Migraciones

Compras de lujo en el exterior ¿cómo detecta la Aduana los bienes no declarados?

Un reloj de € 52.000, aros de € 6.000 y un brazalete de u$s 5.000 fueron detectados en el aeropuerto de Ezeiza junto a muchos más bienes de alta gama; ya se recuperaron más de $ 7 millones

Aunque es conocido que las compras realizadas en el exterior deben declararse, al superar la franquicia de u$s 500, muchos argentinos buscan la forma de sortear la norma y, al tratarse de productos nuevos, se asumen como una importación lo que implica un tributo que ronda el 6% del valor del bien.

Gracias a un acuerdo de intercambio de información con España, la Aduana recaudó en los primeros ocho meses del año 7.460.882 de pesos de los consumos de alta gama no declarados por turistas argentinos provenientes de España.

Cómo es el rulo que se arma con el dólar de los fletes

Cepo a las importaciones: una advertencia de Sergio Massa frena triangulaciones para pagar menos impuestos

"El intercambio de información con España es fundamental, dado que en muchos casos los turistas traen los bienes puestos, argumentando que ya los poseían antes de salir del territorio argentino", explicaron desde la Aduana y destacaron que, el conocimiento certero que el organismo de control tiene de los detalles de las compras le permite ser inflexibles.

En ese sentido, es válido recordar que tanto los productos tecnológicos como los bienes de lujo deben ser declarados al momento de salir del país, para evitar un contratiempo en la Aduana al regresar. 

¿cómo es el mecanismo?

Cuando los turistas argentinos piden la devolución del IVA en aeropuertos ibéricos, de forma sistemática, la Aduana recibe una alerta de información y, con estos datos, le pide a la Dirección de Migraciones identificar el vuelo con los pasajeros en cuestión, que al arribar al país son revisados para identificar si tienen declarados o no los bienes.

Entre los casos más emblemáticos detectados en lo que va de 2022, la cartera que conduce Gabriel Michel, encontró un reloj valuado en 15.375 euros, cuya tributación aduanera fue de 960.804 pesos, y otro de 52.066 euros que inicialmente quedó retenido en Ezeiza, ya que el pasajero no contaba con suficiente capital para cancelar su obligación tributaria. 

Finalmente, según describe la información oficial, seis días más tarde, tras abonar los $3.169.385 correspondientes, el titular del reloj pudo reunirse con su joya.

Importaciones: empresas de consumo masivo en la mira por sobrefacturación y lavado de activos

Cómo es el plan de Massa para captar los dólares de la construcción, automotrices y electrónicas

En lo que va de agosto, sólo en vuelos provenientes de Madrid, fueron detectados un brazalete de 5.938 dólares, dos relojes Hublot de cerca de 10.000 euros cada uno y otro Tag Heuer de 5.343 euros, que finalizaron tributando $324.1635, $581.394, $475.388 y $280.000, respectivamente.

En otras operación, también durante este año, los funcionarios encontraron sin la declaración correspondiente, un reloj Cartier de 5.165 euros, por el que el pasajero tributó $273.486; unos aros de 5.082 euros, que resultaron en un pago de $321.418,50; un brazalete de 5.910 euros, cuyo tributo consistió en $395.178 y, finalmente, un anillo de 3.843 euros, que tributó $201.792,50.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.