En 2019 la deuda de las eléctricas por la energía de Cammesa creció 50%

Las provincias y las firmas privadas le deben $ 29.194 millones a la sociedad mixta controlada por el Estado. Edenor y Edesur no descartan dejar de pagar la energía, pero por ahora no lo concretarán

Las distribuidoras eléctricas de todo el país quedaron debiendo unos $ 29.194 millones a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) hasta noviembre del año pasado, lo que representa un salto de 50% en relación a los $ 19.507 millones que adeudaban a diciembre de 2018 por la energía comprada, según un informe del Observatorio de la Energía (Oetec).

Si bien el incremento va en línea con la inflación, algunas provincias como Misiones (de donde viene el flamante secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani) treparon a la cabeza del ranking -$ 6683 millones-, mientras otros distritos, como Chaco, arreglaron con el Estado para cancelar la deuda. Dentro del monto considerado, las cooperativas participan con $ 9293 millones, con las de Chubut con el 67% del total.

Con el congelamiento extendido de las tarifas, la cadena de pagos del sector puede deteriorarse aceleradamente y el Estado deberá aportar más subsidios, según contaron en off the record fuentes consultadas por este diario.

Sin actualizar sus ingresos desde marzo del año pasado -pese a que la norma vigente habilitaba a un incremento en agosto-, directivos de Edenor y Edesur analizan dejar de pagar parcialmente la factura de energía a Cammesa. "Por ahora seguirán pagando", dijeron en el Gobierno y confirmaron las empresas, pero no hay certezas. La factura de ambas firmas ronda los $ 2500 millones a $ 3000 millones en promedio por mes.

"De continuar esta situación se va a deteriorar nuestra caja y pagaremos menos o dejaremos de pagar la energía. El dinero que cobremos de los usuarios va a ir para salarios y la operación de la compañía", comentaron en una compañía.

De hecho, en los últimos meses, la filial argentina de la multinacional italiana Enel tuvo que capitalizar con $ 6000 millones a Edesur para que mantenga su operación sin problemas, aseguraron en esa distribuidora.

La estrategia de las empresas será más dura que en las anteriores gestiones del kirchnerismo, cuando rigió un férreo congelamiento de las tarifas. Desde hace meses vienen avisando que la calidad del servicio puede ir desmejorando, con los mismos resultados que en el pasado: veranos con extendidos cortes de luz.

Incluso, también intentarán convencer al Gobierno de que el aumento de las tarifas no es la principal causa de la inflación, ya que el índice de precios avanzó en 2019 a un ritmo de entre 3% y 4% mensual aún cuando los ingresos de las energéticas se mantuvieron en el freezer.

Tags relacionados
Noticias del día