Todo o nada

Milei apuesta por un nuevo ministerio en medio de rumores de cambios en su gabinete

El Presidente insiste con su línea del "todo o nada" y se inclina por el ala dura del Gobierno aunque temen un nuevo fracaso de la Ley Bases. El Pacto de Mayo que no fue y el nuevo rol de Sturzenegger. El efecto colateral de los conflictos diplomáticos.

En esta noticia

Javier Milei jugará a todo o nada en su estrategia de administración del poder. Ya casi no hay margen para el dialoguismo o la negociación eterna al entender de los últimos movimientos que mostró el Presidente: en gestos y palabras puso a todo su gobierno en el plano de la confrontación con todos los frentes.

La decisión del jefe de Estado de plantear abiertamente que todo el gabinete "está bajo análisis" fue la cristalización plena de que Milei juega a fondo. También puso en estado de alerta a todo el gabinete y generó un clima de incertidumbre interno. 

El acto de ayer en Córdoba donde insistió con el frustrado Pacto de Mayo, prometió bajar impuestos y escenificó el "principio de revelación" al poner en evidencia a la oposición que no avala sus ideas en el Congreso es apenas una muestra de que Milei no dará el brazo a torcer. Cuanto mucho llamará a un "Consejo de Mayo" con legisladores, gremios y empresarios como muestra mínima de tolerancia.  

El acto de Córdoba y su llamado a un Consejo de Mayo parece ser más una estrategia de ganar tiempo que de flexibilizar posiciones rígidas. En el fondo Milei insistió con lo mismo ante la oposición: "No hay disputa ni conflicto ni enfrentamiento que justifique el abandono de la patria; no hay especulación ni cálculo ni admisión que justifique el empobrecimiento de nuestra Nación", destacó en otro desafió al Congreso.

La idea de poner bajo la lupa a todo el gobierno podría ser el triunfo de los "halcones" libertarios sobre las "palomas". Es decir, la pulseada ganada por Karina Milei, Santiago Caputo y Patricia Bullrich frente al esquema dialoguista de Guillermo Francos, Luis 'Toto' Caputo, el herido jefe de Gabinete, Nicolás Posse e incluso la vicepresidenta Victoria Villarruel.

La trabada Ley Bases en el Senado y el frustrado Pacto de Mayo son hasta ahora las muestras cabales de que el esquema de ir a todo o nada es el que impuso Milei frente a la falta de respuestas del plan dialoguista de Francos y el vicejefe de Gabinete, José Rolandi en el Congreso y con los gobernadores.

Ley Bases en el Senado o DNU

Al dictamen de la ley Bases le falta una sola firma en el Senado aunque nadie sabe a ciencia cierta si llegará a contar con el voto favorable en el recinto. Milei no aceptará más cambios a la iniciativa que se aprobó en Diputados ¿Y si la tesitura de los duros del Gobierno lleva nuevamente a un fracaso legislativo de la Ley Bases como ocurrió en febrero en la Cámara baja?

En la última reunión de gabinete Bullrich y Petri deslizaron la idea de avanzar por decreto si no hay ley de Bases. Se evaluó emitir un decreto para el régimen de promoción de inversiones (RIGI) y otro para el capítulo del tema energético. Pero hubo referentes como Francos y Posse que pusieron objeciones ante esta postura con una pregunta: ¿quién invertirá u$s 200 millones en la Argentina bajo un esquema de promociones que está atado a un decreto posible de ser cuestionado en la Justicia como ocurrió con la reforma laboral?

La idea de Milei de que todo el gabinete está "bajo análisis" no cayó nada bien. El jefe de Gabinete es el que quedó señalado y debilitado tras las expresiones del Presidente. Ayer en el Tedeum y después en Córdoba el presidente ninguneó a Posse. Casi lo ignoró.

Pero en el anuncio anticipado de cambio de ministros no sólo Posse sino todo el gobierno en pleno quedó en la mira. Sólo se salva de esta movida el círculo áulico del Presidente conformado por Karina Milei, Patricia Bullrich y Santiago Caputo.


Nuevo Ministerio y diplomacia de choque

Federico Sturzzeneger se sumará al gobierno en un eventual Ministerio de Modernización. Una suerte de imitación al modelo que impuso en su momento Mauricio Macri con Andrés Ibarra. La idea es que desde ese espacio se avance en la segunda etapa de reformas del Estado que se propone Milei. Mayor achique del Estado y nuevo enfrentamiento con gremios.

Todo esto también forma parte de la estrategia al todo o nada que juega el Presidente. Lo mismo ocurre con el conflicto de Misiones. La Casa Rosada optó por no involucrarse en el enfrentamiento que el gobernador Hugo Passalacqua tiene con los docentes y la policía provincial.

"El Gobierno nacional no puede interferir ni en esa negociación ni en ese conflicto, que es entre partes y el Estado (nacional) no es una de ellas", dijo el portavoz Manuel Adorni. Es decir, en este caso la Casa Rosada no se enfrentará con Misiones aunque ignorará un conflicto que puede generar rebote en otras provincias.

En el plano diplomático la estrategia de Milei de ir al choque está a la orden del día. El conflicto con la España de Pedro Sánchez dejó al descubierto una diplomacia presidencial que supera a cualquier esquema de la diplomacia de carrera.

La canciller Diana Mondino intenta hacer de bombero en cada incendio diplomático que genera Milei. Ya ocurrió con Brasil, México, Colombia y Chile. La canciller tuvo que salir en cada caso a aquietar las aguas que había agitado el Presidente.

En el caso de España la canciller Mondino alcanzó a imponer la idea de no remover al embajador argentino en Madrid como lo hizo Sánchez con su embajadora en Buenos Aires. Este consejo de la diplomacia de carrera fue atinado en medio del conflicto.

Sin embargo, nadie sabe hasta donde se extenderá la pólvora. El actual comisionado de la UE, el socialista Josep Borrell cuestionó la decisión de Milei de meterse en la política interna de España y hubo gestos de apoyo de los embajadores europeos a su par española que tuvo que salir de Buenos Aires de un día para el otro. 

Ahora todo está sujeto a las elecciones del 9 de junio que definirán nuevos los eurodiputados. En el gobierno se muestran confiados en que un triunfo de la derecha europea jugará en favor de Milei. El juego del todo o nada se poner en práctica una vez más. Esta vez en el plano de la geopolítica.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.