Mientras el oficialismo se moviliza, la oposición refuerza la arenga triunfalista

"Es extraño que vaya a festejar una derrota", había sostenido Horacio Rodríguez Larreta. Los mensajes refuerzan la idea de "triunfo contundente" en las legislativas, aunque reconocen una sensación "agridulce".

El gobierno nacional ultima los detalles para una movilización esta tarde en Plaza de Mayo con motivo del día de la militancia. El encuentro tendrá como figura principal a Alberto Fernández, quien busca empoderarse dentro del Frente de Todos y reforzar la autoridad presidencial. Mientras tanto, Juntos por el Cambio insiste en reforzar los mensajes de triunfo después del resultado de las elecciones.

"El miércoles, que se celebra el día de las militancias, llenemos la Plaza de Mayo y celebremos este triunfo como corresponde", había lanzado el Presidente el domingo pasado, en el búnker del Frente de Todos. La frase causó sorpresa en todo el arco político, ya que el Gobierno había perdido en 15 de los 24 distritos, incluida la provincia de Buenos Aires, y por casi diez puntos a nivel nacional.

Las elecciones legislativas, al no haber un recuento nacional como sucede en las presidenciales, suelen ofrecer la posibilidad de trazar distintas lecturas sobre el resultado. Desde la oposición, sin embargo, están convencidos de que en este caso no hay demasiado margen para interpretaciones creativas: fue un triunfo contundente.

"Contundente triunfo": el mensaje de la mesa nacional de Juntos por el Cambio

"El Gobierno no reconoce la derrota. Parece que no entienden y salen a festejar", había lanzado ayer Horacio Rodríguez Larreta. En esa línea, agregó que "nosotros ganamos, ellos perdieron. Es extraño que vayan a festejar una derrota".

Mario Negri, presidente del interbloque en Diputados, también se refirió al tema. Sostuvo que "Todos los sectores del PJ y del oficialismo harán un acto el miércoles bajo el lema ´todos unidos triunfaremos´. Fueron unidos el domingo y perdieron por paliza".

Igualmente, por lo bajo algunos reconocen una sensación "agridulce". Hacen referencia a dos cuestiones: las expectativas y el AMBA. La primera cuestión es que el resultado de las PASO había puesto una vara alta para Juntos por el Cambio y se esperaba aumentar la diferencia obtenida. La segunda es que se redujeron las ventajas tanto en ciudad como en provincia de Buenos Aires. Aunque, en esos casos, hubo más de una lista que compitió en las PASO y que aportó votos en septiembre.

Sobre este tema se expidió Patricia Bullrich, quien declaró a Radio La Red que "pudo haber existido una expectativa mayor en la ciudad de Buenos Aires, pero el festejo fue total y absoluto porque ganamos en la provincia de Buenos Aires, obtuvimos los cinco senadores que pretendíamos, casi ganamos en Tucumán, San Juan y Salta y hemos hecho una elección impresionante".

No fue nada inocente el comentario de la presidenta del PRO sobre lo ocurrido en la capital. Luego de haber desistido de ser candidata para dejar lugar a María Eugenia Vidal, Bullrich se puso al hombro la campaña nacional. Y, según su lectura, hubo más satisfacciones a nivel federal que en el distrito que administra el PRO desde 2007, a pesar de que le sacó más de 20 puntos al Frente de Todos.

Para Alfredo Cornejo, mientras tanto, "hubo una lectura muy porteñocéntrica" del resultado. En diálogo con El Cronista, el senador electo por Mendoza resaltó la buena elección realizada. Además, analizó que "entre las PASO y las generales subió la participación. Eso hizo que el Frente de Todos achicara la diferencia en la provincia de Buenos Aires, pero nosotros estiramos mucho la brecha en otras, como Córdoba y Mendoza".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios