un consumo promedio de 258 kWh mensuales.

Cronograma para la Revisión Tarifaria Integral (RTI) de Edenor y Edesur hasta 2024


Para los de ingresos medios, tras un año de segmentación el incremento será de apenas el 5% final (de $ 13.815 por cada MWh a $ 14.530), por una baja de 27% en la energía y la potencia (más subsidios), un alza de 66% en el VAD y 9% en los impuestos; tendrían una boleta final de $ 3748,75.

Asimismo, los hogares de ingresos bajos habrán tenido una disminución de sus boletas promedio de un 12% (de $ 13.815 por cada MWh a $ 12.225), por la combinación de una baja del 54% en la energía y la potencia, una suba del 66% en el VAD y una reducción del 6% en los impuestos; verían una factura de $ 3154,05.

Situación del sector eléctrico en la Argentina

El incremento del margen de distribución se otorgó para que las empresas puedan financiar sus inversiones, tras un verano en el que se multiplicaron los cortes de luz, además de pagar la energía a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y evitar que se replique una millonaria deuda, como la que fue refinanciada a fines de 2022, que se traducía en subsidios del Estado nacional para que continúe funcionando la cadena de pagos del sector.

En otras resoluciones, el ENRE aprobó el cronograma para la Revisión Tarifaria Integral (RTI) de transporte y distribución, que culminaría a principios de 2024. En esa RTI, que quedará a cargo de la próxima administración de Gobierno, se definirán por 5 años el sendero de tarifas e inversiones.

Temas relacionados
Más noticias de Tarifas

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.