INFORME CON IMPACTO LOCAL

Directas e indirectas del FMI a Argentina: ajuste del gasto y suba de tasas, cueste lo que cueste

El Fondo Monetario pidió más dureza fiscal y monetaria al país para estabilizar y contener la inflación. A nivel regional, planteó un dilema entre contener los precios y defender la actividad económica y dio una respuesta contundente.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró que Argentina deberá implementar "políticas más restrictivas" para contener la inflación y estabilizar la economía, al presentar un informe regional en el que advirtió que las condiciones financieras mundiales empeorarán y que los países deberán mantener políticas duras fiscales y monetarias mientras focalizan la ayuda en los sectores "vulnerables". Afirmó que las perspectivas "se están agravando".

El plan con el FMI es enfriar la economía en el 2023 electoral: la letra chica

Ajuste en planes sociales y jubilaciones: de cuánto será el recorte real en el Presupuesto 2023

"En Argentina, las vulnerabilidades internas y la incertidumbre en torno a las políticas, sumadas a un empeoramiento del entorno externo, están agravando las perspectivas", advirtió el Fondo. "La adopción de políticas más restrictivas en el marco del programa respaldado por el FMI será fundamental para apuntalar la estabilidad y contener la inflación, que ahora se proyecta que ascenderá a 95% a finales de 2022", continuó. "Se proyecta que el crecimiento del PIB real se modere a 4% este año, pero los riesgos a la baja predominan sobre estas perspectivas", finalizó.

El Fondo se apegó a las proyecciones macroeconómicas del proyecto de Presupuesto 2023: crecimiento del 2% e inflación punta a punta, a diciembre del año próximo, del 60%. También reiteró que el déficit primario deberá ser del 2,5% este año y caer al 1,9% el año próximo. Eso supondrá una contracción del gasto público: deberá bajar del 34.9% del PBI estimado para este año al 33,7% en 2023.

El Fondo recomendó mantener políticas restrictivas para contener la inflación.

El organismo se aferró a las recomendaciones del último staff report, en donde detalló un conjunto de medidas orientadas a bajar el gasto mediante un ajuste económico en importaciones, jubilaciones, salarios y ayuda social.

Indirectas

El FMI espera que la región crezca 3,5% este año, pero redujo a 1,7% la estimación para 2023, desde el 2% previsto en julio. Aseveró que América latina afronta "la inflación más alta registrada en dos décadas" y celebró la rápida respuesta de los bancos centrales, que "elevaron las tasas de interés mucho más pronto que en otras economías". Eso, dijo, "ayudó a contener las presiones de los precios". Pero "la inflación sigue siendo alta y se prevé que remita solo gradualmente".

La actividad podría desacelerar con más fuerza: "Los precios de los commodities podrían caer más abruptamente", dijo Nigel Chalk, director interino del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo.

Ante eso, el FMI se aferró a las recomendaciones de endurecimiento fiscal y monetario, en un mensaje regional que también puede leerse en clave argentina. Sostuvo que los países deberán "proteger a los más vulnerables" pero sin relajar las tasas de interés ni la vigilancia de las cuentas públicas.

"El apoyo fiscal desplegado para amortiguar el impacto en los más vulnerables debe ir acompañado de medidas compensatorias, cuando no exista espacio fiscal, pero en otros casos también debe respaldar los esfuerzos de las autoridades monetarias para controlar la inflación", consideró en el reporte que firman Chalk, la subdirectora Ana Corbacho y el jefe de la división de Estudios Regionales, Gustavo Adler.

Efecto de la suba de tasas

El Fondo advirtió que la suba de tasas de interés de la Reserva Federal "podría tener un impacto considerable sobre las condiciones financieras internacionales", en momentos en que los países aumentaron sus niveles de deuda para hacer frente a gastos vinculados con la pandemia. Aunque matizó: "Las salidas de inversiones de cartera han sido moderadas y graduales" en comparación con eventos anteriores.

¿Inflación o actividad?

En paralelo, planteó una disyuntiva entre el control de la inflación y el sostenimiento de la actividad económica y se pronunció claramente a favor del primero. "Las autoridades monetarias deben centrarse en las ventajas a largo plazo de la estabilidad de precios, y no en los efímeros costos del producto debidos a una política monetaria más restrictiva", indicó.

"Visto que los datos demuestran que la política monetaria logra contener la inflación y conlleva efectos sobre el producto meramente transitorios, los bancos centrales deben estar preparados para endurecer aún más la política monetaria, de ser necesario, para responder a una inflación persistente, y no relajarla de forma prematura".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.