Otro freno a la compra de dólares genera malestar en el mercado

El Gobierno sigue con tres frentes abiertos en materia económica. En primer lugar la inflación, el segundo la deuda y en tercer lugar, el precio del dólar. La recuperación de la economía es un cuarto tema, pero en gran medida dependerá del desarrollo de los primeros.

Una de las preocupaciones de cara a contener la inflación, que en el Gobierno estiman que está más cerca del 30% anual que del 50% como proyectan algunas consultoras, es que el dólar financiero y el dólar blue no se disparen más aún y que tal situación aumente la brecha con el oficial.

Una de las medidas evaluadas es tratar de frenar una apuesta que hacen las empresas para preservar sus activos. Es decir, vender los pesos y hacerse de dólares contado con liquidación. También hacer operaciones vía la compra de Mercado Electrónico de Pago (dólar MEP).

En este sentido van las últimas medidas tomadas. En primer lugar, las empresas que reciben subsidios para el pago de salarios no podrán hacer las operaciones financieras de comprar dólares financieros. Otra de las medidas evaluadas era que se puedan comprar bonos y acciones regidos bajo ley extranjera sólo desde cuentas en dólares, pero no comprar esos bonos o acciones si la transferencia se realiza desde una cuenta en pesos.

Siempre en el mismo sentido, ayer, la Comisión Nacional de Valores (CNV) endureció el parking. Es decir, estableció un plazo mínimo de tenencia de cinco días hábiles para aquellos que compren acciones o bonos con pesos para luego liquidarlos en dólares y poder efectuar las transferencias a entidades del exterior.

Según la CNV, la medida se fundamenta en la necesidad de "favorecer especialmente mecanismos que fomenten el ahorro nacional y su canalización hacia el desarrollo productivo y propender a la integridad y transparencia de los mercados de capitales y a la inclusión financiera".

Es de esperar que las nuevas medidas no sean del agrado del mercado financiero. De hecho, las críticas al enfoque que está tomando el Gobierno para contener la fuga de divisas es criticada desde el mercado con frases como: "No hay mejor forma de tener el ahorro en la Argentina que recrear las condiciones de seguridad para que la inversión elija estar en el país".

Pero más allá del enojo del mercado, lo cierto es que el Gobierno tiene en la mira un par de objetivos. Uno, por ejemplo, se pudo ver muy claro cuando el presidente Alberto Fernández abrió las sesiones en el Congreso. Ese día dijo: "El Banco Central se encuentra analizando de modo pormenorizado la manera en que nuestro país recibió divisas en concepto de préstamos y el destino que los mismos merecieron".

El BCRA ya le hizo llegar al Presidente el listado de las grandes empresas que compraron dólares, entre las que se encuentran cerealeras e importadores. Ahora, el cepo es mayor.

Tags relacionados

Más de Columnistas