Personas

Con la reglamentación de Ganancias se vuelcan más de $ 20.000 millones a la economía

Las empresas deberán desembolsar lo retenido entre enero y mayo a quienes cobren menos de $ 150.000 brutos. Cómo será la devolución que beneficia a más de 1.200.000 trabajadores.

La devolución de los montos retenidos desde principio de año por el impuesto a las Ganancias al grupo de asalariados y jubilados que dejarán de pagar el tributo gracias a la última reforma se pagará entre julio y noviembre en cinco cuotas y significará en total $ 20.835 millones que el Gobierno espera que se vuelquen al consumo.

Según la ley 27.617 que aprobó el Congreso el 8 de abril, pero con gran demora para ser reglamentada, quedan por este año al margen del impuesto cerca de 1.270.000 de trabajadores y jubilados. Exactamente los asalariados que tengan salarios netos de hasta $ 124.500 o jubilados que ganen menos de 8 haberes mínimos, es decir, $ 165.000.

En promedio, pese a que cada caso es distinto, se le deberá devolver a cada persona por mes $ 3473, lo que en el acumulado hasta mayo significa $ 17.365 por empleado. De esta manera, el esfuerzo fiscal mensual teniendo en cuenta a todos los beneficiarios será de $ 4167 millones.

Los cambios que promovió Massa con aval de Kirchner y Guzmán

 Como la mayoría de las empresas -que deberán abonarle a sus empleados las devoluciones- comienzan la liquidación de sueldos en la última semana del mes, se entiende que el monto por efecto retroactivo incluirá a los meses de enero, febrero, marzo, abril y mayo dado que no se llegará a dar con el próximo sueldo. Por eso se reflejará desde julio.  

"La ley está aprobada por el Congreso, pero como aplica desde el 1° de enero de 2021 los trabajadores no sólo dejarán de pagar sino que les tienen que devolver lo que les fue retenido de más. El máximo de devolución que corresponde a los empleados que se encuentran cerca del límite de los $ 150.000 es de $ 9.600 por mes. Por esto se demoró en salir el decreto, porque será mucho dinero que dejará de ingresar en la AFIP", explicó a El Cronista la tributarista Fernanda Laiun.

Las empresas ocupan un rol de 'intermediario' entre los empleados y la AFIP, por eso estos meses le fueron depositando al organismo de control. La dinámica de las devoluciones se espera que sea de la siguiente manera: las empresas harán los pagos a los empleados y eso se les descontará de lo que deben tributar a la agencia impositiva. Incluso algunas podrían quedar con créditos a favor.

De todos modos, en la resolución se detalla el instructivo que deberán seguir los empleadores para pagar la devolución en cinco partes.

El Gobierno busca promover el consumo en medio de nuevas restricciones

Quienes cobren más de $ 150.000 brutos se iban a ver obligados a empezar a pagar el impuesto desde las alícuotas más elevadas, exactamente un 27%. Sin embargo, en el debate en el Parlamento se definió que el Poder Ejecutivo cree un mecanismo gradual y progresivo.

"Las empresas son quienes deberán devolver las retenciones y eso afectará la recaudación de manera directa. El régimen de retención a empleados es el único régimen mensual, esta reforma es una especia de deformación de la ley del impuesto a las Ganancias", señaló Iván Sasosvky, CEO de Sasovsky y Asociados.

"La expectativa del Gobierno era compensar esta pérdida con lo que cobraban de más del impuesto a las Ganancias a las sociedades que acaba de ser aprobado y generará más recaudación, pero recién el año que viene: nunca estuvo pensando de dónde saldría este esfuerzo fiscal", concluyó Laiun.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios