INFORME PRIVADO

Advierten que las retenciones desalientan la inversión y la generación de empleo

Un relevamiento de FADA y la Mesa de Enlace - Regional Córdoba calcula cuántas plantas de producción agropecuaria podrían levantarse con los derechos de exportación pagados en un año y cuánto empleo se crearía.

Desde que se impusieron en 2002, al calor de la crisis post convertibilidad y la fuerte depreciación del peso, los derechos de exportación son una importante fuente de recaudación del gobierno central.

En ese sentido, nada hace prever que podría modificarse el esquema que mes a mes, resulta importante en la recaudación  de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). En junio los derechos de exportación representaron el 9,3% del total de la recaudación.

Para Marcó del Pont "reducir impuestos no sirve para estimular la inversión": qué opinan los expertos

Sin embargo, un informe privado le pone números ahora al lado B de esta historia, detallando cuál es el costo de oportunidad de las empresas que tributan ese impuesto a las exportaciones, cuánto empleo privado podría crearse a partir de mayores inversiones por parte de las empresas e incluso cuánto representa del gasto público en salud o educación.

Basado en cuatro departamentos de la provincia de Córdoba (Río Cuarto, Marcos Juárez, Tercero Arriba y San Martín) el estudio realizado por la Fundación Instituto de Investigación de la CEEA (Mesa de Enlace) Regional Córdoba y la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) calcula que "con un año de impuestos a las exportaciones de una región se podrían generar inversiones que darían trabajo a 15.700 familias".

Éste sería el resultado a nivel de empleo de no existir las retenciones. "Si un año de impuesto a las exportaciones se quedara en las regiones, se podrían construir: 4 plantas de bioetanol, 16 plantas eléctricas de biogás, 8 molinos harineros, 48 granjas de cerdos, 4 frigoríficos de cerdos y 4 frigoríficos de exportación", explicó David Miazzo, economista jefe de FADA. 

Esta es la estimación para el caso de los cuatro departamentos relevados pero esta realidad es extrapolable a otras regiones o ciudades del país.

Para Miazzo, lógica es simple. "Los impuestos a las exportaciones hacen que la producción agrícola de estas regiones valga menos, y esto se traduce en menores ingresos para la región, menos actividad económica, menos inversiones y menos empleo".

Récords del Agro argentino: cuánto creció la exportación y cuántas divisas liquidó

Y un dato más. Con lo recaudado en una región como la analizada, asegura el informe, se podría financiar el 80% del presupuesto del Sistema Educativo de la provincia de Córdoba o podrían funcionar 203 hospitales.

Para Gabriel De Reademaeker, vice presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), "los Derechos de Exportación son un impuesto absolutamente injusto, por cuanto no contemplan realidades productivas, resultados productivos ni económicos, distancias a los centros de comercialización o de exportación, nada". 

Y agregó que "son un traslado real y directo de resultados desde el interior hacia los diferentes gobiernos, particularmente al nacional", destacó.

Por su parte, Alejandro Buttiero presidente Regional Córdoba de Coninagro, consideró que esto viene a ponerle un coto a la producción, y a las inversiones que se podrían realizar. 

"No solamente en maquinarias, sino también en insumos, industria de la construcción, que eso es altamente generador de fuente de trabajo", apuntó y explicó que "ese dinero podría servir para cubrir falencias como caminos rurales, comunicación, conectividad y tantas otras".

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios