Más errores no forzados

Berni vs. Frederic: el "lunes negro" en la campaña del oficialismo

A las polémicas desatadas por las declaraciones de la ministra de Seguridad y la precandidata Tolosa Paz se sumó la reactivación de la interna de la Rosada con el ex funcionario cristinista, en un tsunami de errores no forzados junto a novedades judiciales.

Fue un lunes negro para la campaña del Frente de Todos. Un tsunami de errores propios, conjugados con la el timing de resoluciones de pasados escándalos. Por un lado, una frase de Victoria Tolosa Paz sobre el sexo y el peronismo generó no sólo memes en las redes, también la intromisión en el debate de Sergio Berni, lo que destapó una interna que parecía contenida en el trayecto electoral. Todo como una seguidilla del Olivosgate y la polémica defensa presidencial de la maestra viralizada al gritarle a un alumno.

"Por más garche que haya, el pueblo es infeliz si no hay equidad social", le replicó el ministro de Seguridad bonaerense a la primera precandidata de la boleta que también ocupa más abajo su esposa, Agustina Propato. "Nosotros vinimos para hacer posible la felicidad de un pueblo y la grandeza de una Patria, y no hay felicidad de un pueblo sin garchar", había expresando, entre risas, en una entrevista con los humoristas Pedro Rosenblat y Martín Rechimuzzi.

Pero Berni no se quedó sólo en el debate por la identidad peronista: en el peor momento para la Casa Rosada, reavivó su pelea con su equivalente nacional. "Suiza es más tranquilo, pero también más aburrido", sostuvo en otra entrevista el día anterior Sabina Frederic, lo que destapó una andanada de críticas opositoras, entre ellas la de Diego Santilli, rostro de la bandera de la seguridad de Juntos en tierra bonaerense.

Hasta el embajador de Suiza en la Argentina, Heinrich Schellenberg, aprovechó la polémica y difundió un spot turístico de su país en sus redes sociales. "El aburrido de (Roger) Federer", escribió junto a la pieza del tenista y el acto Robert De Niro. "No hablé del tema de seguridad. Estoy diciendo que tiene que ver con la cuestión política", intentó explicar luego la funcionaria, en radio La Red, pero la fogata ya había sido prendida.

"Es un loco", repiten el apodo de Berni en la Casa Rosada, donde otra vez se llamaron a silencio público para evitar alimentar la polémica interna, a modo de intento de explicación. Las tesis albertistas para analizar las supuestas intencionalidades del ex Secretario cristinista se siguen multiplicando sin arriesgarse por ninguna. Para entonces, con el Suizagate desatado, ya el ministro provincial había acusado a Frederic: "Se la pasó de joda toda la pandemia". La ministra no quiso responderle. "No tenemos para contestar. Cada uno es dueño de su palabras", replicaron desde Seguridad.

Como si fuera poco, con un Alberto Fernández que ahora no había generado ninguna polémica, se sumaron también dos nuevos capítulos de escándalos oficiales por el lado judicial. Primero, la Sala I de la Cámara Federal porteña ordenó reabrir la causa por el Vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud y el Hospital Posadas luego que fuese archivada parcialmente por la jueza federal María Eugenia Capuchetti. Fue 24 horas después del escrache que sufrió el eyectado ministro de Salud, Ginés González García, en un restaurante de Puerto Madero, otro episodio incómodo para el oficialismo como capítulo de campaña.

En segundo lugar, sin lograr dar el Olivosgate por terminado como pretende el Gobierno, el fiscal federal Ramiro González pidió desestimar el planteo de inconstitucionalidad del DNU presentado por una de los invitadas al cumpleaños de Fabiola Yañez en 2020.

Mañana, con un nuevo desembarco en el conurbano, desde Tecnópolis, Fernández afrontará la recta final a las PASO con una foto con gobernadores y dirigentes que espera que traiga tranquilidad al todismo.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios