EMEC mayo 2022

70% de inflación: los 4 gráficos para entender el peor desborde desde la híper

Como viene ocurriendo desde noviembre del año pasado, los analistas que participaron de la EMEC ajustaron al alza la inflación esperada para este año a niveles récord en más de 30 años, mientras que la previsión para 2023 se disparó 10 puntos. También empeoran pronósticos fiscales.

El persistente desequilibrio de la macroeconomía y la incertidumbre por la falta de definiciones del Gobierno sobre el rumbo ensombrecen mes a mes las perspectivas de inflación, de déficit fiscal y de otras variables críticas de la coyuntura, según se desprende de la Encuesta de Expectativas Macroeconómicas de El Cronista (EMEC).

Los analistas remarcaron nuevamente al alza sus proyecciones de inflación y ya prevén que 2022 cerrará en 70%, mientras que para 2023 el salto fue realmente brusco y pasó de 50% a casi 60%, previsiones realmente preocupantes para los hogares y empresas que ven sus ingresos crecer a un ritmo inferior del de la pérdida de poder adquisitivo del peso.

De esta manera, los próximos dos años serían los de mayor inflación desde la última hiperinflación de 1991, según la mediana de respuestas de las nueve consultoras y centros de estudios que completaron la encuesta durante la segunda mitad de mayo.

El mes pasado la expectativa era de un 65%, el último eslabón de una tendencia alcista que comenzó en noviembre de 2022, luego de las elecciones legislativas para las que el Gobierno intensificó su política fiscal expansiva.

Y para 2023 los pronósticos no son mucho mejores, dado que el mismo camino creciente que se observa de diciembre se coronó con un último salto en mayo a 58,5% desde el 50% vaticinado en abril que no parece ser el último.

De cumplirse estos pronósticos, el mandato de Alberto Fernández habrá acumulado en sus cuatro años un aumento del índice de precios minoristas (IPC) de 450%. Es decir, el IPC se habrá más que quintuplicado.

Con este panorama a mediano plazo, los especialistas también elevaron sus previsiones de los próximos meses y recién en octubre vislumbran un guarismo menor al 4%, con una leve desaceleración en el tramo final del año, que completaría un 70% inédito en los últimos 31 años.

Tras un primer cuatrimestre de 23,1%, los expertos esperan un 5,5% para mayo, un 4,8% para junio, un 4,2% para julio, un 4,3% para agosto y 4% para septiembre. Y para el décimo mes del año no esperan tampoco una tasa mucho menor: 3,8%.

Y en la comparativa con los mismos meses de años anteriores, el salto inflacionario queda realmente explícito: durante casi todo el año la inflación acumulada de 2022 es del doble que la de 2020, mientras que contra 2021 la diferencia se dispara mes a mes.

Dólar y tasas

Esta dinámica inflacionaria todavía no se replica en las expectativas de depreciación del peso contra el dólar, aunque en mayo las proyecciones de los analistas comenzaron a despegarse del amesetamiento en el que se encontraba el valor esperado desde mediados del año pasado.

Así, para fin de 2022 los economistas mantuvieron su proyección que venía rondando en los últimos meses los $ 160 por dólar, pero para fin de 2023 la mediana de respuesta ya sitúa el tipo de cambio oficial en $ 244, un 10% más de lo que se esperaba a comienzos de año.

Las tasas de interés de referencia esperadas para fin de año llegaron al 50% en esta edición de la EMEC, tras haber recorrido un camino creciente similar desde comienzos de año, cuando los analistas preveían que finalizarían el año por debajo de 45%.

Así, la mediana de respuestas apunta a que la tasa de Leliq termine el año en 50%; la tasa nominal anual de los depósitos a plazo fijo, en 49%, y la Badlar, 48%, otro signo de la caída del poder adquisitivo del peso.

PBI, desempleo y déficit fiscal

Las variables en torno a la actividad económica mantuvieron relativa estabilidad, al mantener los analistas el crecimiento esperado para este año en 3,7% y ajustar levemente a la baja la tasa para 2023 a 2,3%. Para 2024, esperan un 2,1%, aunque ciertamente está muy lejos en el horizonte.

Si bien es un rebote que alcanzará a borrar la caída de 2020 de 10%, los analistas coinciden en que se trataría de un rebote muy tenue que no compensaría la presión sobre los ingresos que genera la estampida inflacionaria.

En cuanto al desempleo, las previsiones trimestrales también se mantienen en torno al 8%. 2023 comenzaría con un salto discreto a 8,3% y todavía seguiría lejos de los niveles críticos de las variables que más preocupan a la población, aunque las tasas de ocupación sigan en grados bajísimos incluso a nivel regional.

En el frente fiscal, la EMEC deja otro punto negativo. El resultado esperado para 2022 alcanzó un déficit de 3 puntos del Producto Bruto Interno (PBI) por primera vez después del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI): en los últimos tres meses el consenso apuntaba a 2,5% del PBI.

En tanto, para 2023 también hubo un decaimiento de las expectativas y los analistas manifestaron esperar un rojo de 2,3% del PBI, cuando post acuerdo con el Fondo era de 1,9%.

Sobre la EMEC

La Encuesta de Expectativas Macroeconómicas El Cronista (EMEC) se realiza una vez por mes desde junio de 2016 entre varios de los más destacados analistas del mercado, incluidos bancos, consultoras, centros de investigación y asesores de inversión, a quienes se les pide que respondan un formulario con una treintena de preguntas sobre 12 variables clave de la macroeconomía y las finanzas nacionales.

De la edición de mayo de 2022 participaron SEIDO, LCG, FIDE, ABECEB, EEyN UNSAM (Fares y Dentice), Management & Fit, PGK Consultores, IDEPI-UNPAZ y CESO.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.