Datos oficiales

En tres meses y medio, el Gobierno gastó la mitad de los recursos para subsidiar electricidad

Economía anticipa que habrá readecuación de partidas, mientras avanzan las audiencias públicas para subir tarifas y segmentar. El impacto de la guerra en la meta incumplible con el Fondo.

En tres meses y medio, el Gobierno ya consumió casi la mitad del gasto presupuestado para subsidiar la energía eléctrica, según datos oficiales. Al viernes 22, se habían devengado 335.342 millones de pesos, principalmente en pagos destinados a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), o el 47,83% del total presupuestado.

El dato sobre la principal partida presupuestaria destinada a subsidiar la energía es público y confirma la dificultad que tiene el Gobierno de reducir ese gasto, el más improbable de los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El ritmo de ejecución de las erogaciones destinadas a subsidios contempla un mes y medio de disparada de precios internacionales por la invasión de Rusia a Ucrania, que ocurrió casi en paralelo con el aumento en las tarifas de la electricidad en el área metropolitana y el gas de red a nivel nacional.

El Gobierno cumple la meta fiscal con el FMI pero con un rojo clave, una ayuda contable y presión a futuro

Tarifas: cómo es la segmentación que propone Martín Guzmán

El presupuesto destinado a Cammesa para compensar la diferencia entre el precio mayorista y el que pagan los usuarios es el más importante de los subsidios energéticos: $ 701.109,7 millones. 

Las otras dos partidas de subsidios energéticos muestran un ritmo de ejecución menor, pero se espera que aceleren hacia el invierno. El programa Formulación y Ejecución de Políticas de Hidrocarburos, desde el que se subsidia a las petroleras que participan del Plan Gas, devengó apenas el 13% de los 162.135 millones de pesos presupuestados. Las transferencias al Integración Energética Argentina (Ieasa) para importar gas totalizan $243.546 millones, de los que se ejecutaron $27.167 millones, o el 11,15%.

Hasta fines de marzo, se había ejecutado un 43,6% de la partidas energéticas, según la Oficina de Presupuesto del Congreso. El 86,9% de ese dinero devengado ($ 265.323 millones) se destinó a Cammesa. En el primer trimestre, el gasto en subsidios creció un 90,1% anual, en términos reales, de acuerdo con la OPC.

Recalibrando

Según fuentes oficiales, el motivo del cuello de botella es la prórroga del Presupuesto 2021 y su desfasaje contra la aceleración de la inflación. El Ministerio de Economía estimó, en el acuerdo con el FMI, la publicación de un Presupuesto 2022 actualizado para el 15 de abril. La fecha, indicativa, se postergó mientras Gobierno y Fondo "recalibran" las metas. Fundamentalmente, dos: las estimaciones de inflación y los subsidios. En Hacienda anticipan que el nuevo Presupuesto estará listo en cuestión de semanas.

Los especialistas en energía descuentan que el gasto se incrementará este año, sobre todo por el impacto de la guerra en los precios del combustible importado. Para Daniel Dreizzen, de Ecolatina, la cuenta subirá a al menos u$s 13.000 millones, contra los u$s 11.000 millones de 2021. Nicolás Arceo, de Economía y Energía, estimó hace dos semanas que podía subir hasta los u$s 16.700 millones. La cifra puede ser menor si se confirman los mayores despachos de gas desde Bolivia.

El recorte en los subsidios energéticos fue el único reclamo explícito del directorio del Fondo. El compromiso fue bajar en 0,6 puntos porcentuales los subsidios, aunque la meta exigible es el déficit primario de, 2,5% del PBI. "Los directores pidieron mejoras en la estructura del gasto, incluida la reducción de los subsidios energéticos costosos y no focalizados, al mismo tiempo que se expande el gasto en infraestructura", dice el comunicado con el que el organismo oficializó el acuerdo de facilidades extendidas con el país.

El gasto en subsidios pesa cada vez más en el total. Según la consultora LCG, el gasto real en energía casi se triplicó en marzo: trepó 190% anual. "En conjunto, el gasto en subsidios explicó 29% del aumento del gasto primario en el último mes, contra 11% durante los primeros dos meses del año, cuando el alza de los precios de la energía todavía no había reflejado los coletazos de la invasión de Rusia a Ucrania", indicó LCG luego de que el Economía difundiera que el resultado fiscal del primer trimestre sobrecumplió la meta acordada con el Fondo -en parte gracias a la contabilidad creativa de "rentas de la propiedad".

El gasto en subsidios "ya suma 0,4% del PBI en lo que corre del año, con solo un mes de precios altos por la guerra", insistió LCG.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.