Zoom Editorial

El Gobierno quiere precios de góndola con subas de 29% pero insumos al 25%

Hoy el Gobierno volverá a la carga para tratar de delinear un esquema de aumentos con las empresas de alimentos que respete la inflación y la suba del dólar. A las 15, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, encabezará la segunda reunión de la mesa de la cadena de alimentación. 

Esta vez, además de los representantes de empresas y de las cámaras de la alimentación se sumarán los fabricantes de insumos, tanto los que representan a los insumos primarios (fertilizantes por ejemplo), como los industriales (cartón, vidrio, etc). A la reunión también se sumarán los representantes de los supermercados, del sector alimenticio, la mesa del maíz, la del trigo y los gremios.

En el Gobierno quieren que los precios en las góndolas acompañen la inflación presupuestada, es decir, 29% en el año. Pero que los insumos se muevan al valor del dólar. En este caso, el Gobierno calcula que los insumos no podrán aumentar más de un 25%, siempre siguiendo los cálculos establecidos en el presupuesto.

Kulfas no será el único representante del oficialismo en la reunión. De hecho, estará acompañado por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, el de Agricultura, Luis Basterra; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca y el secretario de Política Económica, Fernando Morra.

En la Casa Rosada tomaron nota de que en un año electoral y con una oposición que comenzó a fortalecerse, aunque todavía no muestre a ningún candidato, la estrategia no puede ser el ajuste. Por eso, se estudia un esquema de seguir con los subsidios a las tarifas de los servicios públicos y que los aumentos se realicen de forma porcentual y de forma selectiva. También quieren que los salarios le ganen a la inflación.

Cuando Alberto Fernández dio a conocer en la apertura de las sesiones del Congreso que enviaría diferentes proyectos, no habló de convertir a la Argentina en Suiza. Habló de impulsar la economía con herramientas posibles como el "Compre Argentino", un modelo de apoyo a la industria nacional que vuelve a escena y que tuvo en diferentes etapas de la historia éxitos y fracasos.

 También, la de ley de fomento a la agroindustria, en otro gesto a las pymes pero también al campo, un sector que no se llevó bien con el kirchnerismo y que tampoco logra aceitar lazos con Alberto Fernández. 

El proyecto de movilidad para que en algún momento en el país se fabriquen autos eléctricos y la ley automotriz, que tiene como incentivo beneficios fiscales a la producción, son junto con los proyectos de ley de hidrocarburos y de producción de cannabis medicinal, las otras cartas que tiene el Gobierno para tratar de dar vuelta una economía cuya suerte sigue dependiendo mucho más del precio de la soja que de la producción industrial.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios