Desde diciembre de 2019 se duplicó la deuda en pesos, apuntalada por instrumentos indexados

El Ministerio de Economía informó que la deuda local en pesos pasó de $ 2,66 billones a $ 5,34 billones, pero el 84% del aumento está explicado por bonos y letras ajustados por el coeficiente de estabilización de referencia.

El Tesoro consiguió en enero financiamiento por el 115% de los vencimientos de deuda que operaban en el primer mes del año, informó la Secretaría de Finanzas, al tiempo que la deuda en pesos ya subió más de 100% respecto al stock que tenía en diciembre de 2019, pero casi en su totalidad explicado por el aumento de instrumentos indexados.

En enero, el Gobierno logró renovar todos los vencimientos de deuda y obtener un financiamiento neto de 15%, por $ 33.084 millones, una proporción similar al obtenido en los últimos meses del año. En total, correspondían pagos por $ 223.296 millones y se emitió nueva deuda por $ 256.380 millones. 

A fines del año pasado, el ministro de Economía, Martín Guzmán, había anunciado que desde diciembre la intención sería obtener financiamiento neto del 10% y que cualquier excedente se destinaría a cancelar por anticipado el pago de adelantos transitorios al Banco Central (BCRA) en busca de dar una señal fiscal al mercado. Así, en enero correspondería devolver $ 11.028 millones. 

En cuanto a la deuda bajo ley local vigente en circulación, el monto de la deuda en pesos en enero superó el doble de la que había en diciembre de 2019, al pasar de $ 2,66 billones a $ 5,34 billones

Puntualmente, este incremento estuvo explicado en un 84% por el aumento del stock de deuda en pesos ajustada por el coeficiente de estabilización de referencia (CER), que pasaron de $ 1,4 billones a $ 3,67 billones en 13 meses (+161%)

Es decir, de los $ 2,68 billones que creció el stock de deuda denominada en pesos, $ 2,26 billones fue a través de instrumentos indexados, que conllevan el riesgo de espiralizar el monto de los pagos y son más inflexibles a las licuaciones.

 

En tanto, la deuda en dólares disminuyó durante el mandato de Alberto Fernández un 8,3%, baja explicada por la reestructuración de deuda bajo legislación local que borró prácticamente el stock de letras, que a fines de 2019 rondaba los u$s 8704 millones. 

En tanto, subió el volumen de bonos, de u$s 38.907 millones a u$s 43.632 millones (+12,1%), aunque se debe en parte a que la reestructuración local ofrecía cuatro títulos denominados en divisa estadounidense con vencimientos entre 2030 y 2041. 

En enero, el instrumento de mayor volumen de emisión fueron las letras a tasa variable que ajustan a la tasa de pases pasivos (Lepase) del Banco Central, al rondar los $ 100.701 millones a un plazo promedio de poco más de tres meses y una tasa nominal anual promedio de 38%. 

Los otros títulos que se utilizaron con contundencia fueron las Letras a descuento (Ledes), por las que se obtuvieron $ 83.418 millones. Además, Economía emitió $ 7176 millones en Letras ajustadas por CER (Lecer) y $ 65.085 millones en Bonos ajustados por CER (Boncer), pero con plazos más largos de entre 20 y 26 meses. 

En febrero resta que expire deuda por $ 217.609 millones entre amortización e intereses, casi toda concentrada en los vencimientos por más de $ 200.000 millones que operan el 26 de febrero entre Lecer ($ 143.773 millones) y Ledes ($ 67.964 millones). Además, vencen adelantos transitorios por $ 43.500 millones.

Respecto a marzo, entre capital e intereses vencen $ 249.218 millones y otros $ 71.062 millones en adelantos transitorios. Los vencimientos más importantes están en la última semana del mes, dado que hasta el 25 sólo expiran unos $ 6000 millones entre distintos bonos. 

Pero el último día se deberán afrontar $ 50.635 millones en Ledes y $ 93.906 millones de Lepase. Además, durante el mes expiran $ 71.062 millones de los pagaré cut.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios