COMICIOS LEGISLATIVOS

Se redefine el mapa político y la economía: qué ponen en juego el oficialismo y la oposición hasta 2023

El voto de los 34 millones de argentinos habilitados para elegir diputados y senadores nacionales implicará un test para el gobierno; los temas centrales que se ponen en juego

La Argentina no será la misma desde mañana. Las elecciones legislativas de este domingo impondrán un obligado cambio del mapa político y de la economía que se viene. Más allá del resultado electoral que deparan las urnas hay una realidad concreta que sin dudas cristalizará hoy la ciudadanía: un amplio sector social reclama cambios urgentes ante un país sumergido en una profunda crisis socioeconómica.

La ciudadanía definirá hoy en las elecciones nacionales la renovación de 127 del total de 257 bancas de la Cámara de Diputados mientras que en el Senado se renovarán 24 de los 72 escaños. También habrá en las provincias definiciones para las legislaturas locales y recambio en algunas intendencias. 

Pero los comicios de medio término impondrán mucho más que ese recambio legislativo y apuntan en rigor a ser un profundo test de la gestión de Alberto Fernández donde se juega el futuro de la Argentina para los próximos dos años.

Los 34 millones de argentinos que figuran en el Padrón Electoral están en condiciones de redefinir el mapa político del país y más allá de que se repita o no el resultado de las PASO que le fue adverso al gobierno, lo concreto es que hay cambios urgentes y sustanciales que deberá atender Alberto Fernández mañana mismo desde la Casa Rosada en función de lo que digan las urnas.

EL NUEVO CONGRESO

Lo inmediato del resultado es el recambio de fuerzas el 10 de diciembre que se dará en el Congreso.

La mayor tensión política está puesta en el Senado donde el oficialismo pone en juego el quórum propio que tuvo hasta ahora. Si se replica el resultado de las PASO el peronismo pasaría de tener de 41 senadores a 35, es decir, dos menos para lograr quórum propio. Para el cuerpo legislativo que preside Cristina Kirchner sería un golpe mortal porque allí no sólo se impulsaron hasta ahora gran parte de los proyectos de ley del gobierno sino que se pondría en juego la designación del Procurador, los nombramientos de jueces federales, embajadores y de la vacante que deja en la Corte Suprema Elena Higthon de Nolasco, entre otras cosas.

En Diputados, Sergio Massa seguirá administrando una profunda grieta aunque un eventual predominio de primera mayoría de Juntos por el Cambio amenaza al PJ con el reclamo de la presidencia de la Cámara baja. No es un tema menor porque en Diputados está pendiente hoy uno de los ejes centrales del gobierno como es la aprobación antes de fin de año del proyecto de presupuesto 2022.

NUEVO GABINETE

Es altamente probable que el resultado electoral conlleve un recambio ministerial del gobierno.

Con la furibunda carta abierta de Cristina Kirchner tras la derrota del Frente de Todos en las PASO se aceleró ese proceso y hubo cambios de ministros. Pero en el Frente de Todos admiten que más allá del resultado electoral se impone un nuevo cambio de figuras en el gabinete.

Bajo la lógica cristinista de los "funcionarios que no funcionan" aparecen el ministro de Economía, Martín Guzmán; el canciller Santiago Cafiero y el ministro de Producción, Matías Kulfas como los principales funcionarios señalados para este recambio. No se trataría sólo de un simple intercambio de figuras sino que este reajuste de gabinete implicaría una reconfiguración del gobierno hacia un esquema moderado o hacia una eventual radicalización estatista de corte kirchnerista duro.

Esta será también una señal para saber si el albertismo subsiste o queda envuelto en la nada misma.

ACUERDO CON EL FMI

En el acto de cierre de campaña en Merlo, Alberto Fernández lanzó una velada amenaza al sostener: "en la negociación con el FMI  me voy a tomar todo el tiempo que sea necesario".

La afrenta presidencial pareció más una puesta en escena para satisfacer los deseos rupturistas de Cristina Kirchner que una necesidad real.

Es que en marzo será el primer vencimiento de pago por 19.000 millones de dólares de la deuda al FMI y si la Argentina no cuenta con un acuerdo cerrado para ese entonces le depara el default con todo lo que ello implicaría para la economía.

También la decisión de la ciudadanía en las urnas podría marcar la necesidad de que el Gobierno entre en el camino de la racionalidad en lugar de avanzar hacia la ruptura con el mundo para evitar así otra crisis similar a la del 2001.

ALBERTO VERSUS CRISTINA

El resultado electoral de hoy impondrá inevitablemente una redefinición del vínculo entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Hay quienes en el Frente de Todos apuestan a una eventual radicalización del cristinismo como eje político de la Argentina o quienes vislumbran una ruptura del albertismo con La Cámpora y el cristinismo duro.

La relación entre el Presidente y la vicepresidente está rota desde hace mucho tiempo. Las elecciones legislativas podrían acelerar ese proceso de ruptura o eventualmente simularlo por un tiempo más, lo que implicaría una agonía mayor del frentetodismo.

El Presidente ya adelantó en gestos recientes que se refugiará en la CGT y los movimientos sociales para los dos años que le quedan de gobierno. Nadie tiene en claro de que eso haya sido una declaración de guerra o simplemente un acto de supervivencia. 

En esta puja interna de Alberto y Cristina se pondrán en juego muchas más cuestiones de la economía que viene como ser: el incremento de los subsidios, un ajuste en las tarifas, un mayor congelamiento de precios, una eventual devaluación, la política cambiaria, el cepo a las importaciones o mecanismos más fuertes de intervencionismo estatal. Todo esta en debate.

MAPA OPOSITOR

La oposición no las tendrá nada fácil para el día después de los comicios. Si se reitera el resultado de las PASO no sólo deberán reordenar sus batallas internas sino demostrar abiertamente cuáles son las propuestas concretas para salir de la crisis.

Horacio Rodríguez Larreta apostó fuerte en estos comicios con Vidal y Santilli como caballos de Troya en la CABA y Buenos Aires. Los "halcones" de Juntos liderados por Patricia Bullrich deberán acercar posiciones y definir si quieren acercarse más a figuras de la derecha como las de Milei y Espert o bien virar hacia el centro de cara al 2023.

Macri que decidió modificar su rol y jugar fuerte en la campaña también apuesta en estos comicios sus planes para los próximos años. Nada está cerrado aún en el frente opositor.

ACUERDO SOCIAL

Las elecciones dejarán sin dudas un país profundamente fragmentado. La posibilidad de una mayoría cómoda es impensable en la Argentina y ante una fragilidad social y económica que vive el país se impone la necesidad de sellar un acuerdo nacional de amplitud entre todos los sectores políticos.

Sergio Massa ya adelantó en sus 10 puntos de un acuerdo por 20 años esta jugada.

En la Casa Rosada el titular del Consejo Económico y Social, Gustavo Béliz, también mira con firmeza la idea de convocar a empresarios, sindicalistas, movimientos sociales, iglesias y oposición en una gran mesa de acuerdos.

El pragmatismo peronista impone que no se puede esperar más. La Argentina necesita urgente de un pacto social y los comicios de hoy sólo remarcarán que eso es una deuda pendiente ineludible.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios