Zoom editorial

Tanque lleno para la carrera entre la inflación y el consumo

La decisión de sostener el consumo mostró a Economía, una vez más, oponer una serie de medidas para contrarrestar el impacto que el incremento en el precio de los combustibles podría tener en el bolsillo de los argentinos, que transitan el penúltimo mes del año entre las preocupaciones por el futuro político y económico de un país que se apresta a definir a su próximo Presidente en un balotaje.

El congelamiento del valor de las naftas había contribuido a que la inflación desacelerara un par de puntos en octubre. Si los números del Indec acompañan, por ejemplo, al registro de la consultora Ecolatina, el Indice de Precios al Consumidor que mostró un pico de 12,7% mensual en septiembre habría vuelto a la zona de un dígito el mes pasado, con caídas marcadas en los rubros alimentos y bebidas, salud y transporte y comunicaciones.

Un efecto que podría verse relegado este mes, por el traslado directo de entre 0,3 y 0,4 puntos al IPC que significa la suba de 7,6% promedio que se aplicó en los combustibles, una vez caído el acuerdo con las petroleras y en medio de los problemas de abastecimiento que afectaron a todo el país. A lo que se sumaría el impacto indirecto que la suba tendría en los diferentes sectores por el incremento de los costos logísticos.

Contra los aumentos de precios, desde el Palacio de Hacienda se avanzó en la tarea de sumar unos pesos extra al bolsillo desde este mes, con la eliminación del impuesto a las Ganancias para la mayoría de los contribuyentes, además de los ya originados por el programa Compre sin IVA

Inclusive con una baja de tarifas eléctricas para usuarios de altos ingresos, grandes industrias y comercios, por la reducción de costos de la energía. Y hasta con la ampliación de montos en préstamos a tasas bajas para jubilados y empleados en relación de dependencia a pagar hasta en cuatro años y recién a partir de 2024. 

Una batería que completa la extensión del programa Precios Justos hasta fin de año para que el consumo, fuente de ingresos de una recaudación menguante por la baja de las exportaciones, se sostenga.

Parte de una acción que proyecta, según comentó el ministro de Economía, Sergio Massa, a los industriales, un proceso ideado para ordenar precios relativos, como el del combustible o el propio dólar, a partir de una simplificación cambiaria pero con el menor dolor posible, en caso de resultar electo Presidente el próximo 19 de noviembre. 

Por allí pasará la clave de un plan de estabilización para quien se siente en el sillón de Rivadavia, con la tarea de recuperar el superávit comercial, dejar atrás el rojo fiscal y alcanzar un crecimiento que reduzca la pobreza.

Temas relacionados
Más noticias de Inflación
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.