Cierre de campaña

Alberto, Cristina y Massa estamparon una postal de unidad para reanimar la gestión desde el lunes

El Presidente, la Vice y el titular de Diputados compartieron escenario en Merlo con un llamado a la gente que los llevó al poder en 2019. Con un mensaje a la oposición y a los acreedores, reaseguraron que el crecimiento será "con inclusión", y evitaron condicionarse por una derrota el domingo.

El último esfuerzo dedicado a recuperarse del tremendo golpe que significó la derrota en las PASO encontró al Frente de Todos nucleado alrededor de un escenario que Alberto Fernández y Cristina Kirchner, finalmente, compartieron en Merlo, donde se esforzaron por dar una imagen de unidad, pese a las desavenencias que existen entre ellos.

Reencontrados frente a las cámaras, Alberto y Cristina, junto al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y la primera candidata a diputada en la Provincia, Victoria Tolosa Paz, hilvanaron un discurso homogéneo que se enfocó en asegurar la plena vigencia de la alianza más allá del revés que esperan el domingo, y la consolidación del programa que pretendían aplicar en 2019, de no mediar la pandemia. Así lo dejaron entrever en sus discursos, a excepción de la vice, que permaneció callada, sentada y distante al Presidente, pero que se llevó casi todos los elogios del público.

El oficialismo insistió en que, pasadas las elecciones, "empieza una Argentina diferente", con eje "en la producción y el trabajo", "pase lo que pase el 14 de noviembre". El primus inter pares de los Diputados, Sergio Massa, reconoció en su discurso los puntos flojos de la gestión, que atribuyó a la pandemia de Covid-19, pero garantizó que el lunes "seguiremos recorriendo el camino del crecimiento acompañado de la inclusión", sosteniendo que "viene la tarea de que el crecimiento se derrame en un país con igualdad de oportunidades".

Kicillof, en tanto, insistió en "una recuperación con inclusión social, que le llegue a todos y a todas", y evaluó que en esta elección se define "cómo y hasta dónde llegará el crecimiento con justicia social".

Fernández sostuvo que su gobierno reaccionó al cachetazo que representó la derrota en las PASO; resaltó la discusión abierta con los empresarios para morigerar la inflación, y recalcó el congelamiento de precios, la mejora de las asignaciones familiares, la mayor carga tributaria sobre grandes empresas que sobre pymes; el Impuesto a las Grandes Fortunas, y el mantenimiento del cuadro tarifario en los servicios públicos.

"Estamos haciendo y mucho. Lo primero y esencial es la unidad de nuestro espacio", dijo en relación con su tropa. Refiriéndose a la deuda, insistió en que no le dará "la razón al Fondo" y que se tomará "el tiempo que haga falta para encontrar el mejor acuerdo para los argentinos".

Junto a Cristina Kirchner, Alberto Fernández dijo que "tomará el tiempo que haga falta" para acordar con el FMI

Las palabras de Fernández sonaron en línea con los esfuerzos que realiza por garantizarse gobernabilidad en adelante. 

Esta semana, recibió el apoyo de la CGT reunificada, e inició contactos con el empresariado para mostrar amplia representatividad y así pelearle al FMI un programa de repago de los u$s 44.000 millones girados durante la gestión anterior que no comprometa ni detenga "el ciclo virtuoso del crecimiento" con el que se entusiasma la Casa Rosada a partir del rebote de la pandemia. 

Todo ello, en el marco de negociaciones con el FMI que apuntan a sellar un acuerdo en enero o febrero, y que no contemplaría la consigna más agitada por el kirchnerismo: "Primero se crece; después, se paga".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios