Campaña

Larreta y Bullrich: dos estilos en pugna para dejar atrás al kirchnerismo

Ambos trabajan para desembarcar en Casa Rosada el año que viene. Pero su visión sobre cómo tejer las alianzas necesarias para llevar adelante las "transformaciones" que necesita la Argentina son disímiles. La visión de los armadores del alcalde porteño.

En esta noticia

Mismo partido e igual objetivo, pero con matices: Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich son los dos referentes del Pro que ya trabajan abiertamente para desembarcar en Casa Rosada el año que viene. Pero su visión sobre cómo tejer alianzas para llevar adelante las "transformaciones" que necesita la Argentina y, de paso, dejar atrás al kirchnerismo son disímiles.

La gran duda, por estas horas, es qué hará el expresidente Mauricio Macri. Semanas atrás, en un encuentro con referentes del círculo rojo, el expresidente aseguró que no tiene en mente ir por un "segundo tiempo". Pero no está todo dicho.

Mauricio Macri pone en duda su 'segundo tiempo' y ya tiene una preferencia para presidente

Dolarización o bimonetarismo: Patricia Bullrich dijo qué planes tiene si llega a presidenta

Quienes lo conocen de cerca aseguran que el fundador del PRO "querría una revancha". Pero aclaran: "Macri es cerebral". Es decir, si el expresidente "no logra superar la barrera de imagen, no se tira a la moledora de carne".

Se remontan al año 2011, cuando el por entonces jefe de Gobierno porteño vio que los números no le daban y optó por reelegir en CABA antes de candidatearse y quedarse sin el pan y sin la torta. "Hizo un camino racional", destacan desde su entorno.

Dos estilos en pugna 

Mientras tanto, en el PRO hay dos estilos en pugna. La exministra de Seguridad ya se diferenció públicamente del actual jefe de Gobierno en torno a los sectores con los que deberían asociarse para poner en marcha su plan de Gobierno. 

Mientras el porteño habla de acordar con el "70%" de la dirigencia política, dejando afuera a la izquierda y al kirchnerismo, Bullrich plantea que la coalición debe ser "con la sociedad" y no con el "establishment".

Los armadores de Larreta marcan varias diferencias con la presidenta del PRO. La primera que mencionan es que como en la Argentina ya "no hay margen para improvisar" es necesario llegar al Gobierno con un programa bajo el brazo. EN este sentido, aseguran que el porteño "está trabajando en un plan", cosa que no ven en Bullrich.

En el larretismo no ven al equipo de Bullrich trabajando en un programa de Gobierno.

Ahora bien, los equipos de "El Pelado" insisten en que plantear un acuerdo que incluya al "70%" de la clase política es "razonable". Es que el larretismo no solo está pensando en conseguir los números en el Congreso para aprobar leyes de envergadura como, por caso, una reforma tributaria o previsional. "Hay que tener sustentabilidad para sostener la transformación", advierten en este sentido.

Shock, reforma y ajuste: la receta del PRO para asumir el Gobierno en 2023

Joaquín de la Torre: "El Gobierno que viene no va a tener ni tiempo ni plata, tendrá que elegir prioridades y aguantar"

De alguna manera, plantean algo similar al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa: "La mayoría de la política razonable necesita ponerse de acuerdo en cuatro o cinco temas".

Sobre este punto, el larretismo no solo se diferencia de Bullrich, sino también, de "los Milei de la vida". Es decir, aquellos que "rompen puentes" en lugar de tenderlos. Es que, con la experiencia del Frente de Todos en el presente, los equipos de Larreta repiten la siguiente afirmación: "Una cosa es ganar una elección y otra, gobernar".

A todo esto, ¿Massa está dentro o fuera de ese 70%? Al tigrense ya lo ven muy cerca de la vicepresidenta Cristina Kirchner, por lo que, al menos por estas horas, lo ubican dentro del kirchnerismo.

Hay equipo

El larretismo trabaja en trascender los límites porteños. De hecho, el alcalde porteño nombró al mendocino Omar De Marchi, hoy vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados, como jefe de campaña para el Interior del país.

Además, se encuentra en la conformación de un equipo "más horizontalizado" al que ya se sumaron Jorge Macri y Diego Santilli.

Larreta ya tiene a su candidato al frente del Palacio de Hacienda: Hernán Lacunza.

Falta, pero Larreta ya se imagina a Hernán Lacunza como su ministro de Economía. El mismo que Macri puso en la recta final de su Gobierno. Le destacan, además de su experiencia y capacidad, que sea "medido y formado". Pero si hay algo que aprendió el larretismo es que no hay que atomizar al equipo económico, como hizo Cambiemos en 2015.

Más allá de esto, desde el entorno de alcalde insisten: el principal problema no es económico, sino político. "No es lo mismo un plan económico que un proyecto de Gobierno", repiten.

El think thank Los Patricios: quién es quién en el equipo de Patricia Bullrich 2023

Mauricio Macri reapareció junto a Patricia Bullrich y le dio su respaldo en la interna del PRO

Ahora bien, a grandes rasgos, ¿por dónde pasaría el plan económico de Larreta? Allí quizás no haya grandes diferencias puertas adentro del PRO. Por caso, mencionan entre las prioridades reducir el déficit fiscal, relacionarse con el mundo, fortalecer las instituciones para garantizar seguridad jurídica y exportar -en lugar de importar- energía.

El jefe de Gobierno porteño apunta a "trasladar su gestión eficiente a la Nación". De hecho, cada vez que habla del 2023, pone como ejemplo algunas de las políticas implementadas en la CABA. A diferencia de Bullrich, tiene gestión para mostrar.

Para concretar ese traslado Ciudad-Nación, el larretismo viene sosteniendo que se necesita una dupla: "Se necesitan técnicos y peso político para transformar a la Argentina". Salvando las distancias ponen el siguiente ejemplo: Menem-Cavallo.

"La persona que gobierne debe comprender hacia dónde camina el mundo y cuáles son los acuerdos necesarios para que el plan sea sustentable en el tiempo", sostienen los larretistas.

¿Y Milei?

El principal problema que le marcan al libertario desde las usinas de Larreta es que "no puede correrse de su discurso", mientras que el alcalde porteño es "más pragmático".

Para el larretismo, el principal problema de Milei es que no puede correrse de su discurso.

Ese discurso, interpretan, "no lo ayuda a resolver los problemas de la gente" que, aseguran, es el principal motivo por el que Larreta quiere llegar a la Presidencia. En cambio, la exministra de Seguridad dijo no hace mucho que ella y el anarcocapitalista podrían "compartir un camino"

Quizás, a la izquierda y el kirchnerismo, los dos espacios que Larreta deja afuera al hablar del 70% habrá que sumarle un tercero

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.