Olivosgate: Alberto pidió el sobreseimiento y donar $ 630 mil de su sueldo al Malbrán

Sin abogado, el Presidente se presentó esta tarde en la Justicia para ofrecer la mitad de su salario durante cuatro meses en concepto de "reparación del daño potencial" por la reunión clandestina para celebrar el cumpleaños de la primera dama en 2020.

El presidente Alberto Fernández se presentó esta tarde a la Justicia "por derecho propio y sin abogado patrocinante", informaron fuentes oficiales, para plantear la "reparación del daño potencial que se hubiere causado", en relación al cumpleaños de la primera dama, Fabiola Yáñez, del pasado 14 de julio de 2020, cuando regía el DNU del aislamiento obligatorio. 

Según las mismas fuentes, el mandatario ofreció depositar "durante cuatro meses consecutivos la mitad de su salario" en concepto de donación al Instituto Malbrán. Al no considerar la existencia de un delito, en el mismo escrito, el mandatario pidió ser sobreseído. La presentación se realizó electrónicamente a las 17.50 en el Juzgado Criminal y Correccional Federal 7, secretaría 13.  

¿Por qué la mitad del sueldo? "Por que necesita pagar sus gastos corrientes", aducen desde Presidencia. 

La última información disponible en los registros públicos de la remuneración presidencial se remonta a registros de diciembre de 2020: según el portal Datos.gob.ar, el mandatario comenzó este año cobrando $ 354.694,16 brutos

Al igual que el resto de la administración pública, Fernández tuvo un aumento salarial durante el 2021, lo que acercó su sueldo a los $ 400 mil, de nuevo como remuneración bruta. Fue tema de debate al inicio de la pandemia pero, más allá de un congelamiento que firmaron Cristina Kirchner y Sergio Massa en el Congreso, el oficialismo no evitó subirse al reclamo opositor de una baja salarial. 

De esta forma, según precisaron desde la Casa Rosada, Fernández está cobrando en mano $ 315.259. La mitad de eso durante cuatro meses equivale, entonces, a $ 630.518 que recibiría el Malbrán. 

Alberto acordó una estrategia judicial para el Olivosgate: por qué dice que no cometió ningún delito

Si bien estuvo hablando en nombre de su defensa en los últimos días, Fernández se representó en esta presentación a sí mismo, sin la firma del abogado Gregorio Dalbón, que impulsó la querella presidencial contra Patricia Bullrich por sus declaraciones en torno a las negociaciones de Pfizer. "Dalbón es de consulta, no es su abogado", precisan en la Rosada. 

"Técnicamente no es un delito pero ofrece resarcimiento. No hay dolo. Es un delito abstracto", insisten en el círculo presidencial, un argumento que ya ha sido explicado en este mismo medio. Ocurre que, según la visión presidencial, al no haber existido una cadena de contagios producto de aquel festejo en Olivos con más de una decena de invitados, no se produjo entonces la violación a su propio decreto. 

Aquella noche del 14 de julio, el AMBA (es decir la Quinta de Olivos por encontrarse en Vicente López) estaba dentro de la figura del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) del decreto 576/2020. En su artículo 19, inciso 2, en la enumeración de actividades prohibidas, figuraba la realización de "eventos públicos y privados: sociales, culturales, recreativos, deportivos, religiosos y de cualquier otra índole que impliquen la concurrencia de personas". 

"Puede haber una conducta reprochable. La reparación no admite culpa. Es como una conciliación y deberá homologar el juez y si lo hace se extingue la acción penal", reportan desde el círculo presidencial.  

A continuación, la presentación judicial: 

Tags relacionados

Comentarios

  • HAS

    Hector Augusto Scoccia

    26/08/21

    ¡Pero está en pe...!
    Tiene sí que pagar TODO LO QUE GASTAMOS en el cumpleaños de su querida y además buena multa y -en el mejor de los casos- "probation", que sé yo 200 ha limpiando la facultad de derecho UBA por ejemplo

    1
    0
    Responder
  • JJT

    Juan Jose Tamburini

    26/08/21

    SOBORNOS, o que es esta mierda

    2
    0
    Responder
  • SD

    Sergio Darío

    26/08/21

    Antes le tenía un poco de bronca al títere, pero ahora empiezo a sentir lástima por él y por lo que queda de lo que otrora fuera un gran país. Por lo menos habría que disimular que se maneja todo a dedo y fingir que las penas las fijan los jueces y no los acusados.

    0
    0
    Responder