Medidas

Carne: el impacto que tendrá en precios y exportaciones el plan del Gobierno

En las primeras tres semanas de junio la carne subió 3,5%: los especialistas no creen que pueda torcer el rumbo. Desde el comercio exterior prevén que el cepo light implicará una pérdida de ingresos.

La reapertura parcial de las exportaciones de carne y la prohibición de vender al exterior cortes "populares" que se comercializan en el mercado interno no disminuirán el ritmo de la suba de precios en los alimentos más que a cortísimo plazo, estiman los analistas, al tiempo que generará un recorte del ingreso de divisas por cerca de u$s 1000 millones.

La medida del Gobierno parte de la altísima tasa de inflación de los alimentos y de las carnes, que desde noviembre acumulan una suba de 53% según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), más de 20 puntos más que el nivel general en el período, de 30%. Y junio no empezó mejor: LCG registró una suba en alimentos de 2,8% en las primeras tres semanas del mes, con aumentos en carnes de 3,5%.

Para los analistas influyó la retracción de la oferta a partir de las medidas de fuerza del sector ante el repentino cierre de las exportaciones, y con el levantamiento parcial de las restricciones no esperan resultados más auspiciosos.

Para los economistas será difícil revertir la escalada de los precios

"La medida puede tener un efecto en el corto plazo sobre los precios internos, pero en un periodo un poco más largo podría tener efectos negativos sobre la producción del sector. Eso revertiría el efecto inicial", explicó Joaquín Waldman de la consultora Ecolatina, teniendo en cuenta el desincentivo a la producción que genera la restricción en un complejo que exportó el año pasado cerca de u$s 3000 millones.

En tanto, Joel Lupieri, de la consultora EPyCA, considera "muy difícil" que se pueda frenar la escalada en los precios con estas prohibiciones, al argumentar que el problema es inherente a la cadena de producción y no tanto a la exportación. "En los últimos 12 meses el precio del ganado en pie ha trepado mucho más que la inflación local, de modo que la carne faenada está 'atrasada' con respecto al costo de los insumos", señaló.

Además, agregó que los contigentes vacunos que se exportan (como vacas o vaquillonas a China) no son parte de los preferidos en el mercado doméstico, de modo que al poner los saldos no exportados en la plaza local su impacto será muy limitado en materia de oferta.

Esta medida forma parte de un plan de contención de precios del Gobierno de cuya efectividad los analistas son bastante escépticos. Controles y acuerdos de precios que achican los márgenes minoristas, el atraso en el ajuste de tarifas y una depreciación menor del dólar oficial en el mercado de cambios también integran el menú, aunque desde diciembre, primer mes de la poscuarentena, la inflación viene subiendo a un 4% mensual promedio.

Por el lado de las exportaciones del sector la medida también es cuestionada por los especialistas en comercio exterior, dado que recortan sus previsiones entre u$s 700 millones y u$s 1200 millones para este año. 


Es que se espera que el escenario de este año sea similar al de 2018, cuando se exportaron 208.000 toneladas de carne congelada, mientras que en 2020 se exportó más del doble, unas 468.500 toneladas por u$s 1940 millones. 

Y dentro de este segmento, que excluye la carne refrigerada 'premium' que se envía a Europa, China es el principal destino, con 402 millones de toneladas y u$s 1591 millones, por lo que su reducción al 50% haría perder un importante flujo de divisas. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios