ENTREVISTA

Para Heller, "no hay ajuste" en el Presupuesto 2023 pero puede haber retoques

El diputado del FdT y presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda aseguró que hay sintonía con la oposición para avanzar en su debate. "No queremos tratamiento exprés", manifestó

"Es un Presupuesto muy realista, muy adecuado a la situación global", sintetizó Carlos Heller, diputado y presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, al referirse al proyecto enviado por el ministro de Economía Sergio Massa, días atrás.

En diálogo con El Cronista, minutos después de haberse reunido con la oposición para delinear el cronograma de tratamiento del texto en Diputados el último martes, el economista aseguró que la hoja de ruta del Poder Ejecutivo no prevé un ajuste para alcanzar las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional. "El déficit fiscal se achica esencialmente por el crecimiento de los ingresos fiscales", aseguró. 

El oficialismo le puso fecha al debate del Presupuesto 2023: qué diputado pegó el faltazo

Presupuesto 2023: la condición de Sergio Massa a los gobernadores para recibir la coparticipación

Asimismo, Heller habló sobre el contexto internacional y sus impactos a nivel local. También destacó el rol de Massa y aseguró que tras el fracaso del Presupuesto 2022, que el año pasado terminó siendo rechazado por la oposición en una tensa sesión, "la mejor autocrítica es la disposición colectiva a establecer una mecánica que permita un buen tratamiento".

-¿Cómo vio la convocatoria que hizo Cecilia Moreau para acordar con la oposición el debate del Presupuesto 2023?

Es un intento nuestro de organizar de la mejor manera posible el debate de un tema trascendente, asumiendo los roles del oficialismo y oposición, para que lo podamos hacer de la manera más ordenada, civilizada y respetuosa que se pueda. Y que le demos a la sociedad la mejor de las impresiones, respecto de que se pueden mantener diferencias, pero que eso no necesariamente debe pasar por agresiones. Nosotros no queremos tratamiento exprés, no ponemos limitaciones en las invitaciones.

-¿Se busca que no se repita lo del año pasado? ¿Hubo autocrítica sobre el asunto?

- Nadie habló del tema. La mejor autocrítica es la disposición colectiva a establecer una mecánica que permita un buen tratamiento. No hace falta que nadie se rasgue ninguna vestidura.

-¿Es un presupuesto del "ajuste", cómo plantean algunos economistas y referente de la oposición?

- Lo que opinan algunos, no es mi problema. Es un Presupuesto muy realista, muy adecuado a la situación global. Escindir el análisis del Presupuesto de lo que sucede en el mundo es, como mínimo, una superficialidad. Estamos atravesando una situación casi dramática. La calificadora Fitch sacó un informe donde dice que Europa entra en recesión de acá a fin de año. Y Estados Unidos, en el segundo trimestre del año que viene. Y reajusta a la baja, fuertemente, las proyecciones de evolución del Producto Bruto tanto de Europa como de Estados Unidos. En China debe pasar algo parecido. ¿Se puede pensar que la Argentina está fuera de la influencia de todo eso? No se puede. Eso quiere decir que esa evolución global llevará a que haya que ir revisando permanentemente cómo las cosas se van dando. Si el mundo entra en recesión, va a ser muy difícil que no nos afecte. Entonces, vamos a tener que revisar para que esa recesión nos afecte lo menos posible.

-¿Pero por dónde se lleva adelante el achique del déficit fiscal, el ajuste para cumplir con las metas acordadas con el FMI?

- No hay ajuste. Yo no lo veo. El déficit fiscal se achica esencialmente por el crecimiento de los ingresos fiscales, que vienen del mayor nivel de actividad económica y de todo lo que se está trabajando para mejorar la calidad de la recaudación impositiva. Si dejáramos de tener la evasión que tenemos, no tendríamos déficit fiscal. Todas estas acciones que están llevando adelante la AFIP, la Aduana, los intercambios de información que estuvo negociando el ministro de Economía en Estados Unidos. 

¿Se puede pensar que la Argentina está fuera de la influencia de todo eso? No se puede. Eso quiere decir que esa evolución global llevará a que haya que ir revisando permanentemente cómo las cosas se van dando

-El Presupuesto también propone analizar los regímenes especiales, exenciones impositivas y el pago de Ganancias por parte del Poder Judicial... ¿ustedes están analizando medidas en ese sentido?

- Veremos. Todavía no definimos nada. Pero es una información indicativa. Hay cuestiones que están bien que existan. Porque las exenciones, como criterio, hacen a las diferenciaciones, a necesidades. Por ejemplo, lo que se hizo en la última etapa de rebajar retenciones de productos de las economías regionales, baja el ingreso impositivo, pero alienta la producción, da trabajo. Las cosas son monofacéticas. El Presupuesto, como está planteado, con el 2% de crecimiento del PBI, con el 7% de crecimiento de las exportaciones, etc, cierra con el déficit fiscal que tenemos comprometido en el acuerdo con el Fondo que es bajar de los 2,5 al 1,9.

-¿Confía en que la inflación bajará al 60%? Si bien es altísima, se ubica muy por debajo de la que se prevé para este año.

- Las políticas de shock, drásticas, tienen un costo social altísimo. Todas las políticas de shock que se aplicaron tuvieron un costo social terrible. Por lo tanto, que tengamos un proyecto de política antiinflacionaria de reducción gradual me parece una novedad positiva. Aceptar que vamos a tener que convivir con altos niveles de inflación durante un período pero que lo importante es que ese período sea descendente. No es un dato menor iniciar un camino descendente. Es ir recortando el proceso inflacionario sin caer en políticas recesivas, de ajuste del gasto que tiene altísimo costo social. El otro camino ya lo hemos vivido, deja tendales.

-¿Cómo vio la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía? ¿Hubo un cambio?

- Siempre hay un cambio.

El Presupuesto 2023 llega al Congreso: cómo no ajustar más de la cuenta en un año electoral

Con fondeo negativo del FMI, cómo será el plan financiero 2023: tasas, roll-over y canje

-¿Fue para bien, para mal?

- Siempre son para bien (risas). Yo soy diputado del Frente de Todos, soy presidente de la comisión de Presupuesto y, además, en estos años, he desarrollado con Sergio una relación personal muy positiva, que incluye diferencias de criterios que seguimos teniendo. Pero que las podemos discutir y no son un obstáculo para encontrar los acuerdos para avanzar. Es un tipo de una enorme capacidad de trabajo. Es alguien muy activo, tiene buenas ideas y está tratando de hacer lo razonable en estos tiempos. Es un desfiladero muy finito. Estamos en una situación difícil y los instrumentos son finitos y hay que calibrar permanentemente. Tenemos que estar todo el tiempo revisándolos. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.