LA SEGUNDA OLA DE COVID-19

Empresarios presionan para amortiguar los efectos de las nuevas restricciones

Se espera que en los próximos días se anuncien medidas tendientes a bajar la circulación, sobre todo nocturna. Temor por los efectos que esto podría ocasionar a la economía.

La inminente llegada de anuncios por parte del Gobierno, que impondrían nuevas restricciones a algunas actividades, comenzó a generar preocupación entre los empresarios de todos los sectores.

A la fuerte presión que las grandes empresas vienen realizando para evitar que nuevamente se cierren actividades -una medida que tampoco es bien vista por el Gobierno, que sabe el duro efecto que esto puede tener en la economía-, ahora también se sumaron los pequeños y medianos, que sostienen que un retroceso en las etapas de la cuarentena sería letal para muchos.

Desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) remarcaron a El Cronista que cerrar actividades "sería un suicidio" para la economía.

"Hay comercios que no tienen margen de maniobra de ningún tipo. Recién ahora algunos gastronómicos están comenzando a ver cierta mejora, pero es algo muy incipiente. Si tiene que volver a cerrar ahora, será el final para ellos", destacó Mario Grinman, presidente de la CAC.

El ejecutivo traza una diferencia entre las posibilidades de un cierre total, y de adelantar el horario de finalización de la jornada, tal vez la idea que más adeptos tiene hoy entre quienes deben tomar una decisión.

"Está claro que entre una cosa y otra, siempre es mejor al menos poder seguir trabajando, lo que no quita que complique todavía más la situación de muchos", dijo Grinman.

Dentro de este grupo de posibles afectados por las nuevas restricciones se encuentran, entre otros, los cines. Martín Álvarez Morales, titular de la Cámara Argentina De Exhibidores Multipantalla (CAEM), afirmó que hoy trabajan con un muy bajo nivel de aforo -del 30%-, y que no es allí donde el virus se propaga.

"Tenemos controles periódicos muy estrictos y se respetan todos los protocolos. Cerrar los cines sería una catástrofe para muchos", sostuvo el ejecutivo.

Más allá de esto, en Mendoza ya impusieron nuevas restricciones y el público debe salir antes de las 0, ya que 0.30 arranca la prohibición para circular.

Mientras tanto, en las grandes industrias el alerta sigue vigente. Si bien hoy está claro que el objetivo del Gobierno es no cerrar actividades, no pierden de vista ni el avance del coronavirus en la Argentina, ni los movimientos de quienes deben tomar decisiones respecto de las medidas para combatir el virus.

"El temor es que se vuelvan a imponer restricciones en algunos rubros, en caso de que la pandemia se haga incontrolable. Hoy entendemos que esto no está en el espíritu del Gobierno; pero estamos alertas", explicó uno de los referentes del mundo empresario.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios