Alberto Fernández recibe a la CGT con clima gremial tenso pero sin agenda previa ni anuncios a la vista

El telón de fondo del encuentro se encuentra marcado por un reguero de conflictos sindicales, donde el más destacado de todos es el que protagoniza el sindicato del neumático. Bonos, sumas fijas y/o paritarias "libres" en reapertura permanente, estarán en discusión.

El presidente Alberto Fernández recibirá esta noche a los dirigentes de la "mesa chica" de la CGT en la Quinta de Olivos.

El telón de fondo del encuentro se encuentra marcado por un reguero de conflictos sindicales, donde el más destacado de todos es el que enfrenta al sindicato del neumático con las empresas del sector, respecto del cual la central obrera aún no se ha pronunciado oficialmente, aunque algunos de los gremios que la integran o dirigentes de ellos sí lo han hecho, y sumaron su firma a un afiche de apoyo que los dirigidos por Alejandro Crespo dieron a conocer en las últimas horas.

En la cena, según trascendió, la agenda será "abierta", un eufemismo para señalar que no hubo un acuerdo previo sobre los temas a tratar y lo que ha bajado cualquier expectativa de que surja algún anuncio tras el encuentro. "Es agenda abierta. Seguramente saldrán temas sindicales, políticos y sociales. Pero es para volver a tener las reuniones periódicas con Alberto", reveló a El Cronista un jefe cegetista.

Otro dirigente de la central lo confirmó: "Sin agenda previa, esto es como una reunión de amigos donde seguramente saldrán temas políticos y sociolaborales".

En esa misma línea, otro de los capos cgtetistas especificó: "Se trata, por sobre todas las cosas, de volver a tener las reuniones periódicas con Alberto Fernández".

Estaba previsto que, por la central obrera, asistiera desde las 21 una pequeña pero influyente delegación, integrada por los miembros del triunvirato Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (Estaciones de servicios), representantes de grandes gremios como Andrés Rodríguez (UPCN) y Gerardo Martínez (UOCRA), además de José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).

No estaba claro si el restante integrante del triunvirato, el camionero Pablo Moyano, en tensión con el resto de la conducción cegetista, iba a concurrir. "Creo que no lo invitaron", deslizó a la agencia Noticias Argentinas un hombre del entorno del hijo de Hugo.

Hoy, precisamente, Pablo Moyano calificó hoy al conflicto en el sector de neumáticos como "grave" y señaló que tiene un impacto importante en el sector del transporte.

"Nosotros estamos por empezar las paritarias y esperemos no encontrarnos con ninguna sorpresa por parte de los empresarios, porque vamos a empezar con medidas si no se logran los salarios que merecen los camioneros", marcó Moyano.

La realización del encuentro fue difundida por hombres de la CGT, mientras que en Casa Rosada seguían sin confirmarlo hasta bien entrada la noche, aun cuando los canales de noticias mostraban el ingreso de algunos de los triunviros a la quinta presidencial. 

Los dirigentes sindicales volverán a ratificar ante el mandatario, precisamente, su postura de que las paritarias deberán seguir abiertas para al menos empatar la inflación acumulada, que sigue sin dar tregua y que todo indica que terminará el año en torno al 100 por ciento.

Por su parte el ministro de Economía, Sergio Massa, no iba a participar, trascendió. Si está el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, según confirmaron a El Cronista fuentes de la cartera laboral.

En medio de la escalada de precios, el Gobierno dejó entrever semanas atrás la posibilidad de implementar un bono de emergencia para todos los asalariados privados.

La idea es aceptada por las corrientes sindicales cercanas al kirchnerismo pero no es bien vista por la conducción de la CGT, que cree que esos mecanismos a la larga no sirven para que el bolsillo pueda recuperar terreno frente a la inflación.

Los popes cegetistas prefieren como "mal menor" que se mantenga el actual esquema de "paritarias permanentes" en la que los gremios negocian actualizaciones cada tres o cuatro meses en promedio.

 De hecho, uno de los primeros en ingresar a Olivos, Héctor Daer, aplacó la cuestión de que el Gobierno vaya a dar alguna suma fija por decreto: "Para qué, si están las paritarias abiertas", cortó el hombre de Sanidad

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.