Impulsan un peligroso requisito para los procedimientos preventivos de crisis

En el Senado comenzó a discutirse un proyecto que crea un nuevo requisito para que las empresas accedan al procedimiento preventivo de crisis, que postula una exigencia de alta peligrosidad para las compañías y, a la larga, también para los trabajadores.

La iniciativa procura obligar a las empresas a participar sus ganancias con los empleados afectados por las "suspensiones de la prestación laboral que se fundaren en las causales de falta o disminución de trabajo, no imputables al empleador, o fuerza mayor debidamente comprobada, pactadas individual o colectivamente y homologadas por la autoridad de aplicación".

Retenciones: el proyecto de Oscar Parrilli para modificar el pago y "transparentar" el comercio de granos

Diputados dio media sanción al proyecto de promoción de inversiones a la industria automotriz

El senador Héctor Recalde, uno de sus impulsores, plantea que así como las grandes empresas usufructuaron el beneficio por los quebrantos producidos por la pandemia y "aprovecharon" beneficios del Estado, cuando se produzcan ganancias deben repartir su riqueza con quienes en su momento pusieron el hombro. Ello seria "lo más justo".

Cabe advertir que esta disposición no podría aplicarse a las empresas que utilizaron este procedimiento por causa del Covid, ya que sería una aplicación retroactiva de carácter inconstitucional.

Consideramos que dicho razonamiento podría parecer razonable, pero son los empresarios los que arriesgan capital, dirigen la entidad para lograr crear trabajo y unir a todos los factores de la producción. El riesgo es de ellos sin duda, y los trabajadores tienen la protección de la ley así como de los sindicatos, que está siempre a la orden del día.

Esta pretensión perjudicará además a los empleados.

Las empresas seguramente no accederán a dicho procedimiento, que está previsto justamente cuando son casos de falta o disminución de trabajo por fuerza mayor, donde el empleador no tiene injerencia y se caerá en mayores despidos.

Al atacar esta norma al empresariado, no habrá nuevas inversiones y las que están se irán del país, ante este atisbo de socialización disfrazada de justicia.

Los trabajadores tendrán menor acceso al mercado laboral por su evidente reducción.

Recientemente se derogó la doble indemnización, que era un corset para los empresarios, cualquiera sea la envergadura de la empresa, e incitaba a no tomar más personal.

Ahora se proyecta esta medida, sumada a la pretensión de fijar un salario universal que perforaría las arcas del Estado generando en los hechos más inflación por la emisión necesaria para cubrir el bache fiscal.

La destrucción a la creación de empleo está a la orden del día y resulta una triste realidad para nuestro país.

Se propone ahora una nueva condición para acceder a la homologación del procedimiento de suspensión, que es el de establecer pautas sobre la participación de las ganancias a los empleados, dándole facultades al Ministerio de Trabajo para la verificación de su cumplimiento.

Dicha distribución, además no sería considerada remuneración deducible de la renta, en virtud de la Ley del Impuesto a las Ganancias vigente. En definitiva, la carga fiscal de la empresa no se reduciría.

Se dijo que la redistribución no sería para todo el universo de las empresas, sino para las que soliciten en algún momento el procedimiento de suspensión. Habrá que ver que sucede en el futuro, esto es una forma de introducir el tema y luego van por más.

No se indica a partir de qué momento surgiría la obligatoriedad de distribuir ganancias, aunque informalmente se comentó que será a partir de la existencia de ganancias impositivas. No comprenden que los resultados contables e impositivos son diferentes, por distintos métodos de determinación y motivos.

Incluso la intención es que una vez que la empresa acceda al procedimiento de suspensión de empleados, sea permanente la disposición de utilidades a los empleados.

También se remarcó que el porcentual o monto distribuido a los empleados suspendidos oportunamente, debería ser mayor que a los restantes. Ello indica que se pretende "premiar" a todos los dependientes con este método.

El porcentual fijado seria del 10%, que simula ser exiguo, pero significa hacer punto de playa para luego avanzar con soldados.

Un avance preocupante en medio de esta crisis.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.