Mercosur

Argentina busca dilatar la apertura comercial, pero Bolsonaro viene por esa meta

Pese a que todas las partes admiten que tienen que actualizarse los aranceles externos, la velocidad del debate es lenta. Argentina busca que la reducción sea únicamente para los productos que no se fabrican en el Mercosur.

El Mercosur cumple 30 años luego de haber estado cerca de su ruptura a principios del año pasado y en medio de la discusión sobre la flexibilización comercial. Se celebrarán en la Argentina el 26 de marzo con la presencia de los presidentes de Brasil, Uruguay y Paraguay. Se debaten otras cuestiones relevantes sobre su futuro como el acuerdo fallido con la Unión Europea y futuros tratados de libre comercio con nuevos mercados como Corea del Sur o India, de todas formas la apertura del bloque es a lo que más atención se le dedica actualmente.

Por ser una unión aduanera el arancel entre los países miembros del Mercosur es cero y, con terceros países se acuerda un arancel externo común (AEC) que actualmente es de 13% en promedio. El gobierno de Jair Bolsonaro propuso reducir las trabas comerciales a la mitad, es decir, a 7% en promedio.

"El promedio global de aranceles teniendo en cuenta todo el mundo, es del 5%, el del Mercosur es 13%, es el bloque más cerrado del planeta", afirmó Marcelo Elizondo, especialista en negociaciones internacionales.

Nuestro país, que por el primer semestre del año tiene la presidencia pro tempore del bloque, habilitó cuatro reuniones para tratar la modernización de los aranceles. Las primeras negociaciones fueron en torno a la cuantía de la baja del arancel, pero al haberse agotado ese debate, la Argentina propuso que la reducción sea únicamente para los productos que no se fabrican en el Mercosur.

¿Cuál será la lista de artículos? Según pudo saber El Cronista, la discusión avanza lento y la intención oficial es que la baja arancelaria no se apruebe en el período que Argentina preside el bloque. Todavía no hay definiciones de la cantidad, pero se negocia de a 50 de una lista inmensa que contiene bienes de los cuatro países.

"Es una novedad que Brasil tenga una posición aperturista, Uruguay históricamente había pedido la baja porque no tiene industria", explicó una fuente de Cancillería que integra la mesa que analiza actualmente la actualización y modernización del AEC y, deslizó: "actualmente hay un arancel alto y antiguo, habrá una actualización".

En esta línea, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, expresó hace algunas semanas: "Pertenecemos al Mercosur, vamos a cumplir 30 años de esta asociación y como toda asociación hay que reverla y mirarla, y el próximo paso en este mundo moderno es el de la flexibilización, para que cada país, aun perteneciendo, pueda avanzar".

En el mundo hay cerca de 20 bloques de integración. Si se mide el comercio internacional total de los países miembros de cada uno con el resto del mundo, el Mercosur es el que tiene menor ratio de comercio en relación al PBI de la unión, es del 14% fruente al promedio mundial de 30,1%.

"La discusión actual es más práctica que ideológica. Brasil, Uruguay y Paraguay reconocen que es el bloque comercial con menor intensidad comercial externa y que esto afecta a la competitividad de sus economías", opinó Elizondo.

La estrategia del Gobierno de Bolsonaro es ambiciosa, busca flexibilizar el Mercosur en tres planos. El primero, es bajar el AEC. El segundo, acordar con nuevos mercados y finalizar el proceso pendiente con la UE. Actualmente hay negociaciones con India, Canadá, Líbano, Singapur y Corea del Sur. Y, el tercero, flexibilizar la Unión Aduanera para que se permitan acuerdos de libre comercio de cada país por separado

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios