ELECCIONES GREMIALES

Perdió Moyano: quién es el dirigente transportista que los camioneros no logran desbancar

Aunque esta vez los Moyano fueron con un candidato propio en la disputa, perdieron con una aplastante diferencia de casi el 70% de los votos a favor de su rival. Otra derrota para el clan familiar que tampoco había conseguido conquistar Comercio

Una vez más, los Moyano no pudieron desbancar a un histórico dirigente gremial del transporte con el que se disputan espacios de poder en el sector desde hace años. Y eso que esta vez, en las elecciones que tuvieron lugar el jueves y viernes pasado, jugaron fuerte por un ex aliado de este referente que saltó a la oposición, pero perdió por una aplastante diferencia de casi el 70% de los votos. El gremialismo sigue dividido en disputas intestinas que van más allá de las sumas fijas y los bonos en este 2023.

Se trata de Roberto Fernández, el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que renovó su mandato al frente del gremio transportista por otros cuatro años. Enfrente, la lista que lideró Miguel Bustinduy, ex secretario de organización de la UTA, cosechó solo el 32% de los votos frente al 68% del actual titular. Fuente del gremio catalogaron las elecciones en las que se impuso la oficialista lista "Celeste y Blanca" como una disputa "limpia, transparente y sin incidente", acorde a Télam.

Paritarias calientes: fracasó la negociación y la UOM estudia escalar con medidas de fuerza

La teoría de un histórico sindicalista sobre la Selección de Messi y la grieta en Argentina

Las elecciones gremiales se prolongaron durante 48 horas, entre el jueves 1 y el viernes 2 de diciembre, con 80 mil afiliados y afiliadas en condiciones de votar en 1100 urnas. Fernández iba por una nueva renovación al frente de la UTA que comanda desde 2006. Por primera vez, el actual secretario general del gremio enfrentó una lista opositora comandada por Bustinduy, con respaldo de los Moyano que hace tiempo quieren conquistar estas ramas del sector del transporte de pasajeros.

De fondo asoma la pelea contra el moyanismo por el control del transporte a nivel nacional desde las uniones de gremios que se conformaron a nivel país. Fernández encarna, junto con el ferroviario Omar Maturano (La Fraternidad), la cabeza de la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (UGATT) que se escindió de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) hace poco tiempo. Este último espacio liderado por el ferroviario Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) y Pablo Moyano (Camioneros).

Roberto Fernández comandó este año una serie de paros en el transporte en las provincias para reclamar que se equiparen los salarios de los conductores y las conductoras con los que se abonan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). A la vez, cerró una paritaria del 100% que ubica a su gremio por encima de la inflación de este año.

Hasta Facundo Moyano, enfrentado con Pablo y Hugo -al menos desde la retórica política- jugaba en tándem con su familia con una ficha propia en el armado electoral: Maximiliano Escriba, un chofer de 32 años un chofer de 32 años que lidera la agrupación "Juan Manuel Palacios" en Mar del Plata e iba como candidato a secretario general de la seccional local.

Del lado de la oposición, apostaban más bien a conquistar seccionales claves en las provincias con miras a crecer territorialmente, más que soñar con una victoria sobre el oficialismo. Esto a la luz del sistema electoral de la UTA donde el aparato territorial juerga un rol clave para bloquear candidaturas a partir de los avales necesario en cada distrito para competir con listas alternativas al oficialismo.

Por su control sobre dos ramas claves del transporte de pasajeros como son los colectivos y los subtes, en particular en la Ciudad de Buenos Aires, el secretario general de la UTA concentra un poder de fuego clave dentro del armado de la CGT. Allí se alinea con el sector que se referencia en el ala mayoritaria que representan Carlos Acuña y Héctor Daer en el triunvirato conductor.

Durante noviembre, Fernández se mostró muy crítico de la CGT por el tipo de representatividad que ejercían de los trabajadores y trabajadores en un contexto de salarios bajos y alta inflación. "Cada integrante de la CGT, y me incluyo, tenemos que hacer un mea culpa. En el movimiento obrero hemos perdido todo lo bueno que teníamos políticamente, que (Juan Domingo) Perón nos dio, el 33%", expresó entonces.

Y agregó, en línea con el interés de la Confederación de disputar lugares en las listas legislativas en múltiples niveles en 2023: "No tenemos diputados, no podemos discutir políticas del Gobierno porque los funcionarios no les interesa que nosotros estemos". "Hay que volver a cambiar este tema, porque el movimiento obrero está obligado a participar en política porque es integrante del pueblo", concluyó el líder de la UTA.

Hace algunas semanas, el moyanismo jugó fuerte en otro gremio que hace tiempo buscan disputarle a Armando Cavalieri sin éxito. Se trata de las elecciones en Comercio en donde Ramón Muerza, líder de la oposición al referente histórico del sector, perdió también con solo el 30% de los votos. De este modo, Cavalieri sigue al frente del gremio que dirige desde 1986. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.