ARTE

El éxito de los remates de arte en Estados Unidos: un refugio contra la inflación

Hubo ventas por u$s 2650 millones. La subasta de 35 obras de la colección Macklowe recaudó u$s 676 millones.

Luego de los u$s 1100 millones que logró Christie's en una semana, en Nueva York, el nuevo dueño de Sotheby´s aspiraba a un número similar. Pero para su alegría logró superar el volumen de ventas y en 13 subastas de la semana pasada alcanzó los u$s 1372 millones en ventas.

Phillips también festejo vendiendo, en dos subastas, u$s 175 millones. Todo supera lo conocido y quizás Sotheby's logre superar en ventas a su colega Christie's, luego de su privatización. La mitad de la venta se logró con la subasta de 35 obras de la colección Macklowe en u$s 676 millones y aún quedan 130 obras para vender en mayo, ya que en este divorcio nadie está dispuesto a ceder. La venta duplicó las estimaciones y en algunos casos la puja llegó a triplicar las bases.

Sin duda que la inflación anual prevista en Estados Unidos del 8% influye en los precios, pero no alcanzan las ganas de consumir luego de la pandemia, hay otros factores.

Quizás la obra más importante era un Jackson Pollock de 100x100 cm, numerado 17, que duplicó su base y se pagó u$s 61 millones. Era blanco y negro y carente de color. La obra de Rothko alcanzó los u$s 82,5 millones y el poco atractivo Giacometti, los u$s 78 millones.

Curioso y digno de discusión legal era el Andy Warhol que vendió Peter Brand en u$s 34 millones. Eran 16 lienzos con la imagen de Jackie Bouvier de Kennedy, que el artista había serigrafiado en distintos momentos de su vida. El coleccionista quiso "participar" en la creación y unió a las 16 en una sola obra; no me parece ético y hasta dudo de la legalidad de dicho accionar.

El remate de pintura norteamericana no era muy atractivo. Recaudó u$s 14 millones. Una obra de la abstracta Helen Frankenthaler duplicó su estimación y llegó a los u$s 6 millones. Grandes precios para Roy Lichtenstein, sus tres obras se vendieron en u$s 20,4 millones y u$s 4,5 millones. Una obra de Ed Ruscha multiplicó por 9 su base y llegó a u$s 3,3 millones. El último ejemplar de la edición de la Constitución de 1787, que se encontraba en manos privadas (no sólo se respeta desde hace más de dos siglos, sino que también se respeta su valor), triplicó la base y se vendió en u$s 43 millones.

Se vendieron algunas obras latinoamericanas, "La Voce", un collage con pastel y carbonilla realizado por el platense Emilio Pettoruti fue, en mi opinión, la "ganga" de todas las ventas al venderse en u$s 88.000.

Eduardo Costantini ha invertido unos 60 millones de dólares durante estos dos años de pandemia: obras cumbres de Wifredo Lam, Remedios Varo y ahora casi 35 millones de dólares por uno de los 48 autorretratos de Frida Kahlo. Esperamos que le otorguen "dólar oficial" como corresponde a estas importaciones y las mismas le cuesten al menos la mitad, como insólitamente ocurre en los free-shop de nuestro país (por perfumes, cigarrillos y alcohol). Sin duda que enriquece el patrimonio nacional al traer estas obras a nuestro país.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios