INTERNA OFICIALISTA

La receta para sanar la "gastritis hemorrágica" del Frente de Todos

En el kirchnerismo y el albertismo no ven futuro electoral posible si entre ambas partes no coinciden en presentar candidatos que vengan de un acuerdo Presidente y Vice. O si lo pensamos en términos de poder de voto, entre la Vice y el Presidente

El kirchnerismo y el albertismo tienden a su propia erosión si no se sientan a dialogar. No ven futuro electoral posible si entre ambas partes no coinciden en presentar candidatos que vengan de un acuerdo entre el Presidente y su vice, o si lo pensamos en términos de poder de voto, entre la vice y el Presidente.

Gastritis hemorrágica fue el diagnóstico que dieron a conocer los médicos que asistieron al Presidente de la Nación, cuando sufrió un bajón de presión provocado por su patología, que lo llevó a sentir mareos un rato antes de la presentación que debía hacer frente a los representantes de los países reunidos en el G20.

La resistencia albertista: no está muerto quien pelea

Diálogo Político: ¿Para qué? Si así estamos ¿bien..?

"El cuerpo habla" afirman siempre los médicos. Las tensiones permanentes, sumadas a una dieta estricta que el mismo Alberto confesó que lleva adelante; más un stress nivel mil que, aunque no se demuestre va por dentro, erosionaron esta semana en el estómago del Presidente, y provocaron un sangrado.

Una patología como la que puede aquejar al Frente de Todos si no hay acuerdo entre las partes antes de la fecha para presentar candidatos.


¿Cristina se lanza como candidata?

Probablemente no, ¿para qué hacerlo? Están quienes afirman que la convocatoria quedó establecida el mismo día en el que, por el ataque a la Vicepresidenta en la puerta de su casa, tuvieron que suspender la que planeaban para el 2 de septiembre en Merlo. 

"Este acto es solo el reemplazo de aquel", aseguran. "Después vino el de Pilar en donde la titular del Senado, hizo consideraciones sobre la política económica, ahora probablemente vaya a hacer pronunciamientos que tengan que ver con lo político". ¿Pero no es Cristina parte del mismo Gobierno que toma las decisiones? ¿Por qué hacerlo desde una tarima y no en un despacho de la Rosada?, pregunté: "Sí, pero hoy el diálogo está cortado, y el que decide es el Presidente", afirmó una persona cercana a la vice a esta periodista.

De todos modos, el escenario cambia cuando se habla de tomar decisiones en relación al ordenamiento frente a una elección. Se supone que ahí, el que tiene la lapicera es quien junta más votos y tiene mayor volumen político. Ahí, entre Alberto y Cristina, los camporistas se agrandan.

"El diálogo es imprescindible. Cuando no te sobra nada, por más que no quieras, no te queda otra más que sentarte a hablar", afirma un militante muy cercano a Máximo.

El diálogo es imprescindible. Cuando no te sobra nada, por más que no quieras, no te queda otra más que sentarte a hablar

Hace pocos días, el ministro de Economía, Sergio Massa habló de la necesidad de que Alberto Fernández convocara a una mesa política del Frente de Todos para tomar una posición única respecto de la suspensión o no de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO).

El titular del Palacio de Hacienda, quien se ocupó de recordar que su postura fue siempre contraria a la realización de elecciones primarias, afirmó de todos modos, que "si vos tenés amplitud para construir nadie queda afuera, y si sos cerrado quedan afuera todos haya PASO o no."

Lo cierto es que de todos modos desde el oficialismo esta semana comenzaron a recoger el guante de la suspensión de primarias. El Presidente jugó el tema casi como una batalla personal. Entendía que ceder a eso era dejar que no sirvieran de nada los tres años de maltrato a los que siente fue sometido. 

Quienes están aún cerca de Alberto afirman que el Presidente quiere competir en una primaria. Ante todo porque entiende que no lo puede dejar de hacer para poder seguir gobernando hasta el final de su mandato, y segundo por todo lo que siente estar convencido que hizo durante su gestión. Se abraza al número que elige de las encuestas: un 37% de apoyo y está convencido que tiene para crecer.

Fernández mandó al Congreso el proyecto para habilitar la extensión del período de sesiones ordinarias y de allí no se desprende el tratamiento de la suspensión.

Estos días el titular del bloque oficialista de diputados, Germán Martínez, confirmó públicamente que a nivel legislativo no existen conversaciones en torno a la baja de las primarias. Lejos de los micrófonos aquellos que suelen conversar con la Vicepresidenta consideran también que las PASO se hacen. Pero creen que podrían sufrir modificaciones. 

Por ejemplo, que dejen de ser obligatorias para la gente. Que lo sigan siendo internamente, para los partidos, pero no para el votante. Y cuanto menos participen mejor. Esto último no lo dicen, pero queda clarísimo. También es posible que se achique el plazo entre la PASO y la elección general. Eso les daría más tiempo para discutir candidatos, ya que entonces en lugar del cierre de listas para junio habría que pensarlo para agosto, previa modificación de la ley electoral, claro.

Esta misma semana, Máximo Kirchner retomó la idea de Massa y habló de la necesidad de convocar a esta mesa de conducción en la que estén representados todos los sectores, inclusive la CGT y el Movimiento Evita, fuertemente criticado por Cristina. "Que haya uno de cada uno", afirman. 

Esta vez en lugar de proponerlo para tomar la decisión de suspender o no las primarias, la sugerencia fue para pensar en cómo parar a la coalición de Gobierno de cara a 2023. El hijo de la Vicepresidenta ofreció su lugar inclusive, dijo que podía bajar su participación de la mesa chica, pero consideró imprescindible que el Presidente la convoque, y que esté su madre. Además de los representantes del resto de los sectores.

"No hay forma de que eso no termine pasando. La discusión para el armado de listas y la propuesta de candidatos tiene que darse sí o sí", afirmó un camporista. "Macri y el resto del PRO se juntan para ponerse de acuerdo sobre dónde darse los golpes, si más arriba o más abajo. Están más atomizados y fragmentados que nosotros, pero tienen una mesa." 

Quienes están cerca de Máximo y Cristina entienden que es un error que Alberto no haya hecho aún una convocatoria, aunque creen que puede obedecer a no querer adelantar la discusión de los nombres cuando aún falta tanto. Sobre los posibles candidatos y la obligatoriedad de que en el próximo partido se presenten los titulares (Cristina y Macri) afirman que lo de Macri es un misterio y que la Vicepresidenta no lo tiene como su plan A. Frente a la pregunta, solo dejan la puerta abierta teniendo en cuenta la posibilidad del pedido de un Frente unificado amenazado por la posibilidad de una derrota histórica.


El futuro de Massa y Axel Kicillof

Tanto albertistas como kirchneristas no creen que el ministro de Economía vaya a ser "EL" candidato. Quienes están cerca del Presidente no consideran que eso vaya a suceder porque Cristina lo descarte, al contrario, recuerdan que "cuando hubo que definir al reemplazante de Guzmán ahí estaba la señora levantando la mano".

Aseguran que "eso le daba también el lugar de socia en la discusión sobre la política económica, pero, además los números mandan. Si Sergio logra bajar en algo la inflación que es nuestro principalísimo problema ahí veremos qué pasa. De todos modos, conociéndolo, es muy probable que esta vez Sergio prefiera pasar a una próxima ronda."

Macri y el resto del PRO se juntan para ponerse de acuerdo sobre dónde darse los golpes, si más arriba o más abajo. Están más atomizados y fragmentados que nosotros, pero tienen una mesa

Por el lado de Cristina en tanto, afirman que "hay mucha expectativa respecto del éxito que pueda tener el plan de estabilización de Massa. Pero, aunque le salga bien y la inflación del año próximo sea de entre un 60 y un 70% como dice el presupuesto, va a seguir siendo el final de una gestión con una inflación altísima, y Sergio es inteligente, lo más probable es que quiera cerrar con el prestigio de haber timoneado el barco, ordenado la macro, ser quien consiguió dólares y guardarse para regresar habiendo despegado un poco de este período."

Respecto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, de un lado y otro de la grieta oficialista piensan diferente. Quienes están cerca de Máximo creen que el Gobernador de la Provincia debería ser candidato a Presidente sobre todo por su volumen político. En tanto, cerca de Alberto creen que es imposible.

Desde el entorno presidencial aseguran que además de querer quedarse en la Provincia, Axel se puede llegar a llevar un dolor de cabeza muy grande cuando salgan a competirle aquellos que lo conocieron desde sus intendencias y crecieron logrando hoy, encolumnar detrás suyo a gran cantidad de jefes comunales. En ese lugar ubican a Martín Insaurralde, quien hoy dentro de la estructura del gabinete bonaerense camina la provincia a diario.

Lo cierto es que tanto en la Rosada como en el Instituto Patria creen que el diálogo debe darse. Que el Presidente no le va a quedar otra que convocarlo. Que el sangrado de la erosión de la disputa puede frenarse. Tal vez sea un anticipo el llamado de estas horas de Cristina a Alberto para conocer su estado de salud. Que se doble pero que no se rompa. Porque no sobra nada. Es solo, una cuestión de tiempo. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.