Opinión

Las PASO provocan reformas laborales urgentes

Los resultados de las PASO seguramente impulsarán reformas y cambios anticipados y hasta inmediatos en materia laboral, a cargo del Poder Ejecutivo en donde se observa una clara intención electoralista y demagógica, con el objetivo de conquistar votos para las primarias. Todo estará ligado a las campañas de los más votados.

Los asesores de imagen aconsejaron hablar sólo de la creación de empleo, el aumento efectivo de los salarios, la recuperación del poder adquisitivo, y la mejora del escenario sin poder establecer o sin saber cómo se lograrían tales objetivos, si no se resuelven temas centrales como la inflación, el gasto público, la emisión monetaria, y la falta de reservas.

En ese contexto de promesas que en el pasado resultaron incumplidas y que la evidencia demuestra que los efectos de las políticas recientes fueron un fracaso, se vuelve a hablar de una gratificación por pérdida del poder adquisitivo del salario, que alcanzaría -al estilo de la que se liquidó en diciembre 2022- a todos los trabajadores convencionados hasta un determinado tope, pero con un espectro mayor que su precedente.

Tras la devaluación, el Gobierno prepara otra licitación de deuda atada a la inflación

Mauricio Macri vaticinó el "final del populismo": qué dijo de Milei

El Ministerio de Trabajo y la dirigencia sindical lo negaron a discutir este pago fuera de la negociación de los convenios colectivos, en donde además es ampliamente reconocido que el Poder Ejecutivo no tiene atribuciones para disponer estos ajustes salariales o de aumentos en la actividad privada, pero a poco de finalizar la campaña electoral se volvieron a colocar sobre el tapete una serie de prestaciones para fortalecer la adhesión a lo que será la primera vuelta de la elección el próximo 22 de octubre.

El incremento del valor del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, los anuncios de mejoras para las jubilaciones mínimas superiores a la del resto de los jubilados, la eliminación de exenciones al Impuesto a las Ganancias de determinadas prestaciones de naturaleza remunerativa o no remunerativa, el adicional por guardería, y el reintegro de gastos de conectividad en los teletrabajadores, que ya se venían anunciando antes, para ser cumplimentada después de las PASO, ahora retoman fuerza si es que con ello se logran adhesiones y votos.

Con un indicador de desempleo engañoso del 6% que alude a pleno empleo, 40% de pobreza y 15% de indigencia, y con más de ocho (8) millones de beneficiarios de los planes sociales, que viven en la clandestinidad, azorados por las necesidades, por la delincuencia, por la droga y la inseguridad en todos los planos de la vida cotidiana.

La lógica es evidente, ya que la oposición anunció la rebaja cambios o limitación de las indemnizaciones por despido, la suspensión de la ultractividad de los convenios colectivos en forma temporal, la anulación o derogación de las multas, y la revisión integral del régimen de asociaciones sindicales y de convenios colectivos. Se dice que habrá que reducir el riesgo de incertidumbre de salida que afecta a las pymes que deriva en la llamada "industria del juicio". Hay que adaptar la legislación y los convenios al nuevo mundo, en donde lo más importante es la productividad.

Sin embargo, parece que el hartazgo llegó al límite, y los libertarios solo piensan en una revolución contrato todos los poderes corporativos del oficialismo, y parece que es lo que la sociedad demanda sin dudas.

Pero todos se olvidan de que el problema central está ligado a casi el 50% del mercado laboral está en la clandestinidad (más de 5 millones de trabajadores), sin protección legal ni de las prestaciones de la seguridad social, cobrando planes que resulta ser un ingreso miserable frente a las necesidades mínimas que deben afrontar los desocupados o los ligados el trabajo "en negro".

Curiosamente, ni el oficialismo ni los opositores se atreven a abordar con serenidad y con verdaderas herramientas técnico-legales la lucha más importante que debemos afrontar que consiste en lograr que todo ese sector ingrese formal y materialmente al mercado, en un contexto de viabilidad y de seguridad jurídica.

A los problemas precitados debemos asumir que es imprescindible que nuestro modelo legal y la matriz de los recursos técnico-jurídico, sean aggiornados en función la influencia crucial de las llamadas tecnologías exponenciales, entre las cuales tenemos las apps y las nuevas formas de operar demandados por los cambios en los hábitos y las costumbres de los clientes y de los consumidores.

El home banking, los centros de coworking, el teletrabajo full time o par time o híbrido, el teletrabajo virtual y nómada, la robotización de los procesos industriales y de servicios, los sistemas inteligentes para oficinas y hogares, el vehículo autodirigido, las sucursales virtuales, y la informatización de todos los procesos, imponen una legislación acorde con los tiempos. Nuestros modelos provienen de los años 1944 a 1975, y con excepción de la Ley 27.555 de teletrabajo, ninguna norma dictada en nuestro país legisló para el futuro o para los nuevos modelos tecnológicos de relaciones laborales.

El oficialismo hará una reforma laboral anticipada entre las PASO y la 1ra. Vuelta del 22 de octubre con promesas, correcciones, prestaciones y prebendas pro electorales. La oposición tendrá su oportunidad después del 10 de diciembre cuando eventualmente asuman las nuevas autoridades, y allí las reformas pueden llegar a ser revolucionarias.

Temas relacionados
Más noticias de Elecciones PASO
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.