MISIÓN A WASHINGTON

Guzmán viaja a EE.UU.: cómo juega el gobierno de Biden en la negociación de deuda

Además de Georgieva, habrá encuentro con técnicos del Tesoro. No está confirmada Yellen por el momento. Cuáles son las prioridades para la Casa Blanca y cuál es el socio latinoamericano. El G7 analizará el viernes la ampliación de DEG, clave para sortear vencimientos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunirá el martes y miércoles de la próxima semana con el FMI en Washington DC, donde también será recibido por funcionarios técnicos del Tesoro de los Estados Unidos, a cargo de Janet Yellen. La expectativa en la capital de los EE.UU. es que se allane el camino para un acuerdo de facilidades extendidas a 8 años, aunque, en línea con el Fondo, advierten que "llevará tiempo".

Las reuniones con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, la vicedirectora para el Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el director del Staff Argentina, Luis Cubeddu, se realizarán el 23 y 24. Además, fuentes de Washington confiaron que habrá encuentros en el Departamento del Tesoro pero con funcionarios técnicos. No se descartan encuentros en el Banco Mundial y el BID, aunque es baja la presencialidad en Washington. Desde el sector privado también se intentó gestionar un encuentro pero los protocolos de distancia social prevalecen.

En ese contexto, el Gobierno de los Estados Unidos, a cargo de Joe Biden desde enero, todavía está completando casilleros entre los funcionarios y no se definió quién estará a cargo de América Latina en el Tesoro, mientras que en el Departamento de Estado sigue Michael Kozak como interino, pero a la espera de su ratificación. Uno de los asesores en materia económica será el ex FMI David Lipton, de quien en el Gobierno recuerdan que "se opuso a financiar la fuga de capitales con el préstamos del Fondo", durante la gestión Macri.

Quienes están en el día a día en las relaciones con los EE.UU. sostienen que en Washington "saben que tienen que colaborar" pero advierten que eso también dependerá de las definiciones que lleve Argentina. Guzmán mantiene su plan de ajuste fiscal y muestra un colchón para contener medidas electorales como señal al FMI de que sigue adelante con su meta de baja del déficit. El Gobierno insiste que tras el viaje habrá más precisiones sobre el cronograma del acuerdo.

En la Casa Blanca, Biden todavía intenta definir quién será el socio latinoamericano que represente la relación con la región, según señalan los expertos. México es visto como lejano a América latina mientras que las diferencias con Jair Bolsonaro por el cuidado del Amazonas y el cambio climático también lo alejan de los favoritos. En el caso argentino, las restricciones a las empresas para acceder a dólares o importaciones, controles de precios, -que alcanza a las estadounidenses- generan rispideces que se suman a las diferencias políticas en organismos como la OEA o la relación con terceros como Venezuela.

Tanto los empresarios estadounidenses como los ex funcionarios de Obama marcan que EE.UU. se alejó de América latina durante el Gobierno de Donald Trump y eso hizo que China ganara espacios. "Hay un desafío de nivelar la situación de los últimos diez años, donde hubo grandes avances de inversiones chinas en la región y en países sin acceso al financiamiento como Argentina", recordó una fuente del sector privado.

AMPLIACIÓN PARA EL FONDO

Otro de los ejes que espera definiciones no sólo de Estados Unidos sino del G7 es el futuro de la ampliación de reservas del Fondo Monetario que todavía está en discusión y se espera que el viernes, durante una reunión de ministros de Finanzas de las naciones más poderosas del mundo, se avance en las definiciones. 

La ampliación propuesta, de u$s 500 mil millones, representaría para la Argentina un refuerzo de u$s 3.350 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG), que le permitiría sortear parte de los vencimientos de deuda de este año. 

Con esa cifra, podría cubrir los u$s 2.400 millones que vencen con el Club de París y mantener un resto para los vencimientos de este año con el FMI mientas transcurren las negociaciones. Los DEG se esperan para abril, tras la reunión en la primavera boreal del Fondo y el Banco Mundial y la deuda con el Club vence a fines de mayo. El objetivo del Gobierno es refinanciar esos pasivos pero el grupo de naciones espera un nuevo programa con el FMI antes.

El monto podría ser mayor si se tienen en cuenta los reportes internacionales. Según una agencia de noticias de japón, la asignación de DEG podría trepar a u$s 650.000 millones. "Todavía continuamos los debates con el objetivo de acordar el impulso de los DEG para ayudar a los países de bajos ingresos pero aún no hemos concretado los detalles sobre el tamaño del impulso de los DEG y el momento del acuerdo", dijo un funcionario del gobierno japonés con conocimiento directo del asunto a la agencia Reuters.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios