Panorama políticoExclusivo Members

Por qué Cristina no puede domar a Berni: el desorden del Frente de Todos y el riesgo de delegar el poder

La imagen del ministro bonaerense ensangrentado, los gritos del colectivero detenido y los nuevos operativos coparon la agenda mediática y golpearon al ala K del Gobierno. Para beneplácito opositor se ventilaron las internas una vez más

En esta noticia

Ni siquiera Cristina Kirchner puede decirle a Sergio Berni lo que debe hacer. Tras el tuit con el que la Vicepresidenta cuestionó el modo en que se detuvo al chofer que golpeó al ministro de Seguridad de Buenos Aires el funcionario no sólo defendió el protocolo empleado sino que después ordenó la requisa de todos los pasajeros que suben a colectivos en el Conurbano. La imagen retrotrajo el debate a los peores tiempos de la Argentina y fue motivo de charlas urgentes entre Cristina, su hijo Máximo Kirchner y el gobernador Axel Kicillof.

La imagen de Berni ensangrentado, los gritos del colectivero detenido y los nuevos operativos coparon la agenda mediática y golpearon al ala K del Gobierno. Para beneplácito opositor se ventilaron peleas entre el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, y su par bonaerense. También con el propio gobernador.

Inseguridad: los 9 mensajes que Aníbal Fernández le mandó a Sergio Berni tras la golpiza y el bonaerense ignoró - El Cronista

La inseguridad crece entre las preocupaciones y modifica la agenda del Gobierno - El Cronista

El ministro albertista, que en 2015 ganó una ajustada y cuestionada interna a Julián Domínguez y luego cayó en Buenos Aires frente a María Eugenia Vidal, es hoy el más abierto defensor de la candidatura a la reelección de Alberto Fernández. Aún en ese escenario la pelea pública es un síntoma de la dispersión y de la falta de liderazgo en el Frente de Todos. 

La larga charla telefónica entre Berni y Fernández, que finalmente ocurrió tres días después de los incidentes, apenas fue una formalidad para aplacar los ánimos. Ni siquiera hablaron de cómo coordinar el conflictivo desembarco de Gendarmería en el Gran Buenos Aires.

La Gendarmería ya está en el Conurbano pero Sergio Berni insiste en que no le dan información


Los desafíos de Massa y del Presidente

El Presidente esta vez acertó y evitó el tema. Es cierto que tampoco se notó su ausencia ni su visita a Gabriel Boric en Chile, ni se prestó atención a sus vacaciones pascuales en Chapadmalal.

También se preservó Sergio Massa. El ministro de Economía sigue con su agenda paralela, concentrado en las metas del FMI, en el dólar para el campo, en el impacto positivo de otro fin de semana exitoso para el turismo y las estrategias para conseguir dólares y reservas. Lamentablemente su respiro se debió al estallido por la inseguridad. 

Aunque su definición estará post congreso del Frente Renovador en un mes, todavía hay kirchneristas que lo quieren candidato o lo cuentan como aliado en contra de la reelección del Presidente. Sus charlas hoy se dan detrás de escena.

Dólar agro, EN VIVO: Sergio Massa anunció un tipo de cambio diferenciado para las economías regionales - El Cronista

Gobernadores respaldaron el anuncio de Sergio Massa para impulsar exportaciones - El Cronista

Juan Grabois avisó que no militará a su favor y tampoco para el Presidente. "Nos hace muy bien que reconozcas las muchas diferencias que tenemos", lo cruzó Sebastián Galmarini, director del Banco Provincia y cuñado de Massa que desafió al líder del MTE a presentar listas propias en lugar de intercalar candidatos y funcionarios entre los que representan a los sectores más grandes del Frente de Todos. 

Es el mismo desafío de La Cámpora al Presidente: si quiere PASO que presente listas completas y los enfrente.


La soledad de Berni

La foto de la semana: Sergio Berni agredido por colectiveros y sacado del lugar por la policía porteña

En ese contexto de desorden fue evidente la soledad del ministro Berni a quien se le reconoce como virtud ser el escudo de Kicillof. "Por primera vez un gobernador tiene alguien que absorve todo", admiten. 

Aunque no tiene problemas de autoestima, en su oficina puntearon la frugal solidaridad de Mayra Mendoza en Quilmes, una legisladora porteña, un diputado provincial y la gobernadora Alicia Kirchner. El resto ni 'mu'. Y hasta Cristina se despegó en un tuit después de haberlo llamado el lunes pasado y de una conversación con su hijo y el gobernador. "Ella no conoce los protocolos, detener al agresor de otra manera implicaba un riesgo", la desdijeron.

En cambio, cerca de la Vicepresidenta, interpretaron su reacción de otra manera: "Ella es pueblo, se puso del lado del pueblo, del lado de los trabajadores".  Los que esperan su lanzamiento vieron en ese mensaje una virtual candidata que junto a Néstor Kirchner hizo bandera con la cultura de la no represión. Por eso incomoda el perfil de Berni, para el que no hay reemplazo. 

Además hay temor a que la militancia baje los brazos si CFK delega la elección en Kicillof, Eduardo ‘Wado' de Pedro, Massa o un tapado que ya la mayoría descarta. 

Habló el empresario que todos vinculaban como presidenciable de Cristina Kirchner: "Nadie me lo sugirió" - El Cronista

"No habrá otro 2019", alegan. y repiten que hoy es "un desmadre" porque no hay conducción ni definiciones. "Estamos a mil kilómetros de la gente. Nadie nos comprende", advierten también con alto grado de frustración mientras juran que aún entre los desahuciados sólo genera esperanza el nombre de Cristina Kirchner.


El pedido de Máximo Kirchner

"Yo ya le dije, vayan todos a pedirle que sea candidata", se oye a Máximo Kirchner en cada encuentro con dirigentes. Lo volvió a repetir en la última reunión del Consejo del PJ de Buenos Aires. ¿Ella quiere? ¿O quiere despejar la cancha y ser la gran electora? La respuesta depende del día.

El martes hubo otra reunión en Ensenada para definir las próximas movilizaciones. Estuvieron algunos intendentes, La Cámpora, La Patria es el Otro de Andrés Larroque, y sindicalistas de la Corriente Federal y la CTA, entre otros Roberto Baradel, Abel Furlán de la UOM, etc. 

Acordaron poner toda la energía en la marcha del próximo jueves 13 de abril a Tribunales -en coincidencia con la primera declaración de CFK en las causas impulsadas por el fallecido juez Claudio Bonadio- e iniciar rondas de consultas con los intendentes para comprometerlos en la movilización y con la elección. Que no sea, subrayan, el ‘sálvese quién puede'

En un exceso de actividades para sostener la mística K, el 27 de abril habría un acto -más pequeño- para recordar el 20° aniversario del triunfo de Néstor Kirchner lo mismo que el 25 mayo por el aniversario de su asunción

Los intendentes en Buenos Aires, como los gobernadores, por ahora se esconden y evitan las esquirlas de la gran pelea. Basta un ejemplo:  para ganar en Río Negro el peronismo K no presentó candidato a gobernador y coló listas legislativas e intendentes bajo la lista del senador Alberto Weretilneck de Juntos Somos Río Negro. 

A una semana de esa elección estalló la ira de los hermanos Soria, que todavía le facturan a Weretilneck quedarse con el gobierno de Río Negro cuando como vicegobernador heredó el puesto del asesinado Carlos 'El Gringo' Soria. 

Esta semana la intendenta María Emilia Soria se vengó y posó en una foto -que incluyó elogios mutuos- con el candidato a gobernador de Juntos por el Cambio, el empresario y diputado Aníbal Tortoriello. La celebró su hermano y ministro de Justicia Martín Soria.


Una sincera reflexión

No vivo en el Conurbano. Pero me cuentan. Por ejemplo de un joven que trabaja de noche en un frigorífico y fue asaltado de madrugada mientras esperaba el colectivo para volver a su casa: le robaron todo el sueldo. Su hermano, que también vive en un barrio vulnerable, fue golpeado casi hasta morir por defender la moto pequeña con la que hacía repartos para la venta de comida de su mamá que es empleada doméstica en Capital y desde la pandemia en los tiempos libres cocina pizzas, empanadas y milanesas. Lo salvó un patrullero de la Bonaerense.

Acabo de llegar de la India. En Nueva Delhi y Mumbai cada vez que entraba al hotel cinco estrellas tenía que pasar la cartera o mochila por un scanner. Lo mismo en el shopping, museos, en empresas o edificios públicos como la Bolsa local. A los hombres les pasaban detector de metales a la vista de todos y a las mujeres detrás de un cortinado. La revisión incluye un exhaustivo palpado de cada parte del cuerpo. 

La escena por supuesto se repite en los aeropuertos. La medida me causó incomodidad. Pero salvo en la Puerta de India, donde se apiñaban cientos de turistas, en ningún lugar me indicaron que cuidara ni la cartera ni el celular que levantamos en decenas de lugares para filmar videos o tomar innumerables fotos. Nos dijeron que la policía es muy estricta, pero ni vimos operativos, ni armas, ni sufrimos ni vimos ningún hecho de inseguridad.

Todos somos sospechosos al pasar nuestras pertenencias por el scanner.

Me incomoda demasiado la imagen de bonaerenses con las manos apoyadas sobre el colectivo y las piernas abiertas. Sin embargo, sinceremos el debate.

Hace un tiempo salí de mi casa y me topé con un hombre humildemente vestido, tirado sobre el piso. Empujé a mis hijas detrás mío. Lo primero que pensé fue que simulaba para asaltarme. Discutí con mis prejuicios y sólo cedí porque el hombre señaló un inhalador caído lejos de su alcance. Efectivamente al señor le faltaba el aire. En Banfield un hombre mató este fin de semana a un hombre. Creyó que asaltaba a su mujer.

Temas relacionados
Más noticias de Inseguridad

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.