NEGOCIACIÓN CALIENTE

La pelea por la rentabilidad complica la llegada de los precios congelados a los pequeños comercios

El Gobierno dejó en claro que quiere que vendan más barato a los mayoristas, para que luego los productos lleguen a los minoristas al valor que marca el listado oficial. En 15 días, un nuevo encuentro.

Cuando el Gobierno decidió primero sumar a los supermercados mayoristas, y luego a los comercios de cercanía al programa de precios congelados, enseguida se instaló la polémica respecto de en qué tramo de la cadena se recortaría la rentabilidad que genera la venta de estos productos.

Durante una reunión de más de dos horas encabezada por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, y en la que estuvieron representados todos los sectores de ese segmento, se determinó que cada uno deberá dejar algo en el camino.

La rentabilidad fue el eje central de la discusión. Tanto almacenes como mayoristas reafirmaron su intención de "acompañar la propuesta del Gobierno", aunque al mismo tiempo advirtieron que era imposible hacerlo con los precios que se estaban manejando.

Así, expusieron que mientras que en algunos casos el margen de ganancia era muy limitado, en otros era directamente nulo.

Todo se deberá volver a conversar dentro de 15 días, pero en principio lo que se pautó fue que el movimiento se dará de abajo hacia arriba, es decir que las alimenticias les deberán vender más barato buena parte de los productos oficiales a los mayoristas, para que a su vez estos los puedan poner en sus estanterías a los precios que marca la resolución 1050, que marca el listado de valores congelados.

Según lo que expusieron los almacenes, por ejemplo, el margen que ellos aplican a los productos ronda entre el 20% y el 25%, aunque saben que en el caso de los precios congelados se deberá reducir.

Para productos de mayor consumo, mientras tanto, la idea que propuso el Gobierno pasa por la devolución del IVA. En este grupo aparecen la leche, el aceite y la mayonesa.

Esta variable, al menos en esta etapa, solo estaría disponible para aquellos minoristas que se inscriban en el CEPA, y que trabajen bajo la figura de Responsable Inscripto.

Aquí se podrían quedar fuera de este beneficio una buena parte de los almacenes de proximidad, ya que son monotributistas.

Los alimentos saltaron otro 3% en octubre y a dos meses de fin de año la inflación anual es de 51,5%

Quienes no se mostraron del todo conformes con la propuesta del Gobierno son las alimenticias.

Entienden que desde el comienzo de la pandemia sus márgenes de rentabilidad se vieron perjudicados especialmente con el desaparecido programa Precios Máximos, y que además hacen un aporte importante a Precios Cuidados.

En 15 días las empresas alimenticias deberán dar una respuesta respecto de la iniciativa que propuso el Gobierno en la reunión de este lunes

Por esto, apuntan que este nuevo sistema de control de precios no hará más que seguir afectando sus cuentas.

Durante el encuentro los representantes de las compañías estuvieron lejos de dar su visto bueno a la iniciativa del Gobierno.

Sin embargo, ahora la expectativa está puesta en qué respuesta darán, más allá de que se sabe que no quieren seguir perdiendo rentabilidad.

La intención de Feletti es tener ya en 15 días -cuando se realizará una segunda reunión- definido cómo será el esquema a implementar.

Precios congelados: los mayoristas se quieren sumar, pero temen por los márgenes de ganancia

Desde ya, la participación de las alimenticias es clave en todo este proceso, y el Gobierno no tiene intenciones de estirar sus plazos, a la espera de una respuesta positiva de las empresas.

En caso de no lograr su apoyo para vender más barato a los mayoristas, Comercio Interior podría aplicar algún mecanismo que las lleve a hacerlo de todos modos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios